Demopædia

Diccionario demografico multilingüe

Español primera edición 1959
http://es-i.demopaedia.org
Este documento ha sido generado la fecha 26 de septiembre de 2017.
El contenido está disponible bajo los términos de la Attribution-Share Alike 3.0 Unported (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/).

Sumario

Introducción

This page is a transclusion of the Demopædia:About page from the English second edition site en-ii:Demopædia:About

History

The first edition

In 1953, the Population Commission of the United Nations requested the preparation of a Multilingual Demographic Dictionary, a task in which the International Union for the Scientific Study of Population (IUSSP) offered to collaborate. In 1955, an ad hoc Committee under the chairmanship of P. Vincent of France was established to prepare the English, French and Spanish versions of the Dictionary. The Committee included as members: C.E. Dieulefait (Argentina), H.F. Dorn (United States), E. Grebenik (United Kingdom), P. Luzzato-Fegiz (Italy), M. Pascua (Switzerland) and J. Ros Jimeno (Spain). The French and English versions of the Dictionary were published in 1958 and the Spanish version in 1959. Versions in ten other languages appeared between that date and 1971.

The second edition

Because of the rapid development of demography and population studies during the 1960s, in 1969 the Population Commission recommended the updating of the Multilingual Demographic Dictionary, a task that was pursued once more in collaboration with IUSSP. A new Committee on International Demographic Terminology was set up under the chairmanship of P. Paillat (France) and started work in 1972 with financial support from the U.S. Bureau of the Census. Other members of the Committee were: A. Boyarski (USSR), E. Grebenik (United Kingdom), K. Mayer (Switzerland), J. Nadal (Spain) and S. Kono (Japan). The Committee submitted a revised draft to the consideration of a hundred or so demographic centres that provided comments. In 1976, Prof. L. Henry was commissioned by IUSSP to edit the work and produce the second edition of the Dictionary in French. IUSSP then requested Prof. E. van de Walle to adapt and translate the French second edition into English. The second edition in English was published in 1982. Eventually, the second edition would be issued in all official languages of the United Nations.

From the second edition to Demopædia

The series of Multilingual Demographic Dictionaries is one of the most enduring products in the history of demography and one of the most fruitful thanks to the work and engagement of scholars who have translated the original French or English versions into their own languages. As a result of those efforts, the international community can benefit today from access to 14 language versions of the second edition of the Demographic Dictionary, mainly thanks to the initiative undertaken by N. Brouard in compiling the out-of-print versions of the Dictionaries in different languages and developing a Wiki-based presentation of all of them as a web-accessible Multilingual Demographic Dictionary. The United Nations Population Division, IUSSP and the Comité national français of the IUSSP have all supported this work in order to facilitate access to these valuable reference texts.

Why on-line?

Because the Demographic Dictionaries in various languages were conceived as tools to serve people in many countries, making them accessible via the Internet was thought mandatory. Today, thanks to the project led by N. Brouard, standard demographic terminology and its meaning is only two clicks away for students, teachers, professors, researchers, government officials, journalists, non-governmental organizations and the public at large, all working in their own languages.

Functionality

Visitors to Demopædia can consult the different language modules, read them, or download and print them. All copyright owners have made this possible. Users can search for a demographic term, surf between linked terms and expressions, or switch to another language or edition. Because each Dictionary consists of thematic chapters, terms are located in context, providing not only a definition of each term but also an understanding of the subject matter for which a term is relevant. Each language module has a built-in index that facilitates navigation and cross-referencing. In addition, the Wiki platform provides powerful tools for further development. It is envisaged that the next stage of the project will allow specialists to post additions, revisions or corrections to the second edition.

What is next?

There have been huge advances in demographic knowledge since the last editions of the Dictionary have been published. There is a clear sense that the structure and texts need updating. Doing it in a traditional format of ’live’ panels and working groups would be hardly feasible. Developing on-line a revised edition of the multilingual encyclopedic demographic dictionary should be efficient and will unleash the potential of wide cooperation of professionals. Demopædia will host this project.

Demopædia also has the potential to become a platform for sharing and building a wider knowledge base in demography and population studies. Our vision is an extensive and constantly evolving encyclopedia on population, serving the world community and benefiting from influxes of ideas and texts.

Accessing the Open Encyclopedia on Population

Each text term, defined as a demographic term or demographic expression of the Multilingual Demographic Dictionary which must be translated into any language, will have its own named page in the Open Encyclopedia on Population.

The original definition expressed in one of the two Multilingual Demographic Dictionary editions is (or was if the paragraph has been overwritten by the second edition) a first start for a multimedia Encyclopedia on Population.

The Multilingual Demographic Dictionary offers the advantage of large consensus (United Nations commission on terminology of the early 50’s) and having been translated into various languages (about 15 languages). But it has the disadvantage of being old (1981 for the second edition in French): some sections or even chapters have to written or rewritten.

Also Encyclopedia have always used graphs or pictures which were missing in the printed Multilingual Demographic Dictionary and modern Encyclopedia can be multimedia and can offer animated drawings or audio files.

Using the free software of the Wikimedia foundation (called MediaWiki), Demopædia will offer the same possibilities with the same rules and constraints as Wikipedia.

Thus the syntax of the various URLS is similar to any Wikipedia site, i.e by suppressing any mention of the edition, just keeping the two letters of the abbreviated language: http://en.demopaedia.org/wiki/Fertility.

Also the wiki syntax of Demopædia is exactly the same as the Wikipedia syntax.

For a unified second edition of the dictionaries as an intermediate step

Since the training in Marrakech, a lot of work has been done to improve the quality of the scanned texts. Specific computer programs using parsers have cross checked the texts of the first and second editions in about 12 to 13 languages in order to detect the missing text terms in one or another language.

The first analysis of this work revealed that the second edition is not as rigorous as the first was. The first edition was the result of the Commission on terminology during the mid 50’s, but the second was first revised in French in 1981 and translated and adapted to English in 1982 and to Spanish in 1985, German in 1987 etc. up to Czech in 2005.

Some terms, expressions and even complete paragraphs have not been translated into English, but in Spanish, Arabic, German etc.. And a few sentences and paragraphs have been added into the English second edition but never translated into the French second edition which was already published. Also the Spanish second edition added a few new text terms which are not translated into any other language but Arabic.

The German second edition (1987) defined a lot of more modern text terms which haven’t been translated in any other language.

The current proposition (February 2010) to the Demopædia team is to discuss the opportunity of an harmonized or unified second edition before opening the Open Encyclopedia.

Editions, published after 1987, did not add any new term and thus a natural limit is 1987 (German) but harmonization between the three languages of the IUSSP could be an important step.

In many language-specific editions, the numbering of the text terms differed (even between French and English) most of the time due to errors but sometimes because a text term was not translated. The advantage of the technical work is to highlight the missing text terms in order to decide if the word is not used in this language or if it is an omission.

Videos for the Harmonization process

The harmonization process concerns all the modules which have been published in the past (up to 2005 for the Czech volume). But the most urgent work concerns (October 2012) the English harmonization because the new Asian modules (Indonesian, Korean, Malay, Nepali, Thai and Vietnamese) need such a final English harmonized edition because their translation is uniquely based on the English volume.

At the Third Demopaedia Workshop that took place in Chiang Mai (30 August-1st September), the six new Asian teams (13 demographers) have been trained to the Wiki technology as well as to some specificities of the Multilingual Demographic Dictionary on Demopaedia.

The videos that you can find at the subpages Videos/Harmonization are a short summary of some of the training sessions. The creation of video is an on going process too. And probably many more videos will be added in the future.

The first videos explain how to login if you are a professional demographer (most important step) and how to participate to the harmonization process by different steps and approaches. If you want to participate or send us comments , you can contact us at http://tools.demopaedia.org/brd-bin/mel?contact .

When will the “Open Encyclopedia” site be open?

The Demopædia site was first opened for the International Conference on Population in Marrakesh in early October 2009 where a first training co-organized with the Population Division of the United Nations and the French Committee of the IUSSP has been proposed to participants.

The Open Encyclopedia will be opened after the harmonization process.

It will be opened only to the members of the IUSSP association . Once the various tools in order to fight against spammers and vandalism will be installed, the site will, hopefully, be opened to any specialist in Population Studies.

الصفحة الرئيسية

Hlavní strana

Main_Page

Página principal

Accueil

Halaman Utama

Pagina principale

メインページ

대문

Laman utama

मुख्य पृष्ठ

Strona główna

Página principal

Заглавная страница

หน้าหลัก

Trang Chính

首页

Prefacio

Prefacio

En su cuarto período de sesiones, la Comisión de Población pidió al Secretario General que incluyera en su programa de trabajo (E/1313) la preparación de un diccionario demográfico plurilingüe.

Unos meses después, la Unión Internacional para el Estudio Científico de la Población acordó, en la asamblea general celebrada en Ginebra, ofrecer su colaboración al Secretario General de las Naciones Unidas para llevar a cabo dicha obra, y creó la Comisión del Diccionario Demográfico, que recibió el encargo de presentar un proyecto. En su quinto período de sesiones, la Comisión de Población pidió al Secretario General que aceptase el ofrecimiento hecho por la Unión, y la Comisión del Diccionario quedó encargada de realizar en tres idiomas, español, francés e inglés, el proyecto presentado.

La obra ha sido concebida como un diccionario esencialmente plurilingüe, destinado a los traductores. Se compone de una colección de volúmenes unilingües, constituidos cada uno por un texto de presentación dé la terminología técnica empleada en demografía, seguido de un índice alfabético. El paralelismo de los textos en los diferentes volúmenes, y el sistema adoptado de numeración por conceptos, permiten establecer una correspondencia entre las expresiones de un mismo concepto en los distintos idiomas.

La Comisión de la Unión encargada de elaborar los tres volúmenes iniciales estaba constituida por los señores siguientes: Presidente-Ponente Paul Vincent (Francia); Vocales: Garios E. Dieulefait (Argentina), Harold F. Dora (Estados Unidos de América), Eugenio Grebenik (Reino Unido), Pierpaolo Luzaatto-Fegiz (Italia), Marcelino Pascua (Suiza) y José Ros Jimeno (España),

El primer bosquejo de la obra se emprendió tomando como base un texto francés preparado por el Instituto Nacional de Estudios Demográficos (Francia) bajo la dirección del Sr. Vincent. Las versiones inglesa y española del indicado texto fueron redactadas por los Sres. Grebenik y Ros Jimeno, respectivamente.

El trabajo hubo de realizarse con cierta premura a causa de la proximidad del Congreso Mundial de la Población, al (|ue fué presentado el proyecto bajo la forma de una "edición provisional (junio de 1954)", publicada por las Naciones Unidas (ST/SOA/Series A — Estudios de Población, N.° 19). Ello no obstante, la difusión de la edición provisional sirvió para que la Comisión se beneficiara de la colaboración de numerosos especialistas, que tuvieron a bien enviarle sus observaciones.

Muchas de las imperfecciones de la edición provisional eran debidas a que ésta había sido elaborada partiendo de un solo texto, en este caso un texto francés. Se vio que era necesario establecer un cierto compromiso entre los conceptos anglosajones, por una parte, y los conceptos latinos, por otra. La experiencia demostró también la necesidad de enriquecer el texto con definiciones, para que los usuarios del mismo pudieran darse cuenta de las divergencias existentes entre las expresiones relativas a un mismo concepto en los distintos idiomas.

Aprobadas estas conclusiones de la Comisión, el Sr. Grebenik recibió el encargo de refundir, en inglés, el texto primitivo. Después, los Sres. Grebenik y Vincent elaboraron en común una especie de texto transac-cional, del que cada uno redactó una versión en su idioma respectivo. A continuación, el Sr. Ros Jimeno preparó la versión española correspondiente, y los tres volúmenes fueron presentados a la Comisión y al Comité Ejecutivo de la Unión, así como a un cierto número de especiafistas, con miras a un retoque final.

Al publicar los volúmenes inglés, español y francés del Diccionario Demográfico Plurilingüe, es necesario poner de relieve ciertos caracteres de la obra.

En primer lugar, el hecho de ser el resultado de un trabajo eminentemente colectivo. Es el fruto, no sólo de una estrecha cooperación entre los tres principales redactores, sino también de la colaboración activa de todos los miembros de la Comisión. Se han aprovechado, además, los valiosos consejos de numerosos especialistas, que se han tomado la molestia de examinar los textos en las distintas fases de su elaboración y de formular sus observaciones, a veces en forma muy detallada. La mayor parte de las recomendaciones así recogidas se han tenido en cuenta, total o parcialmente. Otras han sido descartadas, quizá indebidamente.

En efecto, los redactores se han visto muchas veces en la necesidad de optar. La forma misma en que la obra fué concebida eliminaba la posibilidad de entrar en largas explicaciones: con frecuencia había que elegir entre diversas expresiones posibles. De esta forma, cada volumen lleva en parte la impronta de su redactor: la mención de su nombre en el prefacio tiene por objeto hacer constar su responsabilidad particular, reduciendo én igual medida la responsabilidad de los restantes partícipes de la empresa.

Conviene, sin embargo, subrayar que los redactores no han podido tener la libertad de escribir el texto a su modo: las restricciones impuestas por el indispensable paralelismo entre los textos, o el deseo de tener en cuenta observaciones y consejos recibidos, les han llevado muchas veces a aceptar puntos de vista que no compartían plenamente. Ello no obstante, asumen la responsabilidad del texto, tal como ha quedado.

Conviene también advertir que los volúmenes del Diccionario no constituyen tratados de Demografía. En su elaboración, se ha subordinado todo al fin principal de la obra: ofrecer a los traductores un instrumento técnico adecuado a sus necesidades, y dar a éste un carácter realmente plurilingüe, colocando en Jo posible todos los idiomas en un plano de igualdad.

Ahora bien, los idiomas son edificios empíricos que desarrollan su terminología siguiendo su propia lógica, no siempre compatible con los imperativos racionales de la ciencia. Los conceptos expresados en idiomas diferentes sólo se corresponden a veces de manera harto imperfecta. Hay casos en que un idioma muestra, con verdadero lujo terminológico, el interés que atribuye a un cierto tema que otro idioma ha descuidado hasta el extremo de no consagrarle denominación especial alguna. El empleo de notas ha permitido atenuar los inconvenientes resultantes, teniendo en cuenta el sistema de correspondencia adoptado. Es, sin embargo, evidente que una exposición desprovista de preocupaciones lexicográficas se hubiera presentado de forma totalmente distinta.

Estas preocupaciones lexicográficas son también causa de ciertos desequilibrios en el contenido de la obra. Ha parecido útil, en ciertos casos, insertar en el Diccionario una terminología que no se puede considerar propiamente demográfica, pero que es posible hallar con frecuencia en textos demográficos y apenas cabe encontrar en algún diccionario, resultando, por consiguiente, intraducibie para los no iniciados.

Atendiendo una vez más las necesidades de los traductores, la Comisión ha creído conveniente adoptar el principio siguiente: el Diccionario debe recoger los términos usados, aunque sean viciosos, y no aconseja ni disuade, en cuanto a su empleo, mientras no haya un consentimiento bastante general a este respecto.

La obra no está, pues, destinada a normalizar la terminología. Menos aún, a proponer definiciones. Estas no han sido insertas más que para facilitar las correspondencias terminológicas y precisar su alcance. La concisión extrema de tales definiciones sólo se ha logrado a veces a costa de su rigurosa pertinencia. La normalización de la terminología exige obras de un carácter completamente distinto. A fin de evitar todo error al respecto, se incluye a continuación del índice alfabético, una lista de trabajos recientemente publicados por varios organismos internacionales, en los que se definen diversos conceptos demográficos. A estas obras deberá acudir el lector cuando se le presente un problema de definición y no ya de simple traducción.

El Diccionario Demográfico Plurilingüe no responderá plenamente a los deseos de sus iniciadores hasta que no se haya extendido a numerosos idiomas. Gracias a iniciativas privadas, la formación de algunos nuevos volúmenes está ya proyectada o en vías de realización. Por otra parte, la Comisión de población, en su noveno período de sesiones, pidió a la Secretaría general que estudiara la posibilidad de editar un volumen en lengua rusa (E/2957). La experiencia dirá si el compromiso establecido entre los conceptos anglosajones y latinos puede ser, de igual modo, conveniente para las lenguas germánicas, eslavas y aun para las no indoeuropeas.

Advertencias preliminares

El Diccionario Demográfico Plurilingüe está formado por una colección de volúmenes unilingües, cada uno de ellos constituido por dos partes: un texto, provisto de notas, y un índice alfabético.

El texto no tiene otra finalidad que la de presentar la terminología técnica empleada en Demografía, en forma de contexto que aclare su sentido. Comprende nueve capítulos, cada uno compuesto de varios párrafos. Cada párrafo se puede identificar mediante un número de tres cifras, la primera de las cuales se refiere al orden del capítulo. Los elementos terminológicos incluidos —palabras o expresiones— están impresos en letras negrillas y van acompañados de una cifra. Esta última, leída a continuación del número del párrafo, da el número de referencia del elemento terminológico correspondiente.

La numeración se ha hecho por conceptos. En consecuencia, se ha asignado, a los elementos terminológicos de igual sentido o de sentido muy semejante, un mismo número de referencia, en tanto que se han dado diversos números de referencia a un mismo elemento terminológico cuando éste tiene varios significados distintos.

Algunos párrafos van seguidos de notas. Estas contienen observacione-particulares del volumen en que están insertas, y una terminología comples mentaría relacionada con el concepto a que afecta. La última cifra del número asignado a ese concepto se reproduce delante de la nota correspondiente. Las referencias a la terminología incluida en las notas se distinguen de las referencias a los conceptos fundamentales del diccionario (que constituyen el texto propiamente dicho) mediante un asterisco colocado a continuación del número del concepto.

Únicamente los elementos terminológicos que figuran en el texto propiamente dicho se corresponden de un volumen a otro, habiéndose establecido esta correspondencia por medio del número de referencia idéntico (de cuatro cifras y sin asterisco) que les ha sido asignado.

Por referirse solamente a España, las denominaciones de las unidades administrativas descritas en el párrafo 303, y los sistemas y centros de enseñanza mencionados en el párrafo 344, no tienen correspondencia alguna en los otros volúmenes del Diccionario y figuran únicamente en e] volumen español, tanto en el texto como en el índice alfabético.

Todos los elementos terminológicos impresos en negrilla, tanto en el texto propiamente dicho como en las notas, están clasificados por orden alfabético en el índice, con indicación del número o números de referencia que permiten localizarlos en la primera parte del volumen.

La forma de utilizar el diccionario se puede ilustrar de un modo esquemático como sigue. Supongamos que se desea traducir al español la expresión inglesa de un determinado concepto. El índice alfabético inglés facilita el número de referencia asignado al concepto que expresa el elemento terminológico que ha de traducirse. Buscando el párrafo correspondiente del texto español se encontrará bajo el mismo número la expresión española del concepto de que se trate.

En la práctica es conveniente leer todo el párrafo en que figure el elemento terminológico buscado, sin olvidar las notas, no sólo porque con frecuencia se hallarán indicaciones útiles, sino también porque las necesidades de redacción han obligado a veces a colocar dentro de un mismo párrafo los elementos terminológicos y las explicaciones relativas a los mismos en un orden distinto del indicado por los números de referencia.

También es conveniente comparar las dos versiones del mismo párrafo en los dos idiomas, para poder darse cuenta de las diferencias de sentido en dos expresiones que sólo de manera aproximada sean equivalentes.

Indiquemos, finalmente, que cuando en el texto español figuran bajo el mismo número varias expresiones sinónimas, convendrá, generalmente, elegir la primera o una de las primeras.

La búsqueda en el índice español resultará más fácil conociendo los principios que han presidido su formación.

Las expresiones incluidas en la primera parte del volumen como elementos terminológicos han sido reproducidas en el índice atendiendo a las principales palabras y grupos de palabras que las integran. Los grupos de palabras que por sí solos expresan un concepto particular han sido incluidos en el índice atendiendo a la primera palabra del grupo, en orden alfabético estricto.

Abreviaturas usadas en este volumen

adj. adjetivo Mat. Matemáticas
adm. administración neol. neologismo
adv. adverbio p.p. participio pasado
ant. antónimo p. pr. participio presente
antic. anticuado pl. plural
c. común prep. preposición
Der. Derecho r. reflexivo
Econ. Economía s. sustantivo
e. f. en función de sing. singular
Estad. Estadística Sociol. Sociología
f. femenino téc. técnico
fam. familiar tr. transitivo
Hist. Historia u. c. usado como
intr. intransitivo u. t. c. úsase también como
inv. invariable v. verbo
m. masculino

Lista de documentos recientes conteniendo recomendaciones internacionales para la definición de ciertos conceptos demográficos

General

Demograpkic Yearbook. (Publicación bilingüe en francés e inglés; AnnuaireDémo-graphique (no existe en español). Volúmenes 1954, 1955, 1956, 1957. Documento de las Naciones Unidas. Números de venta : 1954. XIII. 5,1955. XIII. 6, 1956. XIII. 5, 1957. XIII. 1**. Véase en particular « Notas técnicas a los cuadros estadísticos».

Estadísticas de educación

Normalisation internationale des statistiques de Véducation. Document UNESCO /ST / R/16, Paris, 1957. Annexe. [Esta publicación está disponible en francés e inglés. No está disponible en español.].

Estadísticas sanitarias
Vivienda
Estadísticas industriales

Niveles de vida

** Revisado: reemplaza al proyecto o publicación anterior mencionado en las versiones francesa e inglesa.

* Estas publicaciones no fueron mencionadas en las versiones francesa e inglesa.

Migración

Ocupación

Censos de población

Muestreo

Registros y estadísticas vitales

* Revisado : reemplaza al proyecto o publicación anterior mencionado en las ver. siones inglesa y francesa.

Capítulo 1 • Ideas generales

101

Demografía1 es la ciencia que tiene por objeto el estudio del volumen, estructura y desarrollo de las poblaciones humanas, desde un punto de vista principalmente cuantitativo. En la terminología estadística, la palabra población2 designa cualquier conjunto de unidades distintas, empleándose entonces este término como sinónimo de universo2. Sin embargo, la palabra población3 sirve comúnmente para designar el conjunto de personas que componen un pueblo o nación, es decir, el conjunto de habitantes4 de un cierto territorio. Cuando se quiere designar cierta parte de una población como, por ejemplo, la población escolar, suele emplearse la palabra subpoblación5. Con frecuencia se usa la palabra población, no para designar el conjunto mismo (en el sentido del n° 101-3), sino el número de personas6 que lo forman.
  1. Demografía, s. f. — demográfico, adj. — demógrafo, s. m. : especialista en Demografía. En español no parecen adecuadas ciertas expresiones como política demográfica, que debe sustituirse por la de política de la población ; fenómenos demográficos, que podría sustituirse por la de fenómenos demóticos admitiendo este neologismo.
  2. La palabra población significa en España también el lugar en que vive una colectividad humana permanente : ciudad, villa, aldea, etc. En tal sentido se emplean ciertas expresiones, como : casco (edificios agrupados) de la población, perímetro de la población, etc.

102

En el campo de la Demografía (101-1) cabe distinguir varias disciplinas, algunas de las cuales han merecido denominaciones especiales. La Demografía descriptiva1 trata del volumen, distribución geográfica, estructura y desarrollo de las poblaciones humanas, apoyándose principalmente en las estadísticas demográficas2. Esta última expresión se emplea en tal sentido casi exclusivamente en plural, y se refiere a los datos numéricos reunidos por la Estadística demográfica (en singular, 130-1), aplicación de la Estadística general al estudio de las poblaciones humanas. La Demografía teórica3, llamada también Demografía pura3, considera, por el el contrario, las poblaciones desde un punto de vista general y abstracto, estudiando las relaciones formales entre los distintos fenómenos demográficos. Entre estas dos disciplinas se sitúa el Análisis demográfico (véase 105-2, primera acepción), que estudia los fenómenos demográficos observados en poblaciones concretas. Con frecuencia se emplea la expresión estudio demográfico4 para designar un trabajo particular de esta naturaleza. El conjunto de disciplinas citadas anteriormente constituye la Demografía cuantitativa5, llamada así por la importancia que se atribuye al aspecto numérico de los fenómenos, y para distinguirla de otras ramas de la Demografía que se mencionan en los párrafos siguientes (103 y 104).

103

La Demografía comprende, asimismo, el estudio de las relaciones que existen entre los fenómenos de la población y los fenómenos económicos y sociales: se llama Demografía económica1 a la rama de la Demografía que trata de las poblaciones en relación con los fenómenos económicos; y Demografía social2, a la parte que se refiere a los fenómenos sociales. La Demografía cualitativa3, que trata principalmente de los caracteres cualitativos en el seno de las poblaciones, tiene una parte especial dedicada a Genética de poblaciones4. La Ecología humana5, que estudia la distribución territorial y organización de las comunidades en relación con el medio en que viven, dedicando especial atención a los procesos de competencia y cooperación que en ellas se manifiestan, tiene muchos puntos comunes con la Demografía; al igual que la Biometría6, que comprende las aplicaciones de la Estadística a la investigación biológica.
  1. Genética, s. f. — genético, adj. — genetista, s. m.: especialista en Genética. No debe confundirse la Genética de poblaciones (103-4) con la Genética humana: esta última estudia la transmisión de los caracteres hereditarios en la especie humana, en tanto que la primera se ocupa de la distribución de dichos caracteres en el seno de las poblaciones.
  2. Ecología, s. f. — ecológico, adj. — ecólogo, s. m. : especialista en Ecología.
  3. Biometría, s. f. — biométrico, adj. — biómetra, s. m. : especialista en Biometría.

104

Finalmente, la Demografía comprende también el estudio de las teorías demográficas1, o teorías de la población1, teorías ideadas para explicar y prever, mediante consideraciones económicas, sociales o de otra índole, la evolución de los fenómenos de la población, así como para poner de manifiesto sus consecuencias; o bien para servir de apoyo a una determinada política de la población2, tendente a influir en los movimientos de la población.
  1. La expresión teoría de la población se emplea a veces en el sentido de Demografía teórica (102-3).

105

Ciertas disciplinas particulares de la Demografía han recibido denominaciones especiales. La Demografía histórica1 se ocupa de la historia del desarrollo de las poblaciones; en sentido estricto se designa con este nombre aquella parte de la ciencia demográfica que estudia las poblaciones de la era preestadística, con los métodos a la sazón existentes. La expresión Análisis demográfico2 se emplea, principalmente, para designar el estudio de los fenómenos observados en poblaciones concretas (véase 102-4). Se ha empleado, asimismo, para distinguir la parte de la Demografía teórica (102-3) que utiliza los métodos del análisis matemático; pero en este sentido sería conveniente usar la expresión Demografía matemática3 para evitar confusiones.
Una escuela demográfica contemporánea designa, con el nombre de Demografía potencial4, la teoría de los potenciales de vida (véase 433-6) y sus aplicaciones.
  1. y 3. Así como la Demografía matemática puede considerarse como una parte de la Demografía teórica, el Análisis demográfico (elemental) podría incluirse en la Estadística demográfica.

110

En Demografía se considera como unidad estadística1 elemental al individuo2, o persona2; en otros tiempos se decía, y aun se suele decir ahora en tal sentido, alma2, o cabeza2. La familia3, como unidad estadística compleja de naturaleza económica y social —que podríamos llamar hogar3 — está constituida por el conjunto de individuos que conviven habitual-mente bajo el mismo techo y ocupan la misma vivienda. La definición precisa de la familia varía de un país a otro, e incluso de una a otra encuesta. Para facilitar la comparación internacional se ha recomendado que se defina la "familia" como el grupo de personas que comparten una misma vivienda y hacen sus comidas en común, y que se distinga entre las familias4, u hogares familiares4, que responden al concepto habitual (110-3), y las colectividades5, formadas por grupos de individuos que habitualmente conviven en ciertos establecimientos. El individuo que vive solo constituye a efectos estadísticos una familia unipersonal6. Según la naturaleza de las investigaciones que se realicen, los huéspedes7 de familias particulares, y los simples arrendatarios de una habitación amueblada8 en casas particulares, deberán o no incluirse en la familia (110-3) cuya vivienda compartan.
  1. En España coinciden esencialmente este concepto estadístico y el concepto jurídico administrativo de familia. (Sobre otros conceptos de familia véanse los párrafos 111, 113 y 115.)
    La palabra fuego, ya en desuso, se empleaba en algunos censos antiguos españoles como unidad para los recuentos de la población del país.
  2. En el censo español, las colectividades —militares que viven en los cuarteles, asiladosi reclusos, etc.— se inscriben en la cédula colectiva del correspondiente establecimiento.
  3. Los huéspedes se procuran la alimentación y alojamiento mediante el pago de un precio, llamado pensión.

111

Los miembros de familia1 viven bajo la autoridad del cabeza de familia2, o jefe de familia2, que suele ser el principal sostén económico3 de la misma. En los censos suele preguntarse la razón de convivencia4 con el cabeza de familia. Este dato permite distinguir entre los diversos elementos de la familia (115-2) en el seno de las familias complejas5, o sea, en aquellas cuyos miembros no pertenecen todos a una misma familia biológica (113-1).

112

Debe distinguirse cuidadosamente entre la familia1 (véanse los párrafos 113 y 115) basada en lazos de parentesco entre sus miembros y la familia (110-3) constituida por las personas que viven bajo un mismo techo. La primera supone la existencia de lazos que implican un proceso de reproducción, lazos naturales cuya importancia social ha dado lugar a una minuciosa reglamentación, basada en la costumbre o en la ley. La familia descansa principalmente en los lazos de afinidad (114-8) que el matrimonio crea entre los esposos, y además en el parentesco (114-3) que existe entre los padres2padre3 y madre4 — y los hijos5 de ambos sexos — hijo6, si es varón; hija7, si es mujer.

113

El grupo formado por el padre, la madre y los hijos de ambos se llama familia biológica1. Los hijos de una misma pareja matrimonial son entre sí hermanos2 o hermanas3, según el sexo. El conjunto de hermanos y hermanas constituye lo que podría llamarse una fratría4. Si los hermanos o hermanas sólo tienen un progenitor común (112-3, 4), bien sea el padre o la madre, se llaman hermanastros5, o medio hermanos5, o bien hermanastras6, o medio hermanas6, según el sexo.2 y 3. Los hermanos y hermanas que son hijos del mismo padre y de la misma madre se llaman [*NoteTerm!!hermanos y hermanas carnales*]. En otro caso, se llaman [*NoteTerm!!consanguíneos*] o [*NoteTerm!!uterinos*], según tengan como progenitor común al padre o a la madre.

114

Se dice que dos individuos son parientes3 si uno de ellos desciende del otro, o si ambos forman parte de la descendencia1 de un mismo ascendiente2. En los casos más simples, en que uno de los individuos desciende del otro o ambos descienden de una misma pareja matrimonial (501-8), resulta fácil determinar el grado de parentesco4. Para ello basta contar el número de relaciones de filiación5 que forman los eslabones de la cadena que une a los dos individuos, pasando, cuando proceda, por la pareja que constituya el tronco común (aunque existen otros procedimientos para hacer este cómputo). Si la relación de filiación se considera en sentido inverso, descendente, se transforma en relación de [*NoteTerm!!paternidad 6 —*] o de maternidad6 — entre los padres (en el sentido del N.° 112-3) y su prole7, o descendencia inmediata. El parentesco natural está definido por una relación de consanguinidad y se diferencia del parentesco por afinidad8, basado en la relación que el matrimonio crea entre un individuo y su cónyuge, o un individuo y los parientes (en el sentido del N.° 114-3) de su cónyuge. El lenguaje vulgar suele incluir a los parientes por afinidad entre los parientes sin establecer ninguna distinción.
  1. descendencia, s. f.: conjunto de descendientes (s. c.) de un mismo individuo.
  2. parentela, s. f.: en lenguaje vulgar, conjunto de parientes de un individuo, tanto si lo son en línea directa ascendente o descendente, como si lo son en línea colateral: colaterales.

115

En el párrafo 110 se ha definido la familia (110-3) como unidad estadística compleja de naturaleza económico-social, concepto que en francés se expresa con la palabra ménage, en inglés con la de household, y en alemán con la de Haushalt, y que podría expresarse en español con la palabra hogar; y en el párrafo 113 se ha definido la familia biológica. Sin embargo, el concepto de familia suele ser diferente según los fines a que responda, por lo que hay que precisar en cada caso el concepto de familia en sentido estadístico,1 por referencia al núcleo familiar2 del hogar, constituido por el cabeza, su esposa y los hijos solteros que con ellos convivan.
  1. En el censo de población, por ejemplo, se establece el concepto de familia censal.
  2. Se da el nombre de elementos de la familia a las diversas partes que constituyen una familia compleja (111-5).

116

La Demografía emplea, de un modo preciso, la palabra generación1 para designar el conjunto de individuos nacidos en un determinado período. Salvo indicación concreta, se sobreentiende generalmente que el período que se considera es el año civil. Generalizando la idea de generación, se llega a la de promoción2, o cohorte2, que se refiere al conjunto de individuos que han vivido un cierto acontecimiento durante un mismo período. Tanto en Demografía como en Genealogía, se emplea la palabra generación3 para designar a los descendientes de un grupo de personas que forman una generación en el sentido del N.° 116-1. Se distingue, entonces, entre generaciones masculinas4 y generaciones femeninas5, a efectos del cálculo del "intervalo medio entre generaciones sucesivas" (713-1).
  1. y 3. La palabra generación expresa también la acción y efecto de engendrar.
  2. En España se llama quinta, o reemplazo, al conjunto de mozos que forman el contingente militar de un año determinado; y promoción, al conjunto de personas que han ingresado en un mismo año en un servicio público o colectividad.

120

Recibe el nombre de vivienda1 todo local habitable destinado a albergar a una familia (110-3). Si una parte de la población se aloja permanentemente en locales que no pertenecen a un edificio —en tiendas de campaña, a bordo de barcos, etc.—, tales locales pueden considerarse también como viviendas1. La vivienda se mide unas veces por el número de piezas2, o habitaciones2, que la forman, y otras por la superficie habitable3. El grado de ocupación4 de una vivienda depende del número de personas que la habitan y de las dimensiones de la misma. El grado de ocupación permite diferenciar entre viviendas superpobladas5 y viviendas poco pobladas6. La vivienda que no se usa se llama vivienda vacante7; no se considera vacante la vivienda cuyo inquilino la habita de vez en cuando en concepto dé domicilio secundario (310-6*).
  1. Cabe distinguir varias clases de edificios y viviendas. Se puede hablar de casas colectivas, o casas de departamentos, en las que viven varias familias, y casas individuales o familiares,en las que vive una sola familia. En España se llaman casas de vecindad las que contienen muchas viviendas reducidas y que suelen tener muchos vecinos. En las casas colectivas y casas de vecindad, las viviendas, o departamentos, están situados en las distintas plantas, o pisos. En España, la planta baja se cuenta generalmente como piso. La palabra piso se emplea a veces en el sentido de vivienda, como en las expresiones siguientes: alquilar un piso, amueblar un piso, aunque el departamento alquilado o amueblado no ocupe una planta completa.
  2. La vivienda suele componerse de varias piezas principales, de piezas secundarias y ciertas dependencias. No existe regla fija para determinar si la cocina y las habitaciones de la servidumbre deben contarse o no entre las piezas principales.

121

Bajo el aspecto jurídico de la ocupación de una vivienda (120-1), cabe distinguir: el propietario1, el inquilino2, o arrendatario2, el subarrendatario3, y el ocupante Sin título4, sin derecho a ocupar lá vivienda en que habita.
  1. El inquilino que ha cedido parte de la vivienda al subarrendatario, puede llamarse arrendatario principal. La vivienda se puede alquilar vacía o amueblada.

130

La Estadística demográfica1 (en singular) es la Estadística aplicada al estudio de la población. Y, como tal, refleja en datos numéricos2 (véase 102-3) el resultado de las observaciones3 de los hechos o fenómenos que la población presenta. Los datos recogidos4 mediante documentos adecuados son depurados5 para eliminar errores, omisiones o incongruencias y tabulados6, o presentados en tablas o cuadros, previa clasificación7 en grupos8, o clases8, cada uno délos cuales contiene las unidades estadísticas que poseen características comunes. La explotación estadística9 délos datos comprende su depuración, clasificación y tabulación.
  1. Estadístico (s. m.) demógrafo: especialista en Estadística demográfica.
  2. recoger, v. tr. — recogida, s. f.
  3. depurar, v. tr. — depuración, s. f.
  4. tabular, v. tr. — tabulación, s. f.
  5. clasificación, s. f.: acción y efecto de clasificar (v. tr.)
  6. Se llama distribución, s. f., (distribuir, v. tr.) la operación de repartir un grupo entre varios otros. Por el contrario, la refundición, s. f., (refundir, v. tr.) consiste en reunir en un solo grupo las unidades de varios otros.

131

Los datos brutos1, o datos básicos1, o datos primarios1, obtenidos mediante las operaciones anteriores (véase el párrafo 130) constituyen series2 de números absolutos3, presentados generalmente en forma de cuadros estadísticos4, o tablas estadísticas4. Los datos pueden clasificarse (130-7) según el valor de ciertos caracteres cuantitativos, considerados como variables5 (p. ej., la edad, el número de hijos, etc.), o bien según ciertos caracteres cualitativos6, o atributos6 (p. ej., el sexo, el estado civil). Si la clasificación se hace simultáneamente con referencia a varios caracteres, se obtienen tablas de múltiple entrada7 (generalmente de doble entrada, de triple entrada). Se llaman cuadros resúmenes8, o cuadros totales8, los que reúnen las cifras obtenidas sumando las de varios cuadros parciales9.
  1. En general, se llaman datos brutos los obtenidos por procedimientos simples y directos, para distinguirlos de los datos elaborados para un análisis determinado (véase 132-2).
  2. En la expresión números absolutos, el adjetivo absoluto se emplea en sentido opuesto al que tiene en la expresión: números relativos (equivalente a números proporcionales).

132

El análisis1 de la documentación numérica se logra mediante cifras calculadas2, partiendo de los datos brutos (131-1). Una de las primeras fases del análisis consiste generalmente en el simple cálculo3 de relaciones, que reciben denominaciones diversas según su naturaleza: proporciones, tasas o coeficientes, índices (véanse los párrafos 133 a 136).
  1. calcular, v. tr. — cálculo, s. m.

133

La palabra relación1 se emplea, en sentido estricto, para designar la razón por cociente entre dos números. La proporción2 es la relación que indica la fracción que representa en un conjunto una de sus partes componentes. Se llama porcentaje3 la proporción expresada en forma de tanto por ciento del total (notación: %). La noción de tasa4, o coeficiente4, se empleó en un principio para indicar la frecuencia relativa5 (véase 144-3) con que un suceso se presenta dentro de un conjunto dado en un determinado período de tiempo: p. ej., tasa de natalidad (630-1). Pero la palabra tasa, o coeficiente, tiene hoy muchas acepciones que sólo tienen en común la idea de relación o razón por cociente: ej. tasa de actividad (350-6).
  1. proporción, s. f. — proporcional, adj.
  2. Muchas tasas o coeficientes están expresados en tantos por mil (notación: o/oo). El uso de los coeficientes o tasas se ha extendido de tal modo que tiende a suprimirse el empleo de las palabras coeficiente de, limitándose a decir, por ejemplo, natalidad del 20 o/oo, en vez de coeficiente de natalidad del 20 por 1000 (por 1000 habitantes).

134

La frecuencia relativa (133-5) de un suceso suele considerarse como medida experimental de su probabilidad1, en el supuesto de que todos los elementos que constituyan el conjunto de que se trate estén sujetos al mismo riesgo2, es decir, estén expuestos al riesgo3 (conviene tener en cuenta que la palabra riesgo tiene aquí una acepción técnica que no significa que el suceso sea indeseable). Guando el riesgo a que están expuestos los distintos elementos de una población es muy variable, se dice que el grupo es heterogéneo5. La condición ideal de homogeneidad4 sólo puede darse cuando cada elemento tiene el mismo riesgo; y para aproximarse a ella se divide la población en grupos de modo que la variabilidad (141-1) del riesgo en cada uno sea menor que en la población total. Las tasas o coeficientes calculados para estos grupos reciben la denominación de tasas específicas6, en oposición a las tasas generales7, o tasas globales7, que se refieren a la población total.
  1. homogeneidad, s. f. — homogéneo, adj.
  2. heterogeneidad, s. f. — heterogéneo, adj.

135

Los datos basados en informaciones incompletas o mal controladas se consideran provisionales1, y se convierten en definitivos2 cuando han sido completados y depurados. Las tasas o coeficientes calculados con estas dos clases de datos reciben, respectivamente, los nombres de tasas provisionales3 y tasas definitivas4. Algunas veces se recibe información adicional que modifica los resultados que se habían considerado como definitivos, dando lugar a una revisión de las tasas calculadas, las cuales deben llamarse entonces tasas revisadas5, mejor que tasas rectificadas5. La expresión tasas corregidas6 no es sinónima de tasas rectificadas, ya que la corrección no se hace siempre porque los datos eran defectuosos, sino, en muchos casos, porque se ha aplicado un método de cálculo más apropiado a los fines perseguidos. Para evitar esta ambigüedad y falta de precisión conviene emplear en estos casos la expresión [*NoteTerm!!tasa corregida de*]...6 (tal fenómeno), por ejemplo: tasa corregida del movimiento estacional. Por otra parte, la expresión tasa comparativa7, o coeficiente comparativo7, —preferible a la de coeficiente típico7 — sirve para indicar las tasas o coeficientes calculados para comparar un determinado fenómeno en dos o más poblaciones prescindiendo de los efectos que los factores de diferenciación existentes en tales poblaciones (por ejemplo, su estructura por edades) puedan ejercer en la medida del fenómeno estudiado. Los coeficientes o tasas defectuosas reciben, antes de su depuración, el nombre de tasas brutas8, o coeficientes brutos8 (véase 131-1*).

136

En sentido amplio, se usa la palabra índice1 como denominación genérica para designar cualquier medida de las variaciones de un fenómeno (véase el párrafo 132). En sentido especial, los índices2 son números relativos que expresan el valor de una cierta cantidad al compararla con otra análoga (o con otra de época distinta) que se ha tomado como base igual a 1003.
  1. Conviene llamar la atención sobre el empleo de la palabra indicador en el sentido, más amplio, de elemento de apreciación característico de una situación compleja. Se dirá, por ejemplo, que el coeficiente de mortalidad infantil es un buen indicador del estado sanitario general de la población.

137

Muchos de los índices (136-1) empleados en Demografía se refieren a un determinado período de observación1. Así ocurre con la mayoría de los coeficientes o tasas (133-4). Reciben el nombre de tasas anuales2, o coeficientes anuales2, cuando el período de observación es un año, y el de tasa anual media3 cuando la tasa equivale a la media de los datos recogidos en un período de varios años. Las tasas o coeficientes calculados con referencia a períodos inferiores a un año (trimestre, mes) se convierten en tasas referidas al año4 multiplicando por el factor apropiado. Se llama tasa instantánea5, o coeficiente instantáneo5, el límite a que tiende una tasa referida a la unidad tiempo, cuando el período de observación tiende a cero (véase por ej. 432-4).
  1. Las tasas trimestrales y las tasas mensuales se reducen, generalmente, a tasas anuales.

140

La media1 más empleada en Demografía es la media aritmética2, hasta el extremo de que, siempre que se habla de media sin calificativo, se entiende que se trata de la media aritmética. Se obtiene dividiendo la suma de los valores observados por el número de observaciones. La media geométrica3 se emplea con alguna frecuencia para calcular la población correspondiente a la mitad de un período, cuando se conocen las cifras de población en los dos extremos del mismo. Se llama media ponderada4 la media que resulta de multiplicar cada término por el coeficiente de ponderación5, o peso5, respectivo. La mediana6 es el valor central de una serie7 de observaciones, de tal modo que el número de términos inferiores a la mediana sea igual al de elementos superiores. La moda8 es el valor más frecuente de una serie.
l. [*NoteTerm!!media*], s. f. — [*NoteTerm!!medio*], adj.
  1. ponderar, v. tr. — ponderación, s. f.
  2. mediana, s. f. — mediano, adj.
  3. moda, s. f. — modal, adj.

141

La dispersión1, o variación1, de una serie de observaciones indica la forma en que éstas se separan unas de otras. La palabra desviación2 expresa la diferencia entre dos valores; más bien, la diferencia entre un valor observado y otro determinado, como, por ejemplo, la media (140-1). Aquí sólo se mencionan las características de dispersión3, o medidas de dispersión3, más usuales. La diferencia entre los valores extremos de una serie se llama campo de variación4, o recorrido4. Por intervalo entre cuartilas5 se entiende la diferencia entre las cuartilas 1a y 3a (véase párrafo 142), intervalo que comprende la mitad de los elementos u observaciones. Algunas veces se hace uso de la mitad de dicho intervalo, que recibe el nombre de semi-inter-cuartila6, o desviación entre cuartilas6. Se llama desviación media7 la media aritmética de los valores absolutos de las desviaciones con respecto a la media aritmética. La varianza8 es la media aritmética de los cuadrados de las desviaciones de los valores observados con respecto a la media. La raíz cuadrada de la varianza recibe el nombre de desviación típica9, o desviación \"estándar\"9.

142

En una serie de observaciones o datos, ordenados por valores crecientes, pueden considerarse como medidas de dispersión (141-3) aquellos valores por debajo de los cuales queda una cierta proporción de los datos observados. Tales valores reciben el nombre genérico de cuantilas1. Entre ellas, las más empleadas son la mediana (140-6), las cuartilas2, las decilas3 y las centilas4, que dividen la serie, respectivamente, en dos, cuatro, diez y cien grupos, cada uno de los cuales comprende el mismo número de elementos o datos observados.

143

Se dice que una variable es continua1 en cierto intervalo si puede tomar infinitos valores entre dos pantos cualesquiera del intervalo dado. En caso contrario, la variable es discontinua2 dentro del intervalo considerado. En Demografía se estudian con frecuencia variables (131-5) que sólo pueden tomar ciertos valores aislados : estos valores forman un conjunto discreto3.
  1. continuo, adj. — continuidad, s. f.
  2. discontinuo, adj. — discontinuidad, s. f.

144

La división de una "población" (101-2) "en clases" (130-8) según los valores o las cualidades de una determinada característica produce una distribución1 de sus elementos, llamada también distribución de frecuencias1. La relación o razón por cociente entre el número de elementos de una clase, o frecuencia de la clase2, y el total de la población se llama simplemente frecuencia3; pero, para evitar equívocos, conviene hablar de frecuencias relativas3, en oposición a frecuencias absolutas2, tanto más cuanto que, en español, se suele entender la frecuencia (sin calificativo) como frecuencia absoluta2, al hablar de serie de frecuencias, distribución de frecuencias, etc. En Demografía suele emplearse la palabra distribución; pero se habla también de reparto4 de una población según una cierta característica, o bien de su estructura4, o composición4, con respecto a tal característica (véase 325-6).

150

Se llama serie cronológica1 o mejor, serie crónica1 la que forman los valores sucesivos que una cierta variable ha tomado en el transcurso del tiempo. El estudio de una serie cronológica permite a veces distinguir un movimiento general2, o tendencia general2, o tendencia a largo plazo2, y separar de la línea de tendencia2 los movimientos especiales3, o movimientos particulares3, o variaciones3, o fluctuaciones3, que se manifiestan en torno a ella. Si un movimiento particular se reproduce en forma más o menos semejante a intervalos casi regulares, se llama movimiento periódico4, o movimiento cíclico4. El período más corriente en Demografía es el año, dentro del cual las variaciones a que da lugar el paso de una estación a otra constituyen los movimientos estacionales5, o variaciones estacionales3. Las irregularidades6 que subsisten después de eliminados los movimientos conocidos se llaman variaciones residuales6. Cuando se quiere indicar su carácter imprevisible o excepcional se denominan variaciones accidentales6. Guando el número de datos observados es relativamente pequeño, las irregularidades que se manifiestan en una serie pueden a veces ser debidas al azar: se dice entonces que se trata de variaciones aleatorias7, o de fluctuaciones aleatorias7.
  1. No debe confundirse este significado de la expresión movimiento general con el que tiene en movimiento general de la población (201-6).
  2. La palabra variación, sin calificativo, tiene un significado muy amplio y puede aplicarse a cualquier modificación del valor de una variable.
  3. periódico, adj. — período, s. m. — periodicidad, s. f. — cíclico, adj. — ciclo, s. m.
  4. irregularidad, s. f. — irregular, adj.
  5. aleatorio, adj.: sometido a la influencia del azar.

151

Muchas veces es necesario sustituir una serie de datos observados por otra serie más regular, llamada serie ajustada1. Un método de ajuste1 consiste en hacer pasar una curva regular por entre los puntos que representen la serie dada. En el ajuste gráfico2 la curva se traza a ojo; en cambio, en el ajuste analítico3 la curva representa una función previamente elegida, cuyos parámetros se determinan algebraicamente, por ejemplo, por el método de mínimos cuadrados4, que hace mínima la suma de los cuadrados de las desviaciones de los datos observados con respecto a la curva ajustada. Existen otros métodos matemáticos de ajuste, de los cuales mencionaremos el de las medias móviles5, simples o ponderadas, y el de las diferencias finitas6. Algunos métodos de ajuste pueden servir también para la interpolación7, es decir, para determinar puntos intermedios entre puntos conocidos, o para la extrapolación8, es decir, para determinar puntos situados fuera del campo de observación.
  1. ajustar, v. tr.; en español se dice ajustar una serie de datos a una curva, más bien que ajusfar una curva a una serie de datos.
  2. interpolación, s. f. — interpolar, v. tr.
  3. extrapolación, s. f. — extrapolar, v. tr.

152

Con frecuencia se observa una inclinación de las personas interrogadas a dar sus respuestas en números redondos1. Este fenómeno suele denominarse atracción de los números redondos2, y se extiende no solamente a los múltiplos de diez, sino también a otros números atractivos3, como los múltiplos de cinco y a veces los números pares. Este fenómeno puede ser estudiado con la ayuda de índices de atracción4.

153

Los valores numéricos de las funciones demográficas se presentan generalmente en forma de tablas1 por ejemplo, tablas de mortalidad, tablas de nupcialidad, tablas de fecundidad (véanse los capítulos 4 a 6). Las tablas de contemporáneos2, que se refieren a un breve período de observación, se diferencian de las tablas de promociones3, o tablas de cohortes3, que se basan en las observaciones de una promoción (116-2) a lo largo de su existencia. Las tablas de generaciones3 constituyen un caso particular de las tablas de promociones (véase 116-1). Análoga distinción se ha establecido para ciertas tasas o coeficientes, diferenciando de las tasas de contemporáneos4 las tasas de promociones5, en las últimas de las cuales figuran como una clase especial las tasas de generaciones5.

154

Guando los datos disponibles no permiten fijar con precisión el valor de una cantidad, cabe a veces estimar1 dicho valor con mayor o menor aproximación. La operación que entonces realizamos se llama estimación2, o valoración2, y el resultado, o valor estimado3, se conoce, asimismo, con el nombre de estimación3, o valoración3. Aunque la palabra evaluación4 suele emplearse como sinónima de estimación, se aplica más bien a valores puramente conjeturales, que no están basados en ningún dato fidedigno, y sirve sólo para indicar el orden de magnitud5 del valor de que se trata.
  1. evaluación, s. f. — evaluar, v. tr.

155

Para ilustrar la exposición de cifras estadísticas, se emplean diversas clases de representación gráfica1: la Demografía usa con frecuencia diagramas2, o gráficos2, y cartogramas3; también emplea los esquemas4, simples dibujos destinados a representar un hecho o cuestión, sin pretensiones de exactitud. Merecen mención especial los gráficos semilogarítmicos5, en los cuales uno de los ejes de coordenadas lleva escala logarítmica y el otro escala ordinaria; a veces se incurre en el error de llamarlos gráficos logarítmicos6, denominación propia solamente de los que llevan escala logarítmica en ambos ejes. Para evitar confusiones es conveniente llamar, a estos últimos, gráficos de doble escala logarítmica6. Para la representación de distribuciones estadísticas (véase el párrafo 140) se emplean, entre otros gráficos: el polígono de frecuencias7, que se obtiene uniendo con segmentos rectilíneos los puntos que representan las frecuencias de clase; el histo grama8, en el que cada frecuencia de clase está representada por un rectángulo cuya base es proporcional a la amplitud o intervalo de clase (caso de variables continuas); el diagrama de barras9, en el que cada frecuencia de clase figura representada por un segmento de longitud proporcional a la frecuencia de la clase (caso de variables discontinuas).

160

Con las palabras muestreo1 o sondeo1 (expresiones abreviadas de encuesta por muestreo1, o encuesta por sondeo1), o con las de [*NoteTerm!!sobrevisión muestral*] se designa el conjunto de operaciones que se realizan para estudiar la distribución de determinados caracteres en la totalidad de una población (101-2) partiendo de la observación de una fracción de la población considerada; esta fracción recibe el nombre de muestra2. La unidad empleada en la muestra, que puede estar constituida por uno o varios elementos3 de la población, se llama unidad de muestreo4, o unidad desondeo4. La muestra comprende un cierto número de estas unidades, elegidas conforme al plan de muestreo5, o plan de sondeo5.

161

En el muestreo aleatorio1, o muestreo al azar1, los elementos de la muestra se seleccionan mediante extracciones al azar2. Este procedimiento requiere el empleo de una lista en la que figuren individualizadas todas las unidades de muestreo que componen la población que se pretende estudiar, lista que recibe el nombre de base del muestreo3. En el muestreo aleatorio simple4 cada elemento constituye una unidad de muestreo (véase el párrafo 160) y tiene igual probabilidad de ser elegido. La proporción de unidades elegidas al azar constituye la fracción de muestreo5. Se llama muestra sistemática6 la que se obtiene tomando las unidades que se hallan en la lista a igual distancia unas de otras. Por ejemplo: si se elige una fracción de muestreo del 10 por 100, se extraerá al azar uno de los diez primeros números; sea el 7 el número obtenido: la muestra estará contituída por el conjunto de unidades que ocupen en la lista los lugares 7, 17, 27, etc. En el [*NoteTerm!!muestreo por racimos 7*]’, ’’’o muestreo por conglomerados7, los elementos que constituyen la muestra no se eligenindividualmente, sino por grupos que reciben el nombre de racimos8, o de conglomerados8.

162

En el muestreo estratificado1 la población se divide en clases o grupos llamados estratos2, generalmente más homogéneos que la población total con respecto a las características estudiadas; y se obtiene una muestra de cada estrato, pudiéndose tomar fracciones de muestreo (161-5) diferentes en los distintos estratos. En el muestreo polietápico3, la muestra se obtiene mediante la extracción sucesiva de unidades de muestreo (160-4) de distintos órdenes: en primer lugar se saca una muestra de unidades de primer orden; después se obtiene una submuestra4 en cada una de las unidades de primer orden seleccionadas anteriormente, y así se continúa el proceso en cuanto sea necesario. Otro procedimiento es el muestreo por áreas5, en el que la unidad de muestreo está constituida por una fracción del territorio ocupado por la población que se estudia.
  1. estratificar, v. tr. : distribuir por estratos. — estratificación, s. f.

163

En el muestreo aleatorio simple (161-4), la selección se hace al azar para obtener una muestra representativa1, que sea una imagen relativamente fiel de la población en lo que respecta a las características estudiadas. En cambio, en el muestro por cuotas2 se elige previamente el tamaño de la muestra que ha de representar a la población con respecto a algunos de sus caracteres; se asigna a cada visitador (202-2) el número o proporción de elementos de cada clase que han de figurar en la muestra a él encargada; y, dentro del cuadro de contingentes3 (números absolutos), o cuotas3 (proporciones), el visitador puede elegir libremente los elementos que han de constituir la muestra.

164

Se emplea la expresión parámetro demográfico1 para designar un valor numérico que caracteriza a una población. La operación que tiene por objeto determinar el valor de los parámetros de una población partiendo de los resultados de un muestreo recibe el nombre de estimación estadística2. Estas estimaciones (véase 154-3) adolecen de errores de muestreo3, cuyo orden de magnitud se determina frecuentemente con la desviación típica (141-9), que recibe, en este caso, el nombre de error típico4, o [*NoteTerm!!error « estándar*] » 4. Para evaluar la precisión de una estimación suele emplearse un intervalo de confianza5, que indica los límites dentro de los cuales cabe esperar con una cierta probabilidad que esté comprendido el valor de la cantidad estimada. Se dice que entre dos valores existe una diferencia significativa6 cuando la probabilidad de que sea debida al azar es inferior a un cierto nivel de significación7. Así, por ejemplo, una diferencia será significativa al nivel del 5 por 100 si la probabilidad de presentarse al azar es menor que 0,05.

Capítulo 2 • Elaboración de las estadísticas demográficas

201

Hay que distinguir entre las estadísticas relativas al estado de la población1 y las estadísticas del movimiento de la población2. Las primeras consideran la población en un momento determinado y son como una imagen instantánea de la misma; presentan generalmente unidades estadísticas (110-1) concretas: individuos, familias, etc. Las segundas reflejan las continuas variaciones que la población experimenta, y representan ciertos actos de la vida que podríamos llamar sucesos vitales3: nacimientos, matrimonios, cambios de residencia, etc. Tales estadísticas sirven de base para el estudio de la evolución de la población4, denominada también dinámica de la población4. Los censos (202-1) constituyen generalmente las principales fuentes de información sobre el estado de la población5. Las estadísticas del estado civil (211-6) suministran la principal documentación referente al movimiento de la población6, cuando éste se considera en sentido amplio. Se refieren, sin embargo, casi exclusivamente al movimiento natural7 de la población, es decir, a las modificaciones que se producen en el seno de la población considerada, prescindiendo de los intercambios con otras poblaciones. Lógicamente, las estadísticas de migración (804-1) deben considerarse incluidas entre las estadísticas del movimiento de la población, como se incluyen las del movimiento natural.
  1. El movimiento natural de la población y el movimiento migratorio integran lo que suele llamarse movimiento general de la población; pero el adjetivo general tiene entonces un sentido diferente del que tiene en la expresión movimiento general de 150-2.
    Nótese que la palabra movimiento se emplea no sólo en sentido temporal, sino también en sentido espacial, como sinónima de desplazamiento, en la expresión movimiento migratorio (801-1).

202

La recogida de datos sobre el estado de la población (201-5) se efectúa generalmente mediante los censos de la población1, o recuentos de la población1. En la mayoría de los casos se procede al recuento o inscripción simultánea de la totalidad de los habitantes de un país: se dice entonces que se efectúa un censo general2. Sin embargo, en ciertas ocasiones puede ocurrir que las operaciones censales se limiten a los individuos que reúnan determinadas condiciones: se habla entonces de un censo parcial3. En todo caso, la palabra censo implica operaciones exhaustivas4, es decir, referentes a todos los individuos que constituyen la población o a todos los que reúnen las condiciones fijadas. No deben, pues, confundirse los censos parciales con las encuestas por sondeo5, o encuestas por muestreo5, o sobrevisiones muéstrales5 (véase el párrafo 160). A fin de perfilar un método censal o de encuesta o sobrevisión (203-4), se realizan a veces censos de ensayo6, o censos preliminares6, o encuestas pilotos6.
l. [*NoteTerm!!Censo*], s. m. — [*NoteTerm!!censar*], v. tr.
Los censos modernos corresponden a los antiguos [*NoteTerm!!recuentos por cabezas*] (véase 110-2). Se entendía entonces por [*NoteTerm!!recuento*] toda estimación —aunque fuera imprecisa— basada más o menos directamente en una enumeración (203-1). Un recuento de la población podía apoyarse, por ejemplo, en los bautismos (211-3*) o en los entierros (211-5*) registrados durante cierto número de años, o en una enumeración de fuegos (110-3), y aun sólo de parroquias (303).

203

Comúnmente se llama enumeración1 la operación que tiene por objeto conseguir una cifra global; y se diferencia del simple recuento2 en que se efectúa utilizando una lista3. La palabra encuesta4, o sobrevisión4, se emplea para designar un conjunto de operaciones encaminadas a lograr una información sobre un objeto especial (por ej., encuesta sobre la mortalidad, sobre el paro obrero, etc.); sin embargo, puede llegar a tener un significado mucho más amplio (véase 202-5). En ocasiones se emplea la expresión encuestas sobre el terreno5 para designar aquellas encuestas en que la información se obtiene mediante interrogatorio directo6 de los interesados. En las encuestas postales7, o encuestas por correspondencia7, se remite el cuestionario a los interrogados (204-1) empleando los servicios postales, con el ruego de devolverlo contestado. En los censos, se emplea unas veces el interrogatorio directo; otras, la autoinscripción8, que consiste en que los cuestionarios censales sean rellenados por los propios interrogados.
  1. enumeración, s. f. — enumerar, v. tr.
  2. recuento, s. m. — contar, v. tr.

204

Se llaman censados1, o inscritos1, los individuos que son objeto de un censo (202-1*) o de una encuesta (203-4). Las personas encargadas de recoger los datos del público reciben el nombre de agentes censales2, o enumeradores2 (en censos) y entrevistadores2 o visitadores2 (en encuestas). Los agentes censales suelen trabajar bajo el control y supervisión de revisores3, o supervisores3, que a su vez pueden depender de los inspectores3 censales. Los censos generales suelen ser realizados por el servicio de estadística4 de cada país, que unas veces se llama Oficina de Estadística4, y otras, Instituto de Estadística4, denominaciones que suelen ir acompañadas de algún calificativo, como central, nacional, federal, etc.

205

Los censos tienen generalmente carácter obligatorio1. Sin embargo, en casi todas las clasificaciones hay que poner una rúbrica de no consta (230-8), para incluir en ella los casos en que no ha sido suministrado el dato pedido. En algunas encuestas voluntarias2 tiene singular importancia el problema de la falta de respuesta3, o del no consta3. Ocurre esto principalmente en las encuestas por correspondencia (203-7), que obligan a veces al envío de un recordatorio4 por correo, o a realizar una visita domiciliaria. La falta de los no respondientes5, o personas que no contestan5, puede ser debida a su negativa6, u oposición6 a colaborar en la encuesta, o también a su ausencia7 al enviarles el cuestionario o intentar visitarlas.
  1. ausencia, s. f. — ausente, adj.; u. t. c. s. c.

206

Los impresos1 que se emplean en los censos, informaciones y encuestas reciben nombres muy diversos; el más corriente es el de cuestionario1, o formulario1. En el campo demográfico, principalmente en el movimiento natural de la población, se da el nombre de boletín2 al pequeño impreso o ficha individual en que se recoge la información relativa a cada caso; el impreso de mayor dimensión suele llamarse hoja2 (véanse los párrafos 207 y 211-7). Los impresos, cédulas o boletines, suelen tener la forma de un cuestionario3. Con frecuencia son rellenados4, o contestados4, por los propios interesados. En otras ocasiones, son los empleados de los servicios de estadística quienes consignan las declaraciones5 de los interesados, o los antecedentes6 que extraen7 (220-1) de documentos no redactados con fines específicamente estadísticos.
  1. declaración, s. f. — declarar, v. tr.

207

En los censos se emplean diversos tipos de cuestionarios (206-1), bien separadamente, o bien en combinación. Los principales son: el boletín individual1 en el que se consignan los datos de un solo individuo; la cédula de familia2, en la que se recogen los datos de cada uno de los individuos que viven en el mismo hogar (110-3); la relación nominal3, en la que el agente inscribe a todas las personas que va interrogando, con los datos respectivos. Para censar a la población de colectividades (310-7) se emplea un impreso especial que sustituye a la cédula de familia y se llama cédula colectiva4.
  1. La relación nominal, instrumento censal, no debe confundirse con la relación nominal de los habitantes de un municipio, llamada padrón municipal en los ayuntamientos españoles.

210

Las operaciones de inscripción censal1 se desarrollan generalmente en unidades territoriales cuidadosamente delimitadas. Las circunscripciones censales2 pueden comprender uno o varios distritos censales3. El término municipal (véase 302-2*) suele constituir una circunscripción censal dividida en distritos censales, que en las ciudades están formados, generalmente, por varias manzanas de casas4, constituidas cada una de ellas por un grupo de edificios contiguos cuyo perímetro puede recorrerse sin cruzar ninguna calle o que está limitado en alguno de sus lados por un obstáculo (río, vía férrea, etc.). En previsión de estudios especiales o de posibles muéstreos, se suele dividir el territorio de las grandes ciudades en sectores censales5, que comprenden varios distritos censales.
  1. En España los distritos censales, que suelen coincidir con los distritos municipales en que se divide el término (302-2*), suelen dividirse a su vez en secciones censales.

211

En muchos países, los sucesos vitales (201-3) más importantes, relacionados con el estado civil de las personas, se consignan en actas públicas destinadas principalmente a fines jurídicos y conocidas bajo el nombre de actas del estado civil1. En tales países existe un registro del estado civil2, en el que se extienden las mencionadas actas (211-1). El registro suele constar de tres libros: libro registro de nacimientos3, libro registro de matrimonios4, y libro registro de defunciones5. Los datos para las estadísticas del estado Civil6 se extraen de dichos libros registros, o se recogen mediante boletines del estado civil7, que se presentan al mismo tiempo que las declaraciones de los sucesos vitales objeto de inscripción en el registro civil (211-2).
Los registros del estado civil han venido a sustituir, a efectos oficiales, a los antiguos [*NoteTerm!!registros parroquiales*].
No deben confundirse los registros del estado civil con el registro de la población (212-1).
  1. registro, s. m. — registrar, v. tr.
  2. No deben confundirse los boletines de nacimiento, boletines de matrimonio y boletines de defunción, que sólo surten efectos estadísticos, con las certificaciones de esos actos extendidas a efectos jurídicos o administrativos.

212

El registro de la población1 era en sus orígenes un registro en que figuraban inscritos todos los habitantes de un municipio y que se conservaba al día, de forma que en cualquier momento representaba el verdadero estado de la población (201-5) del municipio. En nuestro tiempo el registro folial se ha transformado en ficheros, que constituyen un sistema de registro abierto de la población2, donde cada unidad de la población de un territorio —individuo o familia— está representada por una ficha3. Cada ficha contiene los principales datos sobre el estado civil y otras condiciones o circunstancias de la persona o personas a que se refiere. Estos ficheros se mantienen4 con las informaciones que el registro recibe continua o periódicamente sobre el movimiento de la población (201-6), en particular sobre los cambios de residencia5 de los habitantes, cuya declaración es indispensable para el buen funcionamiento del sistema. El registro se confronta6 generalmente con los resultados de los censos; se depura continuamente y se revisa de cuando en cuando, para tenerlo al día, con la ayuda de operaciones de control7 especiales.
  1. No debe confundirse el registro de la población con el registro del estado civil (211-2).
  2. ficha, s. f. — fichero, s. m.: colección de fichas.
  3. mantener, v. tr. — mantenimiento, s. m.

220

En sentido estricto, la extracción de datos1 es una operación que consiste en extraer, de documentos formados con fines no estadísticos, un conjunto de datos que han de ser objeto de explotación estadística (130-9). Esta explotación adopta con frecuencia la forma de explotación mecánica2, realizada con ayuda de máquinas estadísticas3, que operan con fichas perforadas.
  1. extracción, s. f. — extraer, v. tr.
  2. mecánico, adj. — mecánicamente, adv.

221

La explotación mecánica (véase 220-2) requiere la previa codificación1 de algunos de los datos que figuran en el documento básico2. Consiste esta operación en dar a cada uno de los datos, que en el documento básico se expresan en lenguaje corriente, un número-clave3 apropiado. Se llama código4, o clave4, la relación ordenada —a veces alfabéticamente— de las distintas clases de datos originales con el número atribuido a cada una de ellas. No hay que confundir este código o clave, establecido a efectos de clasificación, con la nomenclatura5, que es sólo una recopilación de términos técnicos. Sin embargo, no es raro que las nomenclaturas adopten la forma de clasificaciones5 (véase 130-7*), que constituyen verdaderos códigos, o claves, en los que a cada rúbrica6 se asignan uno o varios números de clasificación.
  1. codificación, s. f. — codificar, v. tr. — codificador, s. m.

222

La explotación mediante máquinas estadísticas (220-3) comprende generalmente cuatro operaciones fundamentales. La primera es la perforación1, o transcripción, de los números-clave asignados a los datos del documento básico, a una ficha perforada2, empleando para ello un sistema de taladros —perforaciones—. A continuación se procede a la verificación3, o comprobación3, para tener la seguridad de que los datos se han vertido correctamente a las fichas. Sigue luego la tría4, o clasificación4, que tiene por objeto agrupar las fichas en cierto orden, de acuerdo con el plan establecido al efecto. Finalmente, la tabulación5 consiste en contar automáticamente las fichas agrupadas y totalizar6 de igual modo los datos clasificados. El rápido desarrollo de los equipos mecánicos da lugar a la frecuente aparición de nuevas operaciones y al constante enriquecimiento de la terminología. Así, el nuevo método electrográfico7, o método de marca sensible7, —gracias al cual unas rayas trazadas sobre la propia ficha, o sobre documentos especiales, se pueden traducir automáticamente en perforaciones-hace posible la mecanización de las dos únicas operaciones manuales del proceso antes descrito : la perforación y la verificación.
l. [*NoteTerm!!perforación*], s. f. — [*NoteTerm!!perforar*], v. tr.
  1. verificación, s. f. — verificar, v. tr.
  2. tría, s. f. — triar, v. tr. clasificación s. f. — clasificar, v. tr.
  3. tabulación, s. f. — tabular, v. tr.
  4. La lectora-perforadora lee simultáneamente los signos o marcas sensibles de las dos caras de un documento electrográfico en forma de perforaciones sobre una ficha ordinaria.

223

Las máquinas utilizadas para realizar las cuatro operaciones precitadas (222) se llaman, respectivamente: perforadora1 verificadora2, clasificadora3 y tabuladora4. En los equipos mecánicos figuran frecuentemente otras máquinas, de las que conviene mencionar las siguientes: la reproductora5, que reproduce en una ficha los datos perforados en otra; la interpretadora6, que imprime en forma legible sobre la misma ficha los datos perforados; la interclasificadora7, que separa o fusiona paquetes de fichas; y la perforadora-recapituladora8, que sirve para confeccionar fichas recapitulativas9, en las que automáticamente quedan recogidos mediante perforaciones determinados resultados de la tabulación (222-5).
  1. reproductora, s. f. — reproducir, v. tr. — reproducción, s. f.
  2. interpretadora, s. f. — interpretar, v. tr. interpretación, s. f.
  3. separar, v. tr. — separación, s. f. fusionar, v. tr. — fusión, s. f.

224

La explotación y el análisis estadístico requieren numerosos cálcalos, facilitados por el empleo de máquinas. Para efectuar sumas y restas se usan máquinas de sumar1. La denominación de máquinas de calcular2 se aplica en general a las máquinas con que pueden efectuarse las cuatro operaciones aritméticas elementales. Las pequeñas máquinas de sumar o de calcular reciben a veces el nombre de máquinas de oficina3. La calculadora4 es una máquina de fichas perforadas que realiza los cálculos y al mismo tiempo perfora los resultados en la ficha o tarjeta que contiene los datos. El cálculo electrónico5 permite realizar con gran rapidez muchas y complicadas operaciones de cálculo. Las calculadoras electrónicas6 ejecutan dichas operaciones automáticamente.
  1. Aún no se han fijado las denominaciones de estas máquinas novísimas. Parece que se tiende a llamar calculadoras a las que operan con fichas perforadas, y ordenadoras a las que emplean cintas magnéticas para registrar los programas operacionales. También se suelen llamar unas y otras computadoras electrónicas.

225

Gran número de cálculos, especialmente los de proporciones, se pueden hacer con ayuda de la regla de cálculo1 : o de otros instrumentos basados en el mismo principio: cilindro de calcular1, círculo de calcular1, hélice de calcular1. Los métodos nomográficos2 son útiles para realizar cálculos complejos con la ayuda de nomogramas3, figuras que permiten obtener el resultado del cálculo por simple lectura, o con la ayuda de construcciones geométricas sencillas.

230

La precisión1 de las estadísticas demográficas depende, principalmente, de la integridad2 de las enumeraciones en que se basan. Entre las fuentes de errores inexactitudes están : las omisiones3, o lagunas3, en las declaraciones o inscripciones; el cómputo múltiple4 de una misma unidad; los errores de declaración5; los errores de clasificación6. Estas imperfecciones se pueden descubrir por medio de encuestas de control7, o encuestas de calidad7. Tanto la falta de contestación a ciertas preguntas como la insuficiencia de los datos suministrados son también importantes causas de imprecisión de ciertas estadísticas; su incidencia se puede medir por la proporción de unidades clasificadas en las categorías de desconocido8, o no consta8, o mal definido8, o mal especificado8, etc.
  1. En este sentido se ha propuesto también la palabra completitud (neol.).

Capítulo 3 • Estado de la población

301

El estudio del estado de la población (201-5) comprende el de la localización de la población1 y el de la estructura (144-4) de la población. Toda población (en el sentido del No. 101-3) vive en un determinado territorio2, y la forma en que se halla distribuida en ese territorio suele estudiarse bajo la denominación de distribución territorial3, o distribución geográfica3, o distribución espacial3.

302

El territorio (301-2) en que vive una población puede ser fraccionado en divisiones territoriales1 siguiendo criterios diversos. Las estadísticas demográficas se recopilan frecuentemente por divisiones administrativas2, o [*NoteTerm!!unidades administrativas2;*] pero también suele estudiarse la distribución de la población por regiones3 y por zonas4, definidas por caracteres geográficos, económicos o sociales. Las palabras región y zona se pueden aplicar a territorios de extensiones muy diversas. Así, por ejemplo, la expresión región natural5 debe interpretarse, con frecuencia, en el sentido de pequeña región que forma una unidad geográfica —correspondiendo entonces a una antigua acepción de la palabra país5 que los geógrafos tienden a restablecer—, pero puede designar, a veces, una verdadera zona climática. El territorio de un país puede dividirse también en regiones económicas6, que abarcan generalmente el territorio de varias unidades administrativas (provincias, partidos judiciales). La expresión área natural7 designa, en la ecología humana (103-5), el territorio en que vive un grupo que presenta ciertos caracteres especiales; y el empleo del calificativo natural se explica, en este caso, por el origen biológico de la expresión.
  1. En España, el territorio de un municipio (303) se llama término municipal.

303

En España, las principales unidades administrativas (302-2) son, por orden jerárquico ascendente, las que siguen: el [*NoteTerm!!municipio*], unidad administrativa elemental regida por el ayuntamiento, o concejo; el [*NoteTerm!!partido judicial*], agrupación de municipios bajo la jurisdicción de un juzgado de primera instancia e instrucción; y la [*NoteTerm!!provincia*], que abarca varios partidos judiciales y está administrada por una diputación provincial. Existen también unidades administrativas especiales como: la [*NoteTerm!!región militar*], el [*NoteTerm!!departamento marítimo*] y la [*NoteTerm!!zona aérea*], para los respectivos ejércitos de tierra, mar y aire; el [*NoteTerm!!distrito universitario; y*] la [*NoteTerm!!parroquia*], la [*NoteTerm!!diócesis*] u [*NoteTerm!!obispado*] y la [*NoteTerm!!archidiócesis*] o [*NoteTerm!!arzobispado*], establecidas a efectos eclesiásticos. El actual Estado español constituye un [*NoteTerm!!reino*]. Las palabras [*NoteTerm!!principado y condado*] designan regiones de carácter histórico.

304

Se dice que una población es sedentaria1 si vive con carácter permanente en viviendas fijas; se llama nómada2 si se desplaza constantemente de un lugar a otro; y semi-nómada3, si sólo permanece durante parte del año en viviendas fijas. En algunos países, ciertas porciones del territorio constituyen reservas4, donde los grupos étnicos primitivos pueden continuar viviendo conforme a sus costumbres y tradiciones ancestrales.

305

La palabra país1 designa un territorio (301-2); la palabra nación2, un pueblo o conjunto de habitantes unidos por la historia y el destino, y la palabra Estado3, una entidad política. En la práctica suele existir una conexión íntima entre el país, la nación y el Estado, lo que da lugar a que con frecuencia se usen indistintamente, atribuyéndoles un significado idéntico. El Estado soberano, en el sentido precedente, se diferencia del Estado5 que forma parte de un Estado federal4, y que, aun cuando conserve cierta autonomía en materia legislativa, carece de independencia política. La palabra territorio6 tiene, a veces, una significación similar a la de Estado; se aplica entonces a regiones que tuvieron antes carácter de colonias y han logrado después una mayor o menor independencia; en este aspecto se distingue entre territorios autónomos7 y territorios no autónomos8.
  1. nación, s. f.— nacional, adj.
    La nación, con respecto a sus colonias, se llama metrópoli.

306

Todo conjunto de casas habitables agrupadas se llama aglomeración de población1. La palabra localidad1 se emplea a veces como sinónima de [*NoteTerm!!municipio*] (véase 303-1), pero se usa con preferencia para designar aglomeraciones de dimensiones modestas. El caserío2 es una aglomeración rural (306-3) formada por un pequeño grupo de casas; la aldea3, o lugar3, una aglomeración rural algo más importante que la anterior, con alguna diferenciación económica. Se da el nombre de ciudad4 al municipio en cuya vida económica no predomina la actividad agrícola. Aplicando este criterio a las aglomeraciones, permite establecer una distinción entre aglomeraciones rurales3 y aglomeraciones urbanas4. La ciudad en que tienen su residencia los órganos de gobierno y administración del Estado se llama capital de la nación5. La aglomeración principal (en sentido administrativo) de una división territorial (302-1) se llama cabeza6, o capital6 -cabeza de partido6, capital de provincia6, núcleo principal6 de un municipio—. La división de las grandes ciudades en barrios7 se confirma con frecuencia, a efectos administrativos, bajo denominaciones diversas: distrito7, circunscripción7, sección7. Entidad de población es una porción de territorio que contiene edificios habitables agrupados y, a veces, edificios diseminados.
  1. Especialmente cuando es muy populosa, la ciudad se llama también urbe.
  2. La ciudad principal de un Estado se llama a veces metrópoli.
  3. En España se considera como número mínimo de edificios agrupados para formar entidad de población el de 10; y como distancia mínima de los edificios diseminados la de 500 metros.

307

Las grandes aglomeraciones urbanas (306-4) se desarrollan generalmente por integración de las localidades o municipios limítrofes, que en algunos casos siguen conservando cierto grado de autonomía administrativa. Este proceso conduce a veces a la constitución de aglomeraciones multimunicipales1, formadas por un núcleo urbano2 dirigente, y su extrarradio3, o suburbios3, que mantienen algunas funciones administrativas. La agrupación urbana4, en cambio, representa un conjunto orgánico formado por varias aglomeraciones, cada una de las cuales sigue conservando su individualidad y su propia vida urbana.
  1. suburbio, s. m. — suburbano, adj.

310

En los censos de población se distingue la población residente1, o población de derecho1 que comprende a las personas que residen habi-tualmente en un término municipal, estén presentes3 o accidentalmente ausentes4 el día de la inscripción; y la población presente2, o población de hecho2, que comprende a los residentes presentes (310-3) y a los transeúntes5, que son las personas que residen habitualmente en otro municipio y se encuentran accidentalmente en aquél donde se inscriben. A efectos demográficos, se entiende por residencia6 el lugar en que una persona vive habitualmente. Los miembros de colectividades (110-5) constituyen la población de colectividades7, o personas que viven en colectividad7. Suele haber reglas especiales para inscribir en el censo a los vagabundos8, o personas sin residencia fija8, o personas sin domicilio8.
  1. En algunos países se emplean también las expresiones: población domiciliada y población legal.
  2. residencia, s. f. — residir, v. i. — residente, p. a.
    A veces no se distingue entre la residencia y el domicilio, o casa en que una persona habita. En los casos de doble residencia, se distingue entre la residencia principal y la residencia secundaria.
  3. Con fines administrativos o científicos se cuentan a veces aparte, después de censados, los miembros de algunas colectividades: alumnos internos de establecimientos de enseñanza, militares que viven en cuarteles, condenados, presos, asilados, etc. El conjunto de estos individuos podría llamarse población fluctuante, en contraposición al resto de los residentes inscritos que forman la población establecida.

311

En Demografía se suele emplear la expresión municipio rural1 para designar aquellos municipios cuyo núcleo principal (306-6) no alcanza un determinado número de habitantes, generalmente 2.000. Los restantes municipios se suelen llamar municipios urbanos2. Se llama población rural3 de un territorio la población total del conjunto de sus municipios rurales; y población urbana4, la población total de todos los municipios urbanos. En los países cuyo territorio no se halla totalmente distribuido por municipios, la distinción entre población rural y población urbana se basa en reglas especiales.
  1. No se debe confundir población rural con población agrícola (359-2).
  2. La palabra urbanismo se emplea en el sentido de desarrollo de las grandes ciudades y modernamente con la significación de aumento de la proporción de habitantes que viven en las ciudades. Con esta última acepción suele emplearse también la palabra urbanización.

312

La densidad de población2 es un índice que mide el volumen de población1 con respecto al territorio; se calcula dividiendo el número de habitantes por el área considerada. Este índice expresa, generalmente, el número de habitantes por kilómetro cuadrado; y, en las ciudades muy pobladas, el número de habitantes por hectárea. La dispersión de la población3 depende del tipo de habitat4, o asentamiento4, de la importancia de las aglomeraciones y de las distancias entre unas y otras. A veces se estudia el centro de gravedad de una población5, que se determina, como baricentro o centro de gravedad, asignando pesos iguales a todos los individuos que constituyen la población.
  1. densidad, s. f. — denso, adj.
  2. dispersión, s. f. — disperso, adj.

313

A veces conviene comparar la densidad de población (312-2) de varios territorios desde un punto de vista económico más bien que espacial, para lo cual se emplean diversos índices de densidad comparada1. Los principales índices comparativos son: la densidad general por unidad de tierra cultivable2, y la densidad de población agrícola por unidad de tierra cultivable3. Otras veces se prefiere calcular estas densidades con referencia a las superficies cultivadas4, no con respecto alas superficies cultivables5. La densidad potencial6, o densidad máxima6, se refiere a la población máxima (904-1) en relación con los recursos económicos disponibles, en tanto que la densidad óptima7 hace referencia a la población óptima (902-4), o más conveniente desde un punto de vista económico (como, por ejemplo, la renta real máxima por cabeza).

320

Para estudiar en la población la distribución por sexos1 se relaciona el número de individuos de uno de ambos sexos2 con el número de individuos del otro sexo, o con el total de uno y otro. Aun cuando se llega a los mismos resultados considerando cualquiera de ambos sexos, se suele estudiar preferentemente la masculinidad3 de la población, calculando la tasa de masculinidad4, o coeficiente de masculinidad4, que expresa la proporción de varones en la población total. También se emplea la expresión relación de masculinidad5 para indicar la relación entre el número de varones y el número de mujeres, o sexo femenino. Esta relación suele expresarse en forma de índice (136-2): tantos varones por 100 mujeres (136-3).

321

La palabra varón1 tiene idéntico significado que la expresión individuo del sexo masculino1, y la palabra mujer2 significa lo mismo que individuo del sexo femenimo2. En cuanto a la infancia, las palabras niño3 y niña4 tienen un significado bien claro (véase, no obstante, 323-3). La palabra hombre5 tiene la significación genérica de ser humano5; y la palabra mujer se emplea también en el sentido de esposa (501-7).

322

En Demografía tiene un interés especial el estudio de la edad1 para el conocimiento de la estructura (144-4) de la población. La edad se expresa, generalmente, en años, o en años y meses, excepto para los niños pequeños (323-6), cuyas edades se indican en meses, en meses y días, o en días. Los estadísticos tienen la costumbre de redondear la edad despreciando las fracciones y expresándola, por tanto, en años cumplidos2 (o en meses cumplidos). Por tanto, es corriente que las cuestiones referentes a la edad se formulen preguntando la edad en el último aniversario3. Los actuarios, en cambio, suelen tener en cuenta la edad en el próximo aniversario4. Las estadísticas presentan algunas veces la edad referida al cumpleaños más próximo5. Otras veces se precisa este dato consignando la edad exacta6, a fin de evitar una posible confusión entre ésta y una edad entera, aproximada por defecto o por exceso. Un individuo alcanza, por ejemplo, la edad exacta de 25 años el día del vigésimo quinto aniversario de su nacimiento; en cambio, el grupo de individuos clasificados como fallecidos a la edad de 25 años comprende a todos los fallecidos cuyas edades exactas estaban comprendidas entre los 25 y 26 años (véase 432-1*); y los individuos de los que se dice que en cierta fecha tienen la edad de 25 años, tienen entonces una edad exacta comprendida entre los 25 y 26 años.
  1. De aquí la interpretación que hay quedar a la expresión grupos de edades (325-2). Debe entenderse la misma en el sentido de edades extremas incluidas; el grupo de 6-13 años, por ejemplo, comprende a los individuos cuya edad exacta (322-6) está comprendida entre 6 y 14 años.

323

El lenguaje corriente cuenta con una gran variedad de palabras o expresiones para designar, generalmente en forma poco precisa, las principales edades de la vida1, o períodos de la vida1 humana. El primer período de la existencia se denomina infancia2, empleándose la palabra niño3 para designar, en general, a los individuos que no han alcanzado la edad de la pubertad (620-2). En los primeros días siguientes al nacimiento se habla de recién nacidos4 (véase 410-3). Se llama lactantes5 a los niños que no han sido aún destetados. La denominación niños pequeños6, o nenes6, se emplea para los niños comprendidos en el período que va desde el momento del nacimiento hasta que comienzan a andar. Reciben el nombre de párvulos7 los niños que no han alcanzado la edad suficiente para su ingreso en la escuela; y con la expresión niños en edad escolar8 se suele designar a los niños de la categoría siguiente (véase el párrafo 346).
  1. infante, s. m.: niño menor de siete años.
  2. recién nacido, s. m. — neonatal, adj.
  3. El período correspondiente se llama primera infancia y comprende aproximadamente el primer año de vida (véase 410-1*).

324

El paso de la infancia (323-2) a la adolescencia1 está señalado por la pubertad (620-2). La palabra adolescente2 se emplea principalmente en relación con las edades muy próximas a la pubertad. Los individuos más próximos a la edad adulta4 se llaman más bien gente joven3, o, simplemente, jóvenes3. Se da el nombre de adulto5 a la persona que ha alcanzado el período de madurez4, o edad adulta. En cuanto a la vejez6, se suele señalar su comienzo en los 60 ó en los 65 años, es decir, en la [*NoteTerm!!edad de retiro*] o jubilación7. Las personas que pasan de esa edad se llaman ancianos8.
  1. adulto, s. m. — adulto, adj.
    A veces se incluye a los ancianos entre los adultos. Coincide entonces el grupo de adultos aproximadamente con el de personas mayores desde el punto de vista jurídico. En cambio, en la distribución de la población en tres grandes grupos de edades (325-4), se considera que éstos están constituidos por los jóvenes, los adultos y los ancianos. Existe entonces una coincidencia aproximada entre el grupo de jóvenes y el de personas menores de edad desde el punto de vista jurídico. La legislación española fija la mayoría de edad en los 21 años.
  2. Los ancianos de edad muy avanzada —que tengan, por ejemplo, más de 80 años— forman el grupo de personas muy ancianas, y se llaman a veces longevos (véase 434-4) los que alcanzan las edades extremas —superiores a 95 ó 100 años, por ejemplo.

325

Las estadísticas presentan la población clasificada por años de edad1, o bien por grupos de edades2, especialmente por grupos quinquenales de edades3, y también por grandes grupos de edades4, por ejemplo: 0-19 años; 20-59 años; 60 años y más (véase 322-2*). Con frecuencia, la clasificación por edad se sustituye por la clasificación por año de nacimiento5. La estructura de la población por edad6, o la composición por edad6, se suele representar, juntamente con su distribución por sexo, mediante un histograma (155-8) llamado pirámide de edades7, por la figura que forman las capas superpuestas que representan a los grupos de individuos de las diversas edades.

326

Se llama edad media1 de una población la media de las edades de los individuos que la componen; y edad mediana2 de una población, la edad que divide a quienes la forman en dos grupos de igual número (véase 140-6). El envejecimiento de la población3 es un fenómeno que se traduce en un aumento proporcional del número de ancianos (324-8) y una disminución del númerp de jóvenes (324-3). El fenómeno inverso, menos frecuente, se llama rejuvenecimiento de la población4 . Conviene no confundir el envejecimiento de la población en el sentido precedente con la técnica, empleada para proyecciones demográficas (720-1), que consiste en envejecer5 (v. tr.) una población aplicándole coeficientes de supervivencia6 por grupos de edades, para determinar el número de individuos que formarán esos grupos algunos años más tarde.
  1. envejecimiento, s. m. — envejecer (v. i.)
  2. rejuvenecimiento, s. m. — rejuvenecer (. i.)

327

No debe confundirse la senilidad1, o vejez individual1, con el envejecimiento de la población, que sólo es efecto de la mayor duración de la vida humana2, resultante del progreso médico y sanitario y del mejoramiento de las condiciones de existencia. Se llama edad fisiológica3 de un individuo la que correspondería normalmente al estado de sus órganos y tejidos, y edad mental4, la que correspondería de igual modo al desarrollo de su inteligencia. En los estudios en que intervienen estos conceptos, se llama edad cronológica de un individuo (en el sentido de 322-1) a la edad determinada por el tiempo transcurrido desde la fecha de nacimiento5 del mismo. El cociente intelectual6 (en abreviatura : C.I.), que se emplea para estudiar el desarrollo intelectual de los niños, es la relación entre la edad mental del individuo y su edad cronológica.

330

Los habitantes de un país pueden dividirse en ciudadanos1 o súbditos1, del Estado —que reciben generalmente la denominación de nacionales1 del país respectivo— y en extranjeros2, que pueden ser ciudadanos de otro país, o tenerla condición de apátridas3, es decir, individuos sin nacionalidad4 alguna. La palabra nacionalidad4 se usa frecuentemente como sinónima de ciudadanía (véase el párrafo 305), razón por la cual conviene distinguir entre nacionalidad política4 y nacionalidad étnica5 (véase el párrafo 333), en el caso de Estados plurinacionales6.
  1. En algunas ocasiones se establece una distinción entre ciudadanos y súbditos, gozando estos últimos sólo de una parte de los derechos reconocidos a los primeros; esto ocurre especialmente en territorios coloniales. Los nacionales de un país sometido a régimen de protectorado suelen llamarse protegidos, desde el punto de vista del país protector.

331

La naturalización1 confiere la calidad de ciudadano (330-1) a un extranjero (330-2), que se convierte entonces en naturalizado2. En España se adquiere la naturalización mediante un decreto de nacionalización3 expedido por el Gobierno a petición del interesado. Algunas legislaciones prevén procedimientos para la revocación4 o anulación de la nacionalidad4, o establecen normas que imponen, a veces, como sanción la pérdida de la nacionalidad5. La clasificación de los habitantes por nacionalidad puede complicarse en los casos de doble nacionalidad6. Suele hacerse la distinción entre extranjeros residentes7, que viven habitualmente en el país de que se trate, y extranjeros transeúntes8, que sólo se hallan en él accidentalmente y por breve tiempo.

332

Los individuos nacidos en un cierto país se llaman originarios1, o nativos1, de ese país. Los que viven en un territorio en el que se establecieron sus antepasados en tiempos lejanos reciben nombres diversos: autóctonos2, indígenas2, aborígenes2, o naturales2. Las estadísticas suelen clasificar a los individuos por su naturaleza en nacidos en el país3 y nacidos en el extranjero4.
  1. La palabra autóctono tiende a eliminar la denominación de indígena, que tiene un cierto matiz despectivo; y la denominación de aborigen sólo suele aplicarse a individuos de pueblos primitivos. Los individuos no autóctonos suelen llamarse alógenos.

333

En Antropología se emplea la palabra raza1 para designar el conjunto de individuos que presentan ciertos caracteres somáticos comunes; en lenguaje corriente, se emplea esa misma palabra en el sentido de pueblo caracterizado por una cultura común o conjunto de habitantes de un determinado territorio. La expresión grupo étnico2, o etnia2, designa una agrupación natural de hombres que presentan ciertas afinidades somáticas, lingüísticas o culturales. La palabra pueblo3 se emplea, más bien, para designar un conjunto de individuos unidos por los lazos de una historia común y de un mismo idioma. Los grupos que, dentro de un determinado país, presentan notables diferencias con respecto a la mayoría de los habitantes del mismo forman minorías4, como, por ejemplo, minorías étnicas4, minorías nacionales4 (véanse 305-2 y 330-5), minorías lingüísticas4.
  1. raza, s. f. — racial, adj. - racismo, s. m.: teoría según la cual ciertas razas son superiores a otras. — racista, adj. u. t. c. s.: hace referencia al racismo, partidario o partidaria del racismo.
  2. etnia, s. f. — étnico, adj.

334

Algunos países forman estadísticas clasificando a los habitantes por el color1 de la piel. Generalmente se limitan a distinguir entre blancos2 y personas de color3. También suelen clasificar por separado a los mestizos5, nacidos del cruce4, o cruzamiento4, de razas (333-1) de colores distintos.
  1. Al cruce o cruzamiento se opone la segregación, que tiende a impedir o limitar el contacto entre ciertos grupos étnicos (333-2) que viven sobre un mismo territorio.
  2. En algunos países de Hispanoamérica la palabra mestizo se aplica al nacido de un blanco y de un amerindio.

340

Los habitantes se clasifican, a veces, según las lenguas1, o idiomas1 y los dialectos2 que hablan. Se distingue, entonces, entre la lengua materna3, que el niño aprende en sus primeros años de vida, y el idioma usual4, o lengua corriente4, en el que el individuo se expresa habitualmente. Esta distinción elimina únicamente una parte de las dificultades que presenta la clasificación de las personas bilingües5, o más generalmente, plurilingües5.
  1. lengua, s. f. — lingüístico, adj.
  2. dialecto, s. m. — dialectal, adj.
  3. bilingüe, adj. — bilingüismo, s. m.

341

Las estadísticas que estudian la distribución de la población según la religión que profesan o el culto que practican los habitantes de un país se llaman estadísticas religiosas1, o estadísticas cultuales1. Dentro de las religiones2 más importantes, se clasifican los principales cultos3, y algunas veces los diversos ritos4 y sectas5. Los individuos que no profesan religión alguna, suelen llamarse ateos6, o librepensadores6.
  1. La palabra rito se emplea también en el sentido de ceremonia religiosa.

342

La población suele clasificarse también según el grado de instrucción1. Analfabeto2 es el individuo que no sabe leer ni escribir; la palabra iletrado2 se emplea a veces como sinónima de analfabeto, pero significa solamente falto de instrucción. El grupo de los alfabetos3 (neologismo) comprende a las personas que saben leer y escribir3. Se podría llamar semianalfabetos4 a las personas que saben leer, pero no saben escribir. Las estadísticas sobre el grado de instrucción5 suelen contener clasificaciones referentes a la duración de los estudios6, o a la duración de la asistencia a la escuela6. También se hacen clasificaciones de los alumnos según los títulos7, o diplomas7, o certificados7, obtenidos; clasificaciones que varían según la organización de la enseñanza8 en cada país.
  1. analfabeto, adj. y s. m. — analfabetismo, s. m.

343

Generalmente se distinguen tres grados de enseñanza1, que en orden ascendente son: enseñanza primaria2, enseñanza media3 y enseñanza superior4. Las diversas categorías de los establecimientos de enseñanza5, y sus respectivas denominaciones, dependen de la organización de la enseñanza en cada país (véase 344). Las enseñanzas de los tres grados citados se cursan, respectivamente, en los centros siguientes: escuelas primarias6, institutos de enseñanza media7 y universidades8.
  1. La enseñanza media puede ser humanística o técnica.
  2. La enseñanza superior puede ser universitaria o especial.

344

En España existen dos sistemas de enseñanza: la [*NoteTerm!!enseñanza pública*], dada en centros oficiales, y la [*NoteTerm!!enseñanza privada*]. Las [*NoteTerm!!escuelas de párvulos*] están destinadas a niños menores de seis años. Las universidades cuentan con un cierto número de [*NoteTerm!!facultades*], en cada una de las cuales se da la enseñanza sobre las materias relativas a una misma ciencia o disciplina. Algunas facultades se subdividen en [*NoteTerm!!secciones*]. Además de los institutos de enseñanza media y de las universidades, existen otros establecimientos dedicados a la enseñanza técnica denominados [*NoteTerm!!institutos*] o [*NoteTerm!!escuelas*]: en el grado medio, [*NoteTerm!!institutos laborales*] de modalidades diversas, [*NoteTerm!!escuelas elementales de trabajo, escuelas de artes y oficios artísticos, escuelas de peritos agrícolas, escuelas de aparejadores, escuelas de ayudantes de ingenieros, escuelas de peritos industriales, escuelas de comercio, escuelas normales, escuelas de náutica;*] y en el grado superior, las distintas [*NoteTerm!!escuelas especiales de ingenieros, escuelas superiores de arquitectura y escuelas superiores de bellas artes*].

345

La palabra clase1se suele emplear para designar un grupo de alumnos2 instruidos conjunta y simultáneamente por uno o varios maestros3. La misma palabra clase4 se emplea también para designar el aula o local en que los alumnos de la clase (345-1) reciben la enseñanza. Una tercera acepción, menos usada, de la palabra clase5 indica un grupo de alumnos que han alcanzado el mismo nivel en la enseñanza de una determinada materia. Los jóvenes que reciben enseñanza en la universidad (343-8) y en las escuelas superiores se llaman estudiantes6.
  1. La palabra escolar se aplica preferentemente a los niños que asisten a las escuelas de enseñanza primaria (343-2). Los alumnos de institutos y escuelas de enseñanza media suelen llamarse estudiantes.
  2. El personal docente recibe las denominaciones siguientes: maestros en las escuelas primarias; y catedráticos y profesores, en las universidades y escuelas de enseñanza media y superior.

346

En las estadísticas de enseñanza1 conviene distinguir entre los alumnos inscritos2, o [*NoteTerm!!alumnos matriculados2, y*] los alumnos asistentes3 en una fecha o período determinado. La comparación entre estos dos números mide la asistencia escolar4. En muchos países, la legislación impone a los niños la escolaridad obligatoria5, o asistencia obligatoria a la escuela5 entre ciertos límites de edad; la expresión edad escolar6 (véase 323-8) tiene en esos países el sentido de edad de escolaridad obligatoria6, y sirve de base para calcular el contingente de niños con escolaridad obligatoria7.
  1. En España, desde los 6 hasta los 12 años.

350

Las estadísticas demográficas distinguen la población activa1, o población económicamente activa1, de la población inactiva2, o población económicamente inactiva2, o población no activa2. En principio, la población activa está constituida por las personas que ejercen una actividad profesional; se incluyen, por tanto, en ella no solamente las personas que ejecutan una actividad lucrativa3, sino también aquellas cuya actividad profesional no está remunerada, en particular los trabajadores familiares (353-5) no remunerados. En cambio, se excluye generalmente a las amas de casa4, por considerar que su actividad no tiene carácter profesional. En el aspecto económico se considera que la población inactiva, constituida por todas las personas no incluidas en la población activa, está a cargo de5, o depende de5 esta última (véase el párrafo 359). Con la expresión tasa de actividad6, o coeficiente de población activa6, se indica la proporción de individuos o miembros de un grupo determinado que forman parte de la población activa.
  1. activo, adj. u. t. c. s.: miembro de la población activa.
  2. inactivo, adj. u. t. c. s.: miembro de la población inactiva.

351

Generalmente se distribuyen los trabajadores que constituyen la población activa (350-1) en trabajadores con empleo1 y trabajadores sin empleo2, o parados2, según cual sea su situación respecto al empleo3. En la mayoría de los casos, en el grupo de trabajadores sin empleo o parados sólo se incluye a los individuos que, careciendo de trabajo, buscan colocación4, o buscan empleo4. Entre ellos cabe aún distinguir los jóvenes que aún no han tenido empleo5 y los trabajadores que ya han tenido alguna colocación6.
  1. La colocación o empleo se estudia con las estadísticas de demandas de trabajo, o solicitudes de empleo, presentadas por los trabajadores parados (351-2), y las de ofertas de trabajo hechas por los patronos (353-2).

352

En sentido estricto, debe entenderse por distribución profesional1 de la población la distribución basada en la profesión individual2, o simplemente profesión2 o ocupación2. Durante mucho tiempo se ha empleado esta expresión para designar la distribución por ramas de actividad económica (357-1), basada en la actividad colectiva (véase 357-1*). En la actualidad, la expresión grupo profesional3 no designa un conjunto de personas empleadas en una misma rama de actividad, sino un conjunto de personas que ejercen una cierta profesión (352-2), o profesiones muy afines.
  1. Algunas veces se emplea la expresión actividad individual. La palabra oficio se aplica preferentemente a las profesiones manuales.

353

La clasificación por profesiones (352-2) de la población activa (350-1) puede combinarse con una clasificación por la [*NoteTerm!!situación en la profesión1*] o categoría de ocupación1, de los individuos. Desde el punto de vista de la situación en la profesión, la población activa se suele dividir en patronos2, o empleadores2, asalariados3, que son empleados de los primeros, trabajadores independientes4, y trabajadores familiares5 (no remunerados). Son estos últimos los miembros de la familia de un patrono o de un trabajador independiente que trabajan con él sin recibir por ello un salario. En cuanto a los trabajadores independientes, se les suele definir como individuos que trabajan por cuenta propia, sin emplear asalariados habitual-mente. Combinando diversos criterios, tales como la profesión individual (352-2), la situación en la profesión (353-1) y la dependencia de una rama de actividad económica (359-1), se pueden definir diversas categorías socio-profesionales6 que permiten clasificar el conjunto de los individuos activos e inactivos que forman la población.
  1. La expresión situación profesional, usada algunas veces en este sentido, es ambigua y debe evitarse.
  2. La categoría de empresarios comprende a los patronos que emplean personal asalariado y a los trabajadores independientes (353-4) que poseen un establecimiento (357-2); la de jefes de establecimiento (véase 357-2) comprende, además de los patronos propiamente dichos, a los directores asalariados (véase el párrafo 355).
  3. La categoría de trabajadores aislados agrupa a los trabajadores independientes y a los trabajadores a domicilio (354-1).

354

Entre los asalariados (353-3) se distingue algunas veces a los trabajadores a domicilio1, que no forman parte del personal de los establecimientos (357-2*) y trabajan a veces para varios patronos (353-2). El personal de ejecución de las empresas (357-2*) se suele subdividir en dos categorías: los obreros2, o trabajadores manuales2, y los empleados3 o trabajadores no manuales3. Atendiendo a la aptitud profesional4, los obreros se clasifican en obreros calificados5, obreros especializados6, o obreros semi-calificados6, y peones7. Los aprendices8 suelen ser incluidos en la población activa (350-1) cuando participan en el proceso productivo, pero no cuando su formación profesional la adquieren en establecimientos especiales.
  1. La expresión personal de ejecución permite englobar en una sola denominación a los obreros y empleados.
  2. En la industria suele distinguirse entre peones especializados y peones ordinarios.

355

El personal asalariado que ejerce la dirección o el control de una empresa (357-2*) comprende los cuadros principales1, los cuadros secundarios2, y los capataces3. Los directores asalariados se consideran unas veces como patronos (353-2) y otras como personal directivo, según tengan o no la categoría de jefes de establecimiento (véase 353-2*).
l. Comprende los [*NoteTerm!!directores*], ingenieros y [*NoteTerm!!jefes de servicio*].

356

La agricultura requiere una terminología especial para designar la situación en la profesión (353-1) de las personas que en ella intervienen. Entre los empresarios agrícolas1, es decir, entre los que cultivan la tierra por cuenta propia, hay que distinguir: los agricultores propietarios2 que explotan tierras propias; los arrendatarios3, que explotan por cuenta propia tierras ajenas arrendadas por un cierto precio; y los aparceros3, que cultivan también tierras ajenas, pero por cuenta propia y del propietario, repartiéndose con él las cosechas y frutos en la proporción convenida. Cuando el reparto se hace por mitad, los aparceros se llaman, por esta razón, medieros3. Obreros agrícolas4 son los que trabajan en la agricultura por cuenta ajena; como asalariados (353-3), se distinguen de los trabajadores agrícolas familiares (353-5).
  1. Las denominaciones labrador y agricultor se emplean generalmente en este sentido.
  2. Entre los obreros agrícolas se distinguen los obreros agrícolas fijos, adscritos a una explotación agrícola (357-2); los obreros agrícolas eventuales, o jornaleros agrícolas, que trabajan a jornal; y los temporeros, que se contratan por una temporada.

357

La población activa (350-1) se puede clasificar también según la rama de actividad económica1 en la que el individuo ejerce su profesión (352-2). Esta clasificación de la población desde el punto de vista de la actividad colectiva1 (véase 352-2*) se basa esencialmente en la clasificación de los establecimientos2 por el papel que desempeñan en la economía. Generalmente se concede gran importancia a la distinción entre población activa agrícola3 y población activa no agrícola4. Los distintos grupos de funcionarios5, constituidos por los empleados (354-3) civiles del Estado y de otras entidades públicas, así como los militares6, suelen considerarse como clases especiales de población activa no agrícola. El personal de establecimientos industríales explotados por entidades públicas se clasifica, por el contrario, según la naturaleza del establecimiento, entre la llamada población activa industrial7.
Al estudiar la población activa (350-1) se suele establecer una distinción entre el [*NoteTerm!!personal de los establecimientos*] y las restantes personas activas: trabajadores independientes (353-4) y parados (351-4).
  1. Conviene no emplear, en este sentido, denominaciones como: profesión, profesión colectiva, y grupo profesional (véase el párrafo 352).’’’’’’
  2. En la agricultura se habla de explotaciones. En la industria y comercio se emplea la palabra empresa; una empresa puede contar con varios establecimientos, de igual o distinta naturaleza.

358

Los inactivos (350-2) pueden dividirse en dependientes1, o personas a cargo de otras1, y en independientes2, según el origen de sus medios de existencia: dependiente es el individuo que está a cargo de otro que provee a sus necesidades y es, por ello, su sostén3 (véase 111-3) —como ocurre con el cabeza de familia (350-4) y con los niños a su cargo (635-4)—; es independiente el individuo que cuenta con recursos propios suficientes para poder subsistir. Entre los independientes merecen mención especial: los rentistas4, que viven del producto de su capital; los retirados5, o jubilados5, cuyos recursos proceden de servicios prestados anteriormente; y los asistidos6, generalmente acogidos en establecimientos benéficos, por estar inútiles para el trabajo7, o por ser pobres de solemnidad.
  1. dependiente, p. u. t. c. s. - dependencia, s. f.
  2. La palabra pensionista se suele aplicar, más que a los retirados (militares) o jubilados (funcionarios civiles), a las personas que cobran pensiones de invalidez, pensiones de viudedad o pensiones de orfandad.

359

Para ciertos fines, se suele incluir a los dependientes (358-1) en la rama de actividad económica (357-1) en que figura su sostén (358-3). Estableciendo determinadas normas para la clasificación de las restantes personas inactivas, se pueden distribuir los habitantes de un país según el sector económico de que procedan sus medios de existencia, empleándose en estos casos las expresiones:población que vive de...1 o población que depende de...1 tal o cual rama de actividad económica. En este sentido, suele hablarse de población que vive de la agricultura2. La expresión población agrícola2, menos precisa (ya que puede tomarse como sinónima de 357-3), tiene con frecuencia el mismo significado. El resto de la población constituye el conjunto llamado población no agrícola3.
  1. No debe confundirse la población agrícola con la población rural (311-3).

360

En algunos censos se ha concedido atención especial a los [*NoteTerm!!impedidos **], o inválidos1. Estos individuos se clasifican según la naturaleza de la invalidez2, siempre que la información recogida sea suficiente al efecto. Se suele establecer una distinción entre los defectos físicos3 (ceguera, sordomudez, etc.) y las incapacidades mentales4 (idiotez, demencia, etc.).

361

Para estudiar la actividad1 (véase el párrafo 350) de los individuos hay que tener en cuenta la edad de ingreso en el trabajo2 y la edad de cese3 en el mismo. Estos dos límites determinan la duración de la vida activa4. Por analogía con la esperanza de vida (433-3), se calcula a veces la esperanza de vida activa5 de los individuos de tal sexo y edad, es decir, la duración media del período en que ejercerán su actividad profesional, con un determinado régimen de iniciación y cese de la actividad, y en las condiciones de mortalidad definidas por una tabla.
  1. El cese en el trabajo no siempre es debido al retiro, determinado por el cumplimiento de una cierta edad.

Capítulo 4 • Mortalidad y morbilidad

401

Se emplea la palabra mortalidad1 para expresar la acción de la muerte sobre la población. La denominación genérica de tasa de mortalidad2 comprende todas las tasas (133-4) que sirven para medir la frecuencia de los fallecimientos3, o defunciones3, en el seno de una población (101-3) o de una subpoblación (101-5). Sin embargo, salvo indicación en contra, debe interpretarse la expresión tasa de mortalidad en el sentido de tasa bruta de mortalidad4, o con mayor precisión, tasa bruta anual de mortalidad general4 (véase el significado de bruta en 135-8). Esta tasa o coeficiente representa la razón por cociente entre el número anual de defunciones observadas en una población (101-3) y el número medio de personas5 que la forman durante el período de observación. Esta tasa se expresa, por lo general, en forma de tanto por mil habitantes (133-4*). Entre las tasas de mortalidad calculadas para poblaciones parciales, merece destacarse la tasa de mortalidad por sexo y por grupos de edades6, que en forma abreviada se designa con la expresión tasa de mortalidad por edades7, ya que sólo en raras ocasiones se calculan tasas de mortalidad por edad o grupos de edades sin distinción de sexo.
Conviene advertir que la palabra fallecimiento ha perdido en Demografía su sentido etimológico de muerte natural (véase 422-3*), por lo que las palabras anteriores resultan sinónimas de estas otras:
[*NoteTerm!!muerte*], s. f. — [*NoteTerm!!morir*], v. i. — [*NoteTerm!!muerto*], adj. usado t. c. s. m.
  1. La palabra mortalidad se emplea algunas veces como sinónima de tasa de mortalidad en el sentido del n.° 401-4 (véase 133-4*).
  2. fallecimiento, s. m. — fallecer, v. i. — fallecido, p. p. usado t. c. s. m.
  3. La expresión mortalidad general indica que se toman en consideración todos los fallecimientos o defunciones (véase 134-7).

402

Los estudios de mortalidad diferencial1 versan sobre las diferencias de mortalidad entre diversos grupos. Cuando un cierto grupo presenta una mortalidad mucho más elevada que otro o que otros varios, con los cuales se lo compara explícita o implícitamente, se habla de supermortalidad2 de ese grupo (en relación con los demás). Bajo la denominación de mortalidad por profesiones3 se estudia la mortalidad de los distintos grupos profesionales (352-3). Conviene no confundir la mortalidad por profesiones con la mortalidad profesional4, que indica la supermortalidad propia de una profesión peligrosa o insalubre. Entre tales riesgos merecen mención especial las enfermedades profesionales5.
  1. La expresión supermortalidad masculina lleva implícita una referencia a la correspondiente mortalidad femenina, por ejemplo, a la misma edad.

403

Las [*NoteTerm!!tasas*] comparativas de mortalidad1 (véase 135-7) se emplean, generalmente, para comparar la mortalidad de diversas poblaciones (101-3), prescindiendo de las diferencias que presenten en sus respectivas estructuras, principalmente en cuanto a su composición por edades. Las tasas comparativas pueden calcularse aplicando, al número de individuos que forman cada grupo de una o varias edades en una población típica2, es decir, en una población que posee una determinada estructura por edades, las tasas observadas en cada uno de tales grupos. Pero este método de cálculo directo, llamado método de la población típica3, es inaplicable si no se dispone de tasas de mortalidad por edades. Entonces cabe recurrir a la obtención indirecta de tasas comparativas, convirtiendo en tasas los índices (136-2) calculados por el método de las tasas típicas4. Si se emplean directamente —en particular para comparaciones entre subpoblaciones (101-5)— los índices obtenidos por este método se llaman índices comparativos de mortalidad5. Se calculan con la ayuda de una mortalidad típica6, es decir, de una serie de tasas típicas de mortalidad6 por edad, que se aplican al número de individuos de igual edad en las poblaciones estudiadas. El valor del índice para una población determinada se obtiene refiriendo el total de defunciones observadas7 en dicha población, al número de defunciones hipotéticas8, o defunciones calculadas8, o defunciones teóricas8, obtenido en la forma descrita y tomado como base igual a 100 (136-3).

410

La expresión mortalidad infantil1 tiene en Demografía el [significado preciso de mortalidad de los niños menores de un año. Se llama mortalidad neonatal2 la mortalidad ocurrida en el transcurso del período neonatal3, que comprende el primer mes, o los primeros 28 días de vida. Algunos demógrafos han propuesto la expresión mortalidad posneonatal4, para designar la mortalidad ocurrida durante el período que se extiende desde el fin del período neonatal hasta la edad de un año. Se puede emplear la expresión mortalidad intrauterina5 para designar sin ambigüedad la mortalidad "in útero" de todo producto de la concepción (602-6), cualquiera que sea la duración de la gestación (603-3). No ocurre así con la expresión mortalidad fetal6, cuyo significado es impreciso (véase el párrafo 602), a no ser que se emplee como sinónima de mortinatalidad6. En este caso designa la mortalidad "in útero" de productos de la concepción con una duración de la gestación superior a cierto mínimo, variable según los países, pero que generalmente es del orden de seis meses. Bajo la denominación de mortalidad perinatal7 se engloban la mortinatalidad y la mortalidad infantil endógena (véase 424-2*), por considerarlas muy afines. Las defunciones del período neonatal, por ejemplo, incluso las de la primera semana de vida, son sustituidas a veces por las defunciones endógenas en el cálculo de tasas de mortalidad perinatal.
Se podría emplear la expresión [*NoteTerm!!mortalidad embrionaria*] para designar la mortalidad intrauterina anterior a la mortalidad fetal, pero adolece de la misma imprecisión que esta última (véase el párrafo 602).
  1. A diferencia de la palabra infancia (323-2), el adjetivo infantil se emplea aquí en su sentido primitivo (del latín infans: niño pequeño; etimológicamente: que no sabe aún hablar); corresponde a la primera infancia (323-6*).
  2. defunciones intra-uterinas: defunciones in útero.
  3. mortinacimiento (neolog.), s. m.: alumbramiento de un nacido muerto (adj. usado como s. m.).
    Por mortalidad feto-infantil se entiende el conjunto formado por la mortinatalidad y la mortalidad infantil.

411

Se llama tasa de mortalidad infantil1 la razón por cociente entre las defunciones de menores de un año2 ocurridas durante un año y el número [*NoteTerm!!de*] nacidos vivos (601-5) registrados en el transcurso del mismo año o la media de los nacidos vivos en el año de que se trate y en el año anterior. Esta tasa es una tasa de contemporáneos (153-4), que mide sólo aproximadamente la probabilidad de morir (432-2) en el primer año, contado desde el instante de nacer. Se expresa, generalmente, en forma de tanto por mil nacidos vivos (133-4*). Si se dispone de clasificaciones combinadas de fallecidos por edad y año de nacimiento, se pueden calcular tasas de mortalidad infantil de generaciones (153-5), que miden la probabilidad que los individuos de una generación tienen de morir antes de cumplir la edad de un año. Cuando no existen tales clasificaciones, se pueden emplear coeficientes de separación3 aproximada por años de nacimiento de las personas fallecidas a determinada edad en el curso de un año civil. Las tasas de mortinatalidad4 (véase 410-6) se calculan generalmente en forma de razón por cociente, al igual que las tasas de mortalidad infantil, pero empleando como denominador el total de nacidos (601-7), y no solamente el número de nacidos vivos. La determinación de tasas de mortalidad intrauterina5 (véase 410-5) tropieza con la dificultad que representa el desconocimiento de los abortos (603-5) precoces.
  1. Expresión abreviada de número de defunciones de niños menores de un año de edad.

412

Las expresiones mortalidad infantil (410-1) y mortalidad neonatal (410-2) son las únicas que, en el estudio de la mortalidad por edades1, se refieren a un período de la vida netamente definido. En cambio carecen de significación precisa expresiones como mortalidad juvenil2, mortalidad de adultos3 y mortalidad de ancianos4, o mortalidad senil4 (véase 324-5* a efectos de las edades aproximadas correspondientes).

420

Con el nombre de morbilidad1 se estudia la acción de la enfermedad2 en la población. La formación de las estadísticas de morbilidad3 tropieza con la dificultad de distinguir de un modo preciso entre la enfermedad y la salud para la determinación de los casos de enfermedad4. La expresión genérica de estadísticas sanitarias5 tiene un sentido más amplio que el de estadísticas de morbilidad, y comprende todas las estadísticas referentes al estado sanitario de la población. Comprenden en particular las estadísticas de la mortalidad por causas6. En atención a que son muy numerosas las enfermedades que pueden ser causas de muerte7, suelen los demógrafos utilizar clasificaciones combinadas, que sirven tanto para clasificar las enfermedades como las causas de muerte.
  1. morbilidad, s. f. — mórbido, adj. — morboso, adj.
  2. enfermedad, s. f. — enfermo, adj., usado t. c. s. m. 5. sanitario, adj. — sanidad, s. f. — sano, adj.

421

La clasificación de las defunciones por causas (véase 420-7) se complica por la existencia de causas simples de muerte1 y causas múltiples de muerte2, o causas complejas de muerte2. En este último caso, se pueden distinguir la causa final de la muerte3, o causa inmediata de la muerte3, y las causas remotas de la muerte4; o también la causa principal de la muerte5, o causa inicial de la muerte5, y las causas coadyuvantes a la muerte6, o causas secundarias de la muerte6. Las tasas de mortalidad por causas7 se expresan en forma de tanto por 100 000 habitantes. También se calcula la proporción de defunciones por una causa8 entre las defunciones producidas por todas las causas.
  1. En este sentido se habla también de causas asociadas, o de causas concomitantes. Pero, usadas en plural, estas expresiones pueden tener asimismo el significado del n.° 421-2.

422

Tanto la muerte como la incapacidad (425-6) pueden ser efecto de una enfermedad (420-2) o de un traumatismo1 o lesión1 y también de una intoxicación2, o envenenamiento2. Los traumatismos y las intoxicaciones pueden ser debidos a un accidente3 o a un acto de violencia4. Entre estos últimos, hay que distinguir, por una parte, los suicidios5 y tentativas de suicidio5, y, por otra, los homicidios voluntarios6, lesiones voluntarias6 y envenenamientos criminales6. Las muertes por hechos de guerra7 y las lesiones por hechos de guerra7 se suelen clasificar separadas de otras causas.
l. [*NoteTerm!!lesión*], s. f. — [*NoteTerm!!lesionado*], adj., u. t. c. s. m. [*NoteTerm!!herida*] s. f. — [*NoteTerm!!herido*], adj. u. t. c. s. m.
  1. Debe preferirse la expresión muerte por accidente a la de muerte accidental; esta última se emplea más bien en oposición a la de muerte natural, para designar cualquier defunción no debida a enfermedad o senilidad (424-5).
  2. La expresión muerte violenta puede aplicarse a cualquier muerte por accidente.
  3. El homicidio involuntario, u homicidio por imprudencia, se considera generalmente como un accidente (422-3).
  4. La expresión defunciones o muertes de guerra tiene un significado menos preciso.

423

Ciertas enfermedades contagiosas1 merecen atención especial porque pueden propagarse rápidamente; y cuando se extienden mucho constituyen epidemias2, cuyo estudio se realiza en estadísticas especiales tituladas estadísticas epidemiológicas3. En muchos países, la formación de estas estadísticas se ha facilitado porque las enfermedades a que se refieren han sido incluidas en el grupo de enfermedades de declaración obligatoria4. Aunque en forma imprecisa, se puede distinguir entre enfermedades crónicas5, de evolución lenta y larga duración, y enfermedades agudas6, de evolución rápida y corta duración.
  1. Con matices diferentes suelen emplearse también otras expresiones, como enfermedades infecciosas y enfermedades infecto-contagiosas.
  2. epidémico, adj. — epidemia, s. f.
  3. epidemiológica, adj. — Epidemiología, s. f.
  4. En algunos países existe un grupo de enfermedades de declaración voluntaria.

424

Entre las causas de muerte (420-7) cuyo estudio tiene especial interés para el demógrafo, hay que mencionar las deformaciones congénitas1, las enfermedades de recién nacidos2 y el conjunto de enfermedades y traumatismos relacionados con el embarazo, el alumbramiento y el estado puerperal3. Este último grupo de enfermedades y traumatismos es el origen de la mortalidad derivada de la maternidad4, que se puede estudiar como razón por cociente entre las defunciones correspondientes y la población, como en el cálculo de las tasas de mortalidad por causas (421-7), o entre las defunciones y las concepciones (en su defecto: los nacimientos), por analogía con el cálculo de las tasas de letalidad (425-7). La proporción de defunciones atribuidas en las estadísticas a la senilidad5 o a causas mal definidas constituye un índice de la calidad de las clasificaciones por causas de muerte.
  1. A veces se distribuyen las defunciones de menores de un año (411-2) en dos grupos, según que la causa de muerte sea de naturaleza endógena o exógena. En principio, se clasifican en el primer grupo las defunciones debidas a la constitución interna del recién nacido, o a las circunstancias del alumbramiento; y en el segundo grupo, las defunciones originadas por el contacto del niño con el medio exterior: por ejemplo, enfermedades infecciosas o accidentes.
  2. La expresión mortalidad puerperal designa la mortalidad del período puerperal, es decir, del período en que la parturienta guarda cama.
  3. senilidad, s. f.: desfallecimiento por vejez. — senil, adj.: referente a la vejez (324-6).

425

Los principales índices de morbilidad1 (420-1) se refieren a la frecuencia de las enfermedades, a la duración de éstas, o a su gravedad. Tales índices se calculan para una enfermedad (420-2) determinada o para el conjunto de enfermedades. Por analogía con la tasa de mortalidad (401-2), se llama tasa de morbilidad2 la razón por cociente entre el número de nuevos casos de enfermedad (420-4) observados en una población durante cierto período, y el número de individuos que constituyen la población estudiada. La proporción de enfermos3 que en un momento dado existen en una población constituye otro índice de frecuencia de las enfermedades. La duración media de los casos de enfermedad4, y el número medio de días de enfermedad5 por individuo de la población estudiada, durante un período determinado, sirven como índices de la incapacidad6 producida por la enfermedad. La gravedad de las enfermedades se mide con la tasa de letalidad7, que expresa la frecuencia con que se produce la muerte entre los enfermos, o más bien, la proporción de casos de enfermedad observados en que el desenlace fue fatal.
  1. En los cálculos se suele prescindir de las enfermedades cuya duración no ha sido superior a cierto período de carencia, introducido en los sistemas de seguros para evitar el pago de indemnizaciones por incapacidades (425-6) de corta duración.
  2. La palabra incapacidad no suele emplearse sola. Va generalmente asociada con otras, como ocurre en estas expresiones: incapacidad para el trabajo, incapacidad parcial, incapacidad total, incapacidad absoluta. La incapacidad temporal que dura más de un cierto tiempo se considera incapacidad permanente. Esta se llama en determinados casos invalidez.

430

Los datos para la estadística de defunciones se obtienen del boletín de defunción1 (véase 211-7) que rellenan los funcionarios del Registro del estado civil al extender las actas de defunción (211-1). En algunos países, se aplican procedimientos especiales para guardar el secreto médico sin menoscabo de la información estadística. Uno de estos procedimientos consiste en unir a un boletín de defunción anónimo un certificado médico2 confidencial, en el que el médico de cabecera consigna la causa de la muerte (420-7). La correspondencia entre el boletín y el certificado se establece dando a ambos documentos el mismo número de registro.
  1. Las primeras estadísticas de defunciones se formaron con listas mortuorias tomadas del registro de sepulturas o entierros, uno de los antiguos registros parroquiales (211-2*).

431

Con la expresión tabla de mortalidad1 se designa, en sentido estricto, la serie de probabilidades de muerte (432-2) que para las distintas edades resultan de la observación de un grupo de individuos. Sin embargo, suele emplearse con mayor frecuencia el nombre de tablas de mortalidad para designar una colección de tablas (153-1) relativas a un conjunto de individuos, cada una de las cuales describe la mortalidad bajo un aspecto particular mediante la correspondiente función biométrica2, o función de las tablas de mortalidad2. Una de estas funciones se llama función de supervivencia3, y la tabla correspondiente se denomina tabla de supervivencia3. Representa esa función el número de supervivientes4 de las distintas edades exactas (322-6), o sea, el número de individuos de una determinada generación (116-1) ficticia que alcanzarían cada una de las distintas edades, sometidos a la mortalidad estudiada. El contingente inicial de esta generación ficticia, es decir, el número de nacidos vivos que sirven de base para el cálculo de la tabla de supervivencia, se llama raíz de la tabla5. Se dice que una tabla de mortalidad muestra la reducción6 de una generación por la muerte, desde el momento inicial en que viven todos sus individuos hasta su completa desaparición, o extinción6. La tabla de supervivencia permite calcular la probabilidad de supervivencia7, a la edad (exacta) x + h de un individuo que haya alcanzado la edad (exacta) x.
  1. El número de supervivientes a la edad x se representa por lx.
  2. Como raíz de la tabla suele tomarse una potencia de 10; generalmente 100-000.
  3. La probabilidad de supervivencia, a la edad x + h, de un individuo de edad x se representa por npx, omitiéndose el subíndice n cuando es igual a 1.

432

A la tabla de supervivencia (431-3) corresponde una tabla de fallecidos1 de la misma raíz (431-5), que representa la distribución por edades de los fallecidos de la generación que se estudia. La fracción que expresa el número de individuos que habiendo alcanzado la edad exacta x (véase 322-6) fallecen sin alcanzar la edad exacta x + 1, se llama probabilidad de muerte2 a la edad x. Esta probabilidad es la razón por cociente entre los fallecidos de edad x (432-1*) de la tabla de fallecidos y el número de supervivientes de edad x (véase 431-4) de la correspondiente tabla de supervivencia. A falta de datos estadísticos exactos para el cálculo de las probabilidades de muerte, se calculan a veces coeficientes medios de mortalidad3 por edades, obtenidos como las probabilidades de muerte, pero tomando como denominador el número medio de individuos de cada edad en lugar del número de supervivientes de la correspondiente edad exacta (431-4). Se llama coeficiente instantáneo de mortalidad4, o tasa instantánea de mortalidad4 (véase 137-5), a la derivada logarítmica, tomada con signo positivo, de la función de supervivencia (431-3) con respecto a la edad.
  1. Se ha convenido en llamar fallecidos de edad x a los individuos que han muerto, a una edad exacta comprendida entre x y x + 1 años (véase 322-6). Se representan por dx.
  2. La probabilidad de morir entre las edades x y x + n resulta de dividir el número de supervivientes de edad x + n por el de supervivientes de edad x. Se representa por nqx, omitiéndose el subíndice n cuando es igual a 1.
  3. Un ejemplo de coeficiente medio de mortalidad a la edad x es el tanto central de mortalidad, que resulta de dividir dx por lx +1/2 y se representa por mx.
  4. La tasa instantánea de mortalidad se llama también fuerza de la mortalidad. Se representa por µx.

433

Integrando la función de supervivencia (431-3) entre dos edades exactas (322-6), se obtiene el número de años vividos entre dos edades1 por la generación ficticia de la tabla. También se calcula del mismo modo el número de años vividos después de cierta edad2 por la generación ficticia de la tabla. Si esta cantidad se divide por el número de supervivientes (431-4) de tal edad, se obtiene la llamada esperanza de vida3 a esa edad. La esperanza de vida al nacer4 recibe también el nombre de vida media5. El valor recíproco de la vida media se emplea como índice sintético de mortalidad y se designa con el nombre de tasa de mortalidad de la población estacionaria5 (véase 703-6). En la Demografía potencial (105-4) se considera como potencial de vida6 de un individuo la esperanza de vida correspondiente a su edad, pudiéndose definir el potencial de vida de una población como la suma de los potenciales de vida individuales de todos sus miembros.
  1. La esperanza de vida definida en esta forma se denomina esperanza completa de vida a la edad x, a fin de distinguirla de la esperanza abreviada de vida a la edad x, que se obtiene reemplazando la integral de la función de supervivencia a partir de la edad x, por la suma de supervivientes de la tabla de supervivencia a partir de la edad x + 1 (siendo x un número entero de años). Esta sustitución implica aproximadamente un error por defecto de medio año. La esperanza completa de vida y la esperanza abreviada de vida a la edad x se representan por e°x y ex respectivamente.
    Las tablas de mortalidad (431-1) incluyen generalmente tabla de esperanzas de vida.

434

Se llama vida mediana1 (véase 140-6), o [*NoteTerm!!vida probabie 1*] la edad en que la generación ficticia que constituye la raíz de una tabla de supervivencia se reduce a la mitad. Según esto, un recién nacido tiene una probabilidad igual a un medio de alcanzar esa edad. La distribución de las defunciones por edad, correspondiente a la tabla de fallecidos (432-1), presenta (a veces, entre otros varios) un máximo situado hacia el final de la edad adulta (324-4) o en la vejez (324-6). La edad que corresponde a esta moda (140-8) recibe el nombre de edad modal de ios fallecidos2, o [*NoteTerm!!edad normal de los fallecidos2;*] y la duración de vida correspondiente se llama a veces vida normal2. Este índice representa mejor el concepto corriente de duración de la vida humana3 que los de vida mediana o vida media (433-4). No se debe confundir este concepto de la duración más frecuente de la vida humana con el de longevidad4, que se refiere a la duración máxima de la vida que el ser humano puede alcanzar (véase 324-8*).
y que corresponde a la mediana (140-6) de las supervivencias.
  1. Con mayor precisión se suele hablar de vida probable al nacer, y, en general, de vida probable a la edad x, concepto equivalente al de supervivencia probable a la edad x,
  2. En la expresión edad normal de los fallecidos, la palabra normal tiene el significado que le atribuyen los estadísticos en las expresiones ley normal, curva normal, etc. Sin embargo, entre los estadísticos se está produciendo una reacción contra el empleo de este calificativo a causa de la confusión que puede originar entre lectores no versados en la cuestión. Se prefiere, por tanto, la expresión edad modal de los fallecidos.
  3. Etimológicamente larga vida.

435

Se llama tabla completa de mortalidad1 la que contiene los valores de las distintas funciones biométricas para cada edad. También suele llamarse tabla de mortalidad detallada1. La tabla de mortalidad abreviada2 comprende solamente los valores de las funciones biométricas para ciertas edades básicas3, valores de los cuales se obtienen por interpolación los correspondientes a las restantes edades. Sin embargo, a veces se usa la expresión tabla de mortalidad abreviada para designar una tabla de mortalidad resumida4, que sólo es un extracto de una tabla de mortalidad detallada. También se suele establecer distinción entre las tablas de mortalidad de cabezas seleccionadas5, o tablas de mortalidad específica5, o tablas de mortalidad actuariales5, que se refieren generalmente a individuos seleccionados por las compañías de seguros al exigir un reconocimiento médico previo a la formalización del contrato, y las tablas de mortalidad general6, o tablas de mortalidad demográficas6, que se basan en la observación de toda la población (en el sentido del N.° 101-3).
  1. La expresión cabezas seleccionadas (véase 110-2) sólo se conserva en la terminología actuarial; en Demografía se habla más bien de grupos seleccionados. Un ejemplo de tablas de mortalidad específica son las tablas de mortalidad por profesiones.

436

Las tablas de mortalidad de contemporáneos1 (véase 153-2) resultan de la observación del conjunto de generaciones (116-1) existentes en una determinada época. Las tablas de mortalidad de generaciones2 (véase 153-3) representan, por el contrario, el resultado de la observación de una misma generación a lo largo de su existencia. Se da el nombre de superficie de mortalidad3 a la superficie que representa las probabilidades de muerte (432-2) en función de la edad y del tiempo en que la observación se efectúa.

437

El diagrama de Lexis1 o esquema de Lexis1 es un gráfico que facilita la exposición y aplicación de un método de cálculo de las probabilidades de muerte (432-2). En este esquema, la existencia de un individuo está representada por un segmento de recta llamado línea de vida2, que comienza en un punto que representa el nacimiento y termina en un punto de muerte3. Recientemente se ha propuesto un método para estudiar la mortalidad de los individuos de edad avanzada, llamado método de las generaciones extinguidas4 (véase 431-6).

Capítulo 5 • Nupcialidad

501

El estudio de la nupcialidad1 comprende principalmente el de los fenómenos cuantitativos que resultan directamente de la existencia de los matrimonios2, o uniones legítimas2, es decir, de uniones3 entre personas de diferente sexo, realizadas en la forma prevista por la ley o por la costumbre, y que confieren a las personas interesadas determinados derechos y obligaciones. En la mayoría de los países se celebra una ceremonia, llamada también matrimonio4, para sancionar el acuerdo de unión entre un hombre y una mujer conforme a las normas establecidas por la ley o por la costumbre. La observación de los sucesos (201-3) constituidos por tales matrimonios (en el sentido de 501-4) y por las rupturas de la unión (513-3) forma la base de los estudios sobre la nupcialidad. Por extensión, se incluye algunas veces el estudio de las uniones ilegítimas (503-3), especialmente en aquellos países en que esta clase de uniones están tan generalizadas que su estudio resulta indispensable. Los individuos unidos por los lazos del matrimonio (en el sentido de 501-2) se llaman esposos5, o cónyuges5. El uno con respecto al otro, se llaman respectivamente marido6, o esposo6, y mujer7, o esposa7. Los dos cónyuges forman en cada caso una pareja matrimonial8 (véase 503-4).
  1. La palabra nupcialidad se emplea a veces como sinónima de tasa de nupcialidad (520-2).
  2. Compárese el sentido de la palabra matrimonio en la expresión matrimonio actual, por ejemplo, cuando se habla del número de hijos del matrimonio actual.

502

Tanto la legislación matrimonial1 como las costumbres matrimoniales2 presentan una gran variedad. Se dice que una población es monógama3 cuando un individuo no puede tener más que un solo cónyuge (501-5) a la vez, y que es polígama4 en el caso contrario. Se establece distinción entre las sociedades poliandras5, en las cuales una mujer puede tener simultáneamente varios esposos, y aquellas otras en que el varón puede unirse simultáneamente a varias esposas; estas sociedades pueden lamarse políginas6, si bien esta última palabra es de uso poco común.
  1. monógamo, adj. — monogamia, s. f.
  2. polígamo, adj. — poligamia, s. f. Estas palabras se usan con frecuencia en el sentido de 502-6*.
  3. poliandra, adj. — poliandria, s. f.
  4. polígino, adj. — poliginia, s. f. Estas palabras, poco usadas, se sustituyen generalmente por polígamo y poligamia (véase 502-4*).

503

En materia de matrimonio (en el sentido de 501-4), algunas legislaciones no atribuyen efectos jurídicos más que al matrimonio civil1, regulado por el Estado; otras reconocen también el matrimonio canónico2, regulado por la Iglesia —casi siempre con el requisito de cumplir ciertas formalidades administrativas (declaración, inscripción en el registro civil, etc.). Guando la unión (501-3), más o menos estable, entre un hombre y una mujer se realiza sin ninguna formalidad o ceremonia, se habla —por analogía con la terminología empleada en el 501-2- de matrimonio consensual3, de unión libre3, o de unión ilegítima3. (Laprimera de estas expresiones se emplea con preferencia en sociedades donde este tipo de unión es el único conocido o está muy extendido; la última en cambio expresa implícitamente la coexistencia de este tipo de unión con otro o varios otros tipos no desprovistos de todo formalismo.) La terminología técnica moderna tiende a designar con la palabra pareja4 el conjunto de dos individuos de distinto sexo que viven en una unión estable (véase 501-8), ajustada o no a la ley.
  1. concubinato, s. m. - concubinario, concubina, adj. u. t. c. s.: varón y mujer, respectivamente, que viven en concubinato.
    Estas palabras casi sólo se emplean ya en la terminología jurídica. En el lenguaje vulgar se habla de amantes.
    El concubinato coexiste a veces con el matrimonio en un mismo individuo.

504

En casi todos los países se prohibe contraer matrimonio (501-4) antes de alcanzar la edad mínima para casarse1, que puede ser distinta para cada sexo. La ley o la costumbre suelen establecer otros impedimentos, principalmente para evitar los matrimonios entre consanguíneos2, es decir, los matrimonios entre parientes cercanos entre los cuales exista cierto grado de consanguinidad3.
  1. nubilidad, s. f. — nubil, adj.
    En sentido estricto, el individuo se convierte en nubil (etimológicamente: casadero) cuando alcanza la edad mínima que la ley o la costumbre fijan para poder contraer matrimonio. Pero en el lenguaje corriente se emplean con frecuencia, indistintamente, las palabras nubilidad, nubil, y pubertad, púber (620-2).

505

En muchos países existe la publicación de amonestaciones1, formalidad que ha de cumplirse con una determinada anticipación a la celebración del matrimonio (501-4) y que tiene por objeto ofrecer la posibilidad de que terceras personas que conozcan algún impedimento puedan formular la correspondiente alegación. En algunos casos se necesita obtener una autorización matrimonial2 antes de casarse. Después de la ceremonia suele entregarse a los nuevos casados4 un certificado de matrimonio3. Se dice que ha habido consumación del matrimonio5, o se habla de matrimonio consumado5, cuando se ha realizado la unión carnal de los esposos.
  1. En España, la estadística de matrimonios se forma con los datos contenidos en el boletín de matrimonio (véase 211-7), datos que se toman del acta de matrimonio, inscrita en el libro registro de matrimonios (211-4).
  2. Antes de la celebración del matrimonio, los futuros esposos reciben el nombre de novios, o prometidos, denominación derivada de la mutua promesa de casarse que, en forma más o menos solemne, suelen hacerse, y que constituye los esponsales.

506

En el sentido estricto de la palabra, se dice que se practica la endoga mia1 cuando los matrimonios se verifican exclusivamente entre individuos pertenecientes a un mismo grupo (clan, tribu). Por extensión, se habla asimismo de endogamia cuando entre los individuos pertenecientes a un grupo de dimensiones restringidas se observa una marcada tendencia a elegir su cónyuge dentro del mismo grupo. Se dice en estos casos que el grupo constituye un grupo aislado2. Las barreras que sirven de límite al grupo aislado pueden ser de naturaleza geográfica, social, religiosa, etc. La exogamia3 consiste en que la elección de cónyuge se realiza fuera del grupo al que el individuo pertenece; la exogamia en sentido estricto implica la prohibición de contraer matrimonio entre individuos de un mismo grupo (clan, tribu). Se llaman matrimonios mixtos4 los contraídos entre individuos que se diferencian por una característica acusada, tal como la religión, la nacionalidad, la raza (véase 334-4), etc. Se habla de homogamia5 cuando el matrimonio está constituido por personas que presentan ciertas características comunes, principalmente la de vivir en un medio social análogo; en los casos opuestos se habla de heterogamia6.
  1. endogamia, s. f. — endógamo, adj.
  2. exogamia, s. f. — exógamo, adj.
  3. homogamia, s. f. — homógamo adj.
  4. heterogamia, s. f. — heterógamo, adj.

510

La disolución del matrimonio1 (véase 501-2) consiste, hablando con propiedad, en la ruptura de los vínculos jurídicos que unen a los esposos (501-5) como tales. La disolución de un matrimonio permite contraer, en condiciones legales, un nuevo matrimonio legítimo (501-2). La disolución puede ser debida a la defunción de uno de los cónyuges; el cónyuge superviviente se llama entonces viudo2, si es varón, o viuda3, si es mujer. De los [*NoteTerm!!viudos 4*]’, ’’’o personas viudas4, se dice que viven en estado de viudez5.
  1. matrimonio disuelto : unión legítima (501-2) disuelta por viudez o por divorcio (5H-1).
  2. En algunos países se prohibe a las viudas contraer nuevo matrimonio. En España, la viuda no puede volver a casarse hasta que hayan transcurrido 301 días después de la muerte del esposo. Esta prohibición tiende a evitar cualquier duda sobre la paternidad de los hijos postumos.

511

En los países que lo admiten, el divorcio1 constituye un medio legal o consuetudinario para la disolución del matrimonio (510-1). El divorcio se obtiene con frecuencia mediante el correspondiente juicio de divorcio2. Pero en ciertos países puede ser consecuencia de la repudiación3 de uno de los cónyuges (501-5) por el otro. Los divorciados4, o personas divorciadas4, es decir, los antiguos esposos cuyo matrimonio ha sido disuelto por divorcio, se denominan divorciado5, si es varón, divorciada6, si es mujer.
  1. divorcio, s. m. — divorciar, v. tr. u. t. c. r.
    En España, el divorcio no produce los efectos que tiene en otros países; no disuelve el matrimonio, sino que sólo suspende la vida común de los casados, de modo que equivale a separación legal (512-2).
  2. repudiación, s. f. — repudiar, v. tr.

512

Las legislaciones que establecen el principio de la indisolubilidad del matrimonio1 no admiten el divorcio (511-1): sólo la muerte de uno de los cónyuges puede originar la disolución del matrimonio (510-1). Algunas de estas legislaciones admiten, sin embargo, la separación legal2, o separación de cuerpos y bienes2, que permite una relajación de los vínculos jurídicos entre los esposos (501-5), dispensándoles principalmente de la obligación de cohabitar3, es decir, de la obligación de convivir bajo el mismo techo. Hablando en términos jurídicos, se dice que están separados4 los esposos cuyos vínculos han sido relajados en la forma que se acaba de indicar; pero en Demografía es conveniente precisar más y decir que están legalmente separados4, para distinguir esta situación de aquella otra en que sólo existe entre los esposos una separación de hecho5 llevada a efecto sin ninguna formalidad. Esta separación de hecho, bastante frecuente en ciertas sociedades, se produce unas veces por consentimiento de ambos cónyuges, y otras por abandono6 de uno de los esposos por el otro. Los esposos que viven separados, bien sea por sentencia judicial o por simple acuerdo, constituyen lo que algunos llaman parejas disociadas7.
  1. La aceptación de esta terminología permitiría distinguir la disociación de un matrimonio de su disolución (510-1) por muerte o por divorcio.

513

La anulación del matrimonio1 resulta de un juicio legal en el que se comprueba la nulidad del matrimonio1, o sea, la falta de vínculo conyugal válido2 (véase 501-2) ante la ley, a pesar de la celebración del matrimonio (501-4). La expresión ruptura de la unión3 permite comprender bajo una denominación común todos los casos en que un matrimonio se acaba, ya sea por defunción (véase el párrafo 510), divorcio (511-1), separación legal (512-2) o de hecho (512-5), o por anulación (513-1).

514

La población casadera1 está formada por los individuos que reúnen las condiciones que el derecho escrito o consuetudinario requiere para contraer matrimonio; los individuos que no cumplen estas condiciones forman la población no casadera2. En las sociedades monógamas (502-3) suele diferenciarse entre el primer matrimonio3, en el que ambos contrayentes son solteros (515-2), y los matrimonios sucesivos4: segundas, terceras... nupcias4 entre personas de las cuales una al menos es viuda, o divorciada, si se admite el divorcio como medio de disolver el matrimonio. Para clasificar los matrimonios por el número de orden debe indicarse expresamente el sexo con referencia al cual se determina el orden de matrimonio5, sin lo cual resultan ambiguas las expresiones anteriores (514-4).
  1. casadero, adj. u. t. c. s.
  2. no casadero, adj. u. t. c. s.
  3. Si se trata de un matrimonio en que ambos contrayentes son solteros, conviene sustituir la expresión primer matrimonio por la de matrimonio entre solteros.

515

En las clasificaciones de la población según la situación matrimonial1 o estado civil1 de los individuos, se atribuye la categoría de solteros2, o célibes2, a las personas que jamás han contraído matrimonio y, generalmente, a aquellas otras cuyo único matrimonio ha sido anulado (513-1). Se suele establecer distinción entre los solteros3, o célibes de sexo masculino3, y las solteras4, o célibes de sexo femenino4. En la categoría de casados5, o personas casadas5, generalmente se incluyen aquellas que tienen cónyuge, así como las que están legalmente separadas (512-4), con exclusión de aquellas cuyo matrimonio ha quedado disuelto (510-1*) por muerte o por divorcio. Las personas casadas se distribuyen en hombres casados6 y mujeres casadas7. En caso necesario pueden agruparse en la categoría de no solteros8 las personas casadas, viudas, divorciadas o legalmente separadas,
  1. célibe, adj. u. t. c. s. — celibato, s. m.: estado de las personas célibes o solteras.

520

La denominación genérica de tasa de nupcialidad1 comprende todas las tasas que se emplean para medir la frecuencia de los matrimonios (501-4) en el seno de una población o de una subpoblación (compárese, mutatis mutandis, el párrafo 401). La expresión tasa de nupcialidad, empleada sin ningún calificativo, designa la tasa bruta de nupcialidad2, o, con mayor precisión, la tasa bruta anual de nupcialidad general2 (véase 401-4*). Esta tasa o coeficiente se obtiene dividiendo el número anual de matrimonios por el número de habitantes que constituyen la población; o también, el número de contrayentes o nuevos casados (505-4) —que es exactamante el doble del número de matrimonios— por el número de habitantes. Para distinguir entre los valores obtenidos por estos dos procedimientos de cálculo, se emplean, respectivamente, estas dos expresiones: tantos matrimonios por mil habitantes, y tantos nuevos casados por mil habitantes.

521

Se suelen estudiar separadamente la nupcialidad masculina1 y la nupcialidad femenina2, ya que a veces existen entre una y otra notables diferencias. Las tasas de nupcialidad por sexo3 deben calcularse dividiendo el número de matrimonios (501-4) por el número de personas casaderas (514-1) de cada sexo que forman parte de la población estudiada. Asimismo se calculan tasas de nupcialidad de solteros4 dividiendo el número de primeros matrimonios (514-3) por el número de solteros (515-2) casaderos (514-1*), y tasas de nupcialidad de viudos o divorciados5 dividiendo el número de segundas y sucesivas nupcias (514-4) por el número respectivo de personas viudas o divorciadas (véanse 510-4 y 511-4). Igualmente se suelen calcular tasas de nupcialidad por edad6 para cada sexo y, a veces, para cada una de las distintas categorías de personas casaderas. También se calcula la edad medía de los contrayentes7 para el conjunto de nuevos casados (505-4) de cada sexo, o para el de cada una de sus categorías.

522

Por analogía con las tablas de mortalidad (véase el párrafo 431), se calculan tablas de nupcialidad1, que con el auxilio de diversas funciones describen la nupcialidad por edades de cada sexo. Por la falta de datos suficientes, estas tablas contienen a veces sólo series de coeficientes medios (véase 432-3), calculados para cada año de edad, bien para los solteros (515-2) solamente, o bien para las distintas categorías de personas casaderas (514-1*). No obstante, se calculan a veces coeficientes de nupcialidad2 (véase 432-2) de solteros. Estos coeficientes se definen como proporción de solteros de edad x que se casarán antes de alcanzar la edad x + 1, abstracción hecha de la mortalidad. Tomando por base estos coeficientes, se puede calcular la proporción de personas que quedan solteras a cada edad en una población sujeta a la nupcialidad estudiada. La serie que forman estas proporciones constituye la llamada tabla de soltería3. Si se combina una tabla de soltería con una tabla de supervivencia (431-3), se obtiene una tabla de supervivencia en estado de soltero4. Las tablas de esta índole se llaman tablas de doble eliminación5, ya que la generación ficticia inicial está sometida simultáneamente a dos causas de reducción :1a nupcialidad y la mortalidad. Entre las múltiples funciones que pueden incluirse en estas tablas, conviene mencionar las siguientes: supervivientes solteros6, supervivientes no solteros7, probabilidad de supervivencia en estado de soltero8 yesperanza de vida en estado de soltero9.

523

Los coeficientes empleados para medir la frecuencia de los divorcios (511-1), podrían llamarse tasas de divorcialidad1 (neol.). De igual forma se podría usar la expresión tasa bruta anual de divorcialidad2 para designar la frecuencia relativa de divorcios en una población, o la proporción de nuevos divorciados con respecto a la población total (véase 520-2). Se puede calcular la proporción de divorcios con respecto al número de matrimonios existentes, o sea, la tasa de divorcialidad de los casados3. Si los datos estadísticos disponibles lo permiten, se pueden calcular tasas de divorcialidad por edad4, así como tasas de divorcialidad según la duración del matrimonio5( 524-4).
Como índice de divorcialidad se utiliza el número medio de divorcios por matrimonio6 (debiendo entenderse aquí la palabra matrimonio en el sentido de 501-4, y no de 501-2). Gomo se trata de un índice de contemporáneos (véase 153-4), se calcula generalmente dividiendo el número de divorcios registrados en un año por el número de matrimonios celebrados en el mismo año o por la media ponderada del número de matrimonios celebrados en los años anteriores.
  1. Podrían también llamarse tasas de divorcio; pero la introducción de la palabra "divorcialidad" (neol.) permitiría un paralelismo terminológico con "nupcialidad", "mortalidad", etc.
    En España, de aplicarse los neologismos explicados en este párrafo 523, habrían de interpretarse en el sentido que la palabra "divorcio" tiene en ese país, es decir, "separación legal de cuerpos y bienes", sin disolución del vinculo matrimonial (511-2*).

524

Guando se dispone de suficientes datos estadísticos, se pueden calcular tasas de disolución de matrimonios1 (510-1) por las distintas causas (muerte y divorcio), combinando diversas características, como, por ejemplo, la edad al casarse2 (501-4), o edad de los contrayentes2; la diferencia de edad entre los esposos3 y la duración del matrimonio4 (501-2). De esta forma se obtienen tablas de disolución de matrimonios5 de diferentes tipos.

Capítulo 6 • Fecundidad

601

Bajo el nombre de fecundidad1 se estudian en su aspecto cuantitativo los fenómenos directamente relacionados con la procreación2 humana, considerada en el seno de una población (101-3) o de una subpoblación (101-5). Se emplea la palabra natalidad1 para designar la frecuencia de los nacimientos3 en el seno de las poblaciones propiamente dichas, con exclusión de las subpoblaciones (véase el párrafo 630); y se entiende por fecundidad en sentido especial la frecuencia de nacimientos en el seno de conjuntos humanos en edad de procrear (véase el párrafo 631). Se define el nacimiento como el resultado del alumbramiento o parto (603-4). Los nacimientos de niños vivos4, resultantes del alumbramiento de niños nacidos vivos5, se distinguen de los nacimientos de niños nacidos-muertos o niños mortinatos (véase 410-6*) con la ayuda de diversos criterios de vitalidad, tales como la respiración, la movilidad, los latidos del corazón del niño después de su completa expulsión o extracción. Se habla de natalidad efectiva6, o fecundidad efectiva6 cuando se consideran sólo los nacidos vivos (601-5), y de natalidad total7, o fecundidad total7, cuando se tiene en cuenta el total de nacidos, comprendiendo en él los nacidos muertos (véase 410-6*).
  1. Sobre el sentido de la palabra fecundidad en Demografía, véase el párrafo 621.
  2. procreación, s. f. — procrear, v. tr.; engendrar, v. tr.
  3. En España, según la ley, se considera nacido el feto (602-7) que tiene figura humana y vive veinticuatro horas enteramente desprendido del claustro materno. Los fetos expulsados o extraídos que no reúnen dichas condiciones se clasifican bajo el aspecto estadístico, en nacidos muertos, muertos al nacer y muertos antes de las 24 primeras horas de vida.
  4. No debe confundirse con la fecundidad general (véase 631-6*).

602

La concepción1 que resulta de la fecundación2 de un óvulo3 por un espermatozoide4, inicia el embarazo5 o gestación5, durante el cual el producto de la concepción6 se llama sucesivamente embrión7 y feto7. El momento en que el embrión se convierte en feto no se ba precisado: algunos lo fijan en el término del tercer mes de vida intrauterina; pero se suele llamar embrión a todo producto de la concepción cuyo grado de desarrollo no basta para producir un nacimiento desde el punto de vista estadístico (véase el párrafo 603). Se podría emplear la palabra nidación8 para designar la implantación del óvulo fecundado (602-3) en la pared del útero9, fenómeno que tiene lugar pocos días después de la fecundación (602-2).
[*NoteTerm!!fecundación artificial*]: fecundación conseguida mediante la [*NoteTerm!!inseminación artificial*],
es decir, por procedimiento distinto del coito (624-2).
[*NoteTerm!!gravidez*], s. f. — [*NoteTerm!!grávida*], adj.
  1. concepción, s. f. — concebir, v. i.
  2. fecundación, s. f. — fecundar, v. tr.
  3. El óvulo fecundado se llama huevo.
  4. embarazo, s. m. — embarazada, encinta, adj.
  5. embrión, s. m. — embrionario, adj. — Embriología, s. f. : ciencia del desarrollo del embrión. — feto, s. m. — fetal, adj.
    En España, la palabra feto significa también el producto de la concepción después de abortado.

603

Se dice que un feto (602-7) es viable1 cuando puede vivir fuera del seno materno, y no viable2 en el caso contrario. Se suele admitir un período de gestación3 mínimo, generalmente comprendido entre cinco y siete meses (véase 410-6*), a partir del cual un feto normalmente constituido se considera viable. Según que la duración del embarazo3 exceda o no ese tiempo, la expulsión o extracción del producto de la concepción recibe el nombre de parto4, o alumbramiento4, o el nombre de aborto5. Se emplea la palabra puerperio6, o sobreparto6, para designar el período siguiente al parto, de una duración aproximada de seis semanas, durante el cual el útero recupera sus dimensiones normales y la probabilidad de concebir es relativamente pequeña.
  1. viable, adj. — viabilidad, s. f.
  2. Se suele contar la duración del embarazo desde el principio (o el fin) de la última regla, aunque el embarazo no comienza realmente sino después, (620-4), cuando tiene lugar la concepción (602-1), más bien, la nidación (602-8).
  3. parto, s. m. — parir, v. i. — parturienta, adj. (u. t. c. s.): mujer que está de parto, o recién parida.
  4. aborto, s. m. — abortar, v. i. — abortivo adj. (u. t. c. s.): que puede hacer abortar.
  5. puerperio, s. m. — puerperal, adj.: relativo al puerperio.

604

Se llaman abortos espontáneos1 los abortos (603-5) involuntarios, en oposición a los abortos voluntarios, denominados abortos provocados2. El aborto terapéutico3 es un aborto provocado para asegurar la salud de la madre. Cuando la ley autoriza el aborto voluntario en ciertas condiciones, los abortos provocados pueden clasificarse en abortos lícitos4 y abortos ilícitos5, o abortos criminales5.

605

Los alumbramientos (603-4) pueden clasificarse en alumbramientos a término1 y alumbramientos prematuros2 según que la duración del embarazo haya sido normal o haya sido más corta. De los niños habidos en estos alumbramientos se dice que son, respectivamente, nacidos a término3, y prematuros4. Los fenómenos relacionados con los alumbramientos prematuros se estudian bajo el nombre de prematuridad5. Se consideran generalmente como prematuros los alumbramientos correspondientes a un embarazo de duración inferior, en tres o cuatro semanas por lo menos, a la duración más frecuente. Para evitar las dificultades que presenta la determinación de la duración del embarazo (véase 603-3*), se consideran a veces como prematuros los niños cuyo peso al nacer6 no excede de 2.500 gramos, clasificándose entonces como nacidos a término los recién nacidos (323-4) que tienen un peso superior. Esta definición estadística de prematuro se aplica igualmente a los débiles7, que son, en rigor, niños nacidos en un estado anormal de debilidad.
  1. débil, adj., u. t. c. s. — debilidad congénita: estado del recién nacido débil.

606

Se denomina alumbramiento sencillo1 aquel en que nace un solo niño, y alumbramiento múltiple2 aquel en que nacen varios niños, que reciben la denominación de gemelos3, o [*NoteTerm!!mellizos3. Se*] llaman gemelos univitelinos4, o verdaderos gemelos4, los gemelos que provienen de la división de un mismo huevo (602-3) y gemelos bivitelinos5, o falsos gemelos5, los que provienen de la fecundación de óvulos (602-3) diferentes.
  1. Los alumbramientos múltiples se clasifican en alumbramientos dobles, alumbramientos triples, etc., según el número de niños nacidos en cada alumbramiento.
  2. gemelo, adj., t. s. — gemelípara, adj.: que pare gemelos.

610

La legitimidad1 de un nacimiento (601-3) se define por referencia al carácter jurídico de la unión (501-3) de que aquél resulta (véase 501-2 y 503-3). En principio, es hijo legítimo2 el que ha sido concebido durante el matrimonio de los padres. En la práctica, la clasificación de los nacimientos en nacimientos legítimos3 y nacimientos ilegítimos4 se hace generalmente según el estado civil de la madre en el momento del alumbramiento (603-4). En consecuencia, los nacimientos que provienen de concepciones prenupciales5, o sea, de concepciones (602-1) anteriores al matrimonio (501-4), se consideran generalmente nacimientos legítimos cuando el matrimonio se ha celebrado antes del alumbramiento. Es hijo ilegítimo6 el hijo cuyos padres (112-2) no estaban unidos por matrimonio en el momento de la concepción; cuando es hijo natural (610-6*) puede ser reconocido7 por el padre, por la madre o por ambos. Este reconocimiento produce jurídicamente su filiación (114-5) con respecto a quien lo hace. Hijo legitimado8 es el hijo natural que, por matrimonio de sus padres, obtiene una situación jurídica equivalente a la de un hijo legítimo. Las condiciones y los efectos de la legitimación9 varían según la legislación de los diversos países.
  1. En España se presumen legítimos los hijos nacidos después de los 180 días siguientes a la celebración del matrimonio y antes de los 300 días siguientes a su disolución. Los hijos nacidos dentro de los 180 días siguientes a la celebración del matrimonio se consideran, asimismo, legítimos si el marido conocía el embarazo de su mujer antes de casarse, o si consiente que al niño se le pongan sus apellidos, o si lo reconoce como suyo expresa o tácitamente.
  2. En España se considera hijo natural el hijo ilegítimo nacido de padres que al tiempo de la concepción podían casarse. Hijo adulterino es el hijo ilegítimo de cuyos padres uno al menos estaba casado en el momento de la concepción. Hijo incestuoso es el hijo ilegítimo entre cuyos padres existía en el momento de la concepción algún impedimento matrimonial por parentesco (114-3*).
  3. reconocer, v. tr. — reconocimiento, s. m.: acto por el que un individuo se reconoce padre de un hijo natural.
  4. legitimación, s. f. — legitimar, v. tr.

611

Para las estadísticas de natalidad (601-3), el orden de nacimiento1 puede determinarse de diversos modos. En efecto, se pueden tener en cuenta solamente los hijos del matrimonio actual2, o bien los hijos de la misma madre3, incluyendo o no en el cómputo los nacidos muertos (410-6*). El orden de nacimiento se sustituye a veces por el orden de alumbramiento4 —que difiere del orden de nacimiento en el caso de haber habido alumbramientos múltiples (606-2)—, o por el orden del embarazo5, que tiene en cuenta los abortos (603-5). Considerado con respecto a la mujer, el orden de alumbramiento tiene un interés especial en Obstetricia, donde las mujeres que van a dar a luz se clasifican por su paridez6 (neol.) en primíparas7, que dan a luz por primera vez, y en multíparas8, que ya dieron a luz anteriormente. Esta noción de paridez, que se refiere en este caso al orden del alumbramiento inminente, se extiende a veces al número de alumbramientos anteriores, o al número de niños dados a luz por una misma madre, incluyendo o no en la cuenta los nacidos muertos. Si las mujeres se clasifican por el número de hijos que han dado a luz, se puede hablar, abreviando el lenguaje, de mujeres clasificadas por paridez. Las mujeres de paridez cero se denominan a veces nulíparas9.
  1. Se dice que una mujer es de paridez n cuando ha tenido n partos o alumbramientos, o cuando ha dado a luz n hijos en total (incluidos los nacidos muertos), o n hijos nacidos vivos, debiendo en todo caso precisarse el concepto aplicado.

612

Para estudiar el escalonamiento de los nacimientos1 en el matrimonio (501-2), se calculan los intervalos que median, por una parte, entre el primer nacimiento legítimo (610-3) y la fecha del matrimonio (501-4) y, por otra, entre cada nacimiento y el que lo precede. Todos estos intervalos reciben el nombre genérico de intervalos genésicos2, pudiendo distinguirse el intervalo protogenésico3, comprendido entre el momento de contraer matri-monio y el primer parto, y los intervalos intergenésicos4, transcurridos entre nacimientos sucesivos. La duración del matrimonio hasta el momento del nacimiento5 de los hijos legítimos de los distintos órdenes se emplea asimismo para estudiar el escalonamiento de los nacimientos. La expresión espaciamiento de los nacimientos6 evoca la idea de una acción voluntaria del matrimonio (503-4) tendente a espaciar el nacimiento de los hijos. En relación con el estudio de los períodos de exposición al riesgo de concebir (637-5), se consideran los períodos de ingravidez7, que median entre el momento de contraer matrimonio o de dar a luz y la concepción siguiente.

620

Se llama período de procreación1, o período de reproducción1, el período de la vida durante el cual el ser humano es capaz de procrear (601-2*). La capacidad de procrear aparece en la fase de pleno desarrollo de los órganos genitales denominada pubertad2. En la mujer, la capacidad de procreación está estrechamente unida al fenómeno de la menstruación3, que consiste en la aparición periódica de la regla4. Las primeras reglas5 aparecen en la pubertad y las últimas señalan la menopausia6, o desaparición definitiva de la menstruación. En la práctica, se admite generalmente que el período de procreación comienza a la edad de nubilidad (504-1) y termina entre los 45 y los 50 años en la mujer. La desaparición temporal de la menstruación, ya sea normal o patológica, se denomina amenorrea7.
  1. Se dice también: edad de procrear, edad de reproducción (véase 323-1*), y pudiera decirse con propiedad edad fértil (véase 621-1*].
  2. pubertad, s. f. - púber, adj.: que ha alcanzado la edad de la pubertad.
  3. Se emplea también la palabra menstruación en el sentido de regla (620-4).
  4. regla, s. f. — menstrual, adj.: relativo a la menstruación. Con la significación de regla se usa también la palabra periodo.
  5. amenorrea gravídica: desaparición de las reglas por causa de la concepción; en caso de lactancia, pueüe durar varios meses después ael parto.

621

En la terminología técnica moderna, los demógrafos emplean las palabras fertilidad1 y esterilidad2 para designar respectivamente la capacidad y la incapacidad de procreación, y las palabras fecundidad3 e infecundidad4 para indicar una procreación efectiva o una falta de procreación. Guando esta última se debe a la voluntad de las parejas de no procrear en absoluto o de no procrearmás, se habla de infecundidad voluntaria5. Adviértase el sentido distinto que tienen en inglés y en español palabras homologas : fertility corresponde a fecundidad, y fecundity a fertilidad.
  1. fertilidad, s. f. — fértil, adj.: capaz de procrear.
  2. esterilidad, s. f. - estéril, adj.: incapaz de procrear.
    Se precisa a veces: esterilidad fisiológica, fisiológicamente estéril, para evitar toda ambigüedad (véase 621-5*).
  3. fecundidad, s. f. — fecundo, adj.: que ha procreado.
  4. infecundidad, s. f. — infecundo, adj.: que no ha procreado.
  5. La expresión esterilidad voluntaria debe considerarse, por lo dicho (621-2), impropia.

622

La esterilidad (621-2) de una pareja puede ser debida a la esterilidad de una de las personas que la forman o a una incompatibilidad biológica entre ellas. Suele distinguirse la esterilidad total1 o incapacidad de procrear ningún hijo, de la esterilidad parcial2, o incapacidad de procrear un nuevo hijo después de haber procreado al menos uno. Se entiende por esterilidad temporal3 una incapacidad de procrear limitada en el tiempo. Esta expresión se suele aplicar a las mujeres en los casos en que su incapacidad de concebir no tiene nada de patológica. Entonces es preferible hablar de períodos de infecundidad4, más bien que de períodos de esterilidad4. Es el caso, por ejemplo, de los períodos en que la concepción se considera como imposible dentro del ciclo menstrual5, es decir, dentro del intervalo comprendido entre las fechas de aparición de dos menstruaciones sucesivas. Es también el caso de los períodos en que la falta de ovulación6, resulta de un mecanismo fisiológico normal (embarazo, lanctancia; véase 622-7*). Por el contrario, se habla propiamente de esterilidad temporal cuando la desaparición temporal de la ovulación presenta un carácter anormal, lo mismo si esta desaparición se traduce en una sucesión de ciclos anovulares7, o ciclos menstruales sin ovulación, o en un período de amenorrea (620-7).
  1. No se debe confundir la esterilidad parcial con la esterilidad Secundar ia,ex:presión médica que indica una esterilidad consecutiva a una enfermedad o a un traumatismo.

623

La fecundidad (621-3) de las parejas depende de su comportamiento con respecto a la procreación1. Desde este punto de vista se distinguen las parejas neomaltusianas2 (véase 906-1*), que tratan de regular la procreación según sus deseos, de las parejas no neomaltusianas3. La planificación de la familia4 puede referirse a su dimensión (véase 635-2) final, o al espa-ciamiento de los nacimientos (612-6), o a uno y otro aspecto. La planificación de la familia se lleva a cabo mediante la evitación del embarazo5 (véase el párrafo 624), o por medio del aborto provocado (604-2). Las expresiones regulación de los nacimientos6, restricción de los nacimientos6, control de los nacimientos6, son más o menos sinónimas y todas ambiguas, pudiendo aplicarse al comportamiento de las parejas con respecto a la procreación, o bien a puntos de vista doctrinales sobre la materia.

624

Se entiende por contracepción1 la aplicación de métodos destinados a impedir que las relaciones sexuales2, es decir, el coito2, produzcan la concepción (602-1). La esterilización (621-2*) no suele incluirse, generalmente, entre estos métodos llamados métodos contraceptivos3, o métodos anticonceptivos3. En cuanto a la abstinencia4, o abstención completa y prolongada de relaciones sexuales, queda excluida por su propia definición.
  1. contracepción, s. f. — contraceptivo, adj.: relativo a la contracepción.

625

Se clasifican a veces los métodos contraceptivos (624-3) en métodos con adyuvantes1 y métodos sin adyuvantes2, según que necesiten o no el empleo de material contraceptivo3, es decir, accesorios materiales: aparatos, productos espermicidas4, etc. Entre los métodos sin adyuvantes cabe mencionar la técnica del coito interrumpido5 y el método de continencia periódica6, que aprovecha los períodos de seguridad7 del ciclo menstrual, en los que la fecundación (602-2) se considera imposible.
  1. espermicida, adj., u. t.-c.-s.: que mata los espermatozoides (602-4). 6. Conocido también con el nombre de método Ogino.

626

Los métodos con adyuvantes (625-1) más usados se basan en el empleo de los accesorios o procedimientos siguientes, bien separadamente o bien asociados: preservativo1, pesario oclusivo2, dispositivos oclusivos por penetración uterina3, tapón vaginal4 o esponja vaginal4, inyección vaginal5, jaleas contraceptivas6 o pomadas contraceptivas6 u óvulos contraceptivos6, comprimidos efervescentes7 o polvos efervescentes7.

630

Se llama en general tasa de natalidad1 o coeficiente de natalidad1 a la relación por cociente entre el número de nacimientos (601-3) ocurridos en una población (101-3) y el número total de personas que la forman (véase 601-1). Empleada en estos términos, la expresión tasa de natalidad indica la tasa bruta de natalidad2, o con mayor precisión la tasa bruta anual de natalidad efectiva2 (véase 601-6), obtenida dividiendo el número anual de nacidos vivos (601-5) por el número medio de individuos que forman la población. Con mayor precisión, se habla de tasa de natalidad total3 cuando se tiene en cuenta el total de nacidos (601-7). A veces se calculan los componentes legítimo e ilegítimo (véase el párrafo 610) de la tasa de natalidad, denominados respectivamente tasa de natalidad legítima4 y tasa de natalidad ilegítima5; pero, con mayor frecuencia se emplea la proporción de nacidos ilegítimos6 en el total de nacidos (proporción que se suele expresar en forma de tanto por ciento). Con métodos análogos a los que se emplean para el cálculo de las tasas comparativas de mortalidad (véase el párrafo 403), se obtienen tasas comparativas de natalidad7. Las tasas de natalidad se expresan generalmente en forma de tanto por mil (sobreentendiéndose! habitantes). Guando no se tienen datos suficientes sobre los nacimientos, se intenta a veces obtener, de la estructura de una población por edades, indicaciones sobre su fecundidad, por medio de la relación niños-mujeres8, obtenida dividiendo el número de niños de uno y otro sexo de los grupos de edades 0-4 ó 5-9 por el número de mujeres en edad de procrear (véase 620-1*).
  1. La proporción de nacidos muertos (véase 410-6*) con respecto al total de nacidos suele utilizarse como índice de mortinatalidad.

631

La denominación genérica de tasa de fecundidad1, o coeficiente de fecundidad1 se aplica a todas las tasas calculadas dividiendo, por el número de individuos del mismo sexo de un grupo en edad de procrear (620-1*), el número de nacimientos observados en el grupo de que se trate (véase 601-1). Salvo indicación contraria, estas tasas son tasas de fecundidad femenina2, es decir, tasas calculadas para grupos de mujeres; pero también se calculan a veces tasas de fecundidad masculina3 análogas. Las tasas de fecundidad se expresan generalmente en forma de tanto por mil (sobreentendiéndose individuos de tal clase: de tal sexo, de tal edad, de tal estado civil, etc.). Las tasas obtenidas dividiendo el número de nacidos legítimos (610-3) en un cierto grupo de personas casadas (515-5) por el número de las que formen ese grupo se denominan tasas de fecundidad legítima4, y las que se obtienen dividiendo el número de nacidos ilegítimos (610-4) en un cierto grupo de personas no casadas (515-5*) por el número de las que formen ese grupo se denominan tasas de fecundidad ilegítima5. Cuando no se hace distinción alguna con respecto a la legitimidad de los nacidos ni al estado civil de las personas, se obtienen tasas de fecundidad general6. Estos diversos tipos de tasas de fecundidad pueden calcularse para el conjunto de edades que comprende el período de procreación (620-1) o para cada edad: se obtienen entonces, respectivamente, tasas globales de fecundidad7, o tasas de fecundidad por edades8.
  1. La misma denominación se aplica a veces a las tasas que se refieren solamente a nacimientos de niñas. Para evitar toda ambigüedad, las tasas de este tipo podrían denominarse tasas de homofecundidad (neol.), añadiendo femenina o masculina según el sexo considerado (véase la nota siguiente).
  2. La misma denominación se aplica a veces a las tasas que se refieren solamente a nacimientos de niños (véase la nota anterior).
  3. fecundidad legítima: fecundidad de las personas casadas.
  4. fecundidad ilegítima: fecundidad de las personas no casadas.
  5. fecundidad general: fecundidad de las personas de cualquier estado civil.

632

En el estudio de la fecundidad de una cohorte1 (véase 116-2), se considera frecuentemente la descendencia actual2 de la cohorte, es decir, el número de hijos habidos en la cohorte considerada, con anterioridad al momento de referencia. Se puede hablar de descendencia final3 cuando todos los individuos que forman la cohorte han rebasado la edad de procrear (620-1*), y de descendencia incompleta4 en el caso contrario.
  1. Se habla también a veces de descendencia completa y, en las cohortes de matrimonios, de productividad final y de productividad completa (véase el párrafo 633). Existe, sin embargo, cuando se consideran cohortes de matrimonios, un matiz diferencial entre estos dos adjetivos: completo se refiere sólo a los matrimonios no disueltos antes de que la esposa haya rebasado la edad de procrear (véase 635-5), mientras que el final implica tener también en cuenta la descendencia de los matrimonios prematuramente disueltos.

633

Cuando se estudia la fecundidad según la duración del matrimonio (524-4), se suele hablar de productividad de los matrimonios1 Esta puede estudiarse mediante tasas de fecundidad por duración del matrimonio2. Sumando la serie de tales tasas, extendida a todo el tiempo de duración del matrimonio, se puede obtener un índice sintético de fecundidad de los matrimonios3 (véase 634-3). A veces se calculan series de tasas semejantes, y los índices sintéticos correspondientes, para diversas edades en el matrimonio. Dividiendo el número de nacidos vivos registrados durante un cierto período por el número de matrimonios registrados durante el mismo período, se obtiene un número medio de nacidos vivos por matrimonio4, que se emplea a veces como índice de la fecundidad de los matrimonios. La significación de este índice se puede mejorar incluyendo en el numerador de la fracción correspondiente sólo los nacidos legítimos y relacionándolo con la media de los matrimonios observados con anterioridad al período considerado (véase 523-6).
  1. La expresión es ambigua porque la palabra productividad tiene ora el sentido propio de rendimiento (véase 633-2*), ora el de producción (véase 623-3*). Es, por tanto, preferible hablar, según los casos, de fecundidad de los matrimonios, o bien de descendencia de los matrimonios (véase el párrafo 632).
  2. Denominadas a veces tasas de productividad de los matrimonios según su duración
  3. Denominación preferible a la de tasa global de productividad de los matrimonios.

634

Se llama tabla de fecundidad1 a una tabla (153-1) que comprende una o varias series de tasas de fecundidad por edades (631-8) correspondientes a una misma población en un determinado período, o a una misma generación. Las tablas de fecundidad comprenden generalmente tres series de tasas, que constituyen respectivamente la tabla de fecundidad general (véase 631-6), la tabla de fecundidad legítima (véase 631-4) y la tabla de fecundidad ilegitima (véase 631-5). Estas series de tasas pueden llamarse funciones de fecundidad2. La suma de las tasas comprendidas en una tabla de fecundidad general constituye un índice (136-1) que podría llamarse índice sintético de fecundidad3. Corrientemente se emplea la tasa bruta de reproducción (711-5), obtenida multiplicando este índice por la proporción de niñas en el total de nacidos de uno y otro sexo. Esta proporción es el complemento a 1 de lo que conviene llamar tasa de masculinidad de los nacidos4 (véase 320-4). Esta expresión se emplea a veces erróneamente para designar la relación de masculinidad de los nacidos5 (320-5), razón por cociente entre los nacidos del sexo masculino y los del sexo femenino. Del estudio de la masculinidad (320-3) de los nacidos vivos (601-5), nacidos muertos (410-6*) y embriones (602-7), se intenta a veces, análogamente (634-4 y 634-5), deducir la tasa de masculinidad en la concepción6, o relación de masculinidad en la concepción7.
  1. Las tablas formadas con series de tasas de fecundidad por duración del matrimonio (633-2) se denominan ordinariamente tablas de productividad de los matrimonios, mejor que tablas de fecundidad de los matrimonios (no obstante, véase 633-1*).

635

Los censos pueden facilitar indicaciones sobre la descendencia de los matrimonios (633-1*), por medio de las estadísticas de familias1 en las que las familias (115-1) están clasificadas por el número de hijos que tienen. Este número caracteriza lo que se llama dimensión de la familia2. Las estadísticas de familias se establecen considerando unas veces el número de hijos nacidos vivos (601-5) y, otras, el número de hijos supervivientes3. En este último caso, se clasifican a veces las familias según el número de hijos supervivientes que no han alcanzado una cierta edad. Se pueden clasificar también las familias por el número de hijos a su cargo4 (véase 358-1). Para estudiar la descendencia final de los matrimonios (632-3) se presta una atención especial a la dimensión de las familias completas5, en las que la madre ha rebasado la edad de procrear (620-1*) sin que el matrimonio se haya disuelto prematuramente.
  1. Las expresiones que el lenguaje vulgar emplea para designar a las familias según su dimensión suelen ser poco precisas. En España, las leyes de protección social consideran como familia numerosa la que tiene cuatro o más hijos menores de 18 años de edad o mayores incapacitados para el trabajo. Recientemente se ha introducido la expresión familia normal para designar la familia tipo cuya dimensión bastaría precisamente para asegurar la renovación de la población en la hipótesis de que una planificación de la familia (623-4) tuviera este tipo por objetivo.

636

Las tasas de fecundidad por orden de nacimiento1 son tasas de fecundidad (631-1) calculadas teniendo solamente en cuenta los nacimientos de un cierto orden (véase 611-1). Se llaman tasas de fecundidad por paridez2 (véase 611-6) las tasas obtenidas dividiendo el número de nacimientos de un determinado orden n por el número de mujeres que pueden dar a luz a un hijo de este orden n (mujeres de paridez n — 1). Cuando el número tomado como denominador, en lugar de ser una media (401-5), es el total de individuos de una cohorte al comienzo del período que se estudia, se obtienen también cocientes de fecundidad por paridez3 (véase 133-4*). La proporción de mujeres que han tenido al menos n -f- 1 hijos, con respecto a las que han tenido por lo menos n, puede llamarse probabilidad de aumento4 de las familias de n hijos.

637

Se intenta a veces evaluar la capacidad de procreación de las parejas fértiles (621-1*) partiendo de la fecundidad natural2, es decir, de la fecundidad de conjuntos de parejas no contraceptivas1 (624-1*). El estudio del tiempo que tardan en concebir tales parejas permite estimar la fecundabilidad3, o probabilidad de concepción por ciclo menstrual (622-5). Guando se tienen fichas ginecológicas4, en las que se consignan los principales datos sobre el comportamiento de las parejas con respecto a la procreación, se pueden calcular tasas medias de concepción5 durante el período de exposición al riesgo de concebir6 (véase 134-3). Se puede considerar también la inversa de esta tasa media, que representa una duración media de exposición al riesgo por concepción7, expresada generalmente en meses. La comparación de tasas medias de concepción calculadas separadamente para las parejas que emplean medios contraceptivos y para las que no los emplean puededar indicaciones sobre la eficacia de la contracepcion8.

Capítulo 7 • Movimiento general y reproducción de la población

701

Bajo el nombre de movimiento general de la población (201-6) se estudia la forma en que una población se modifica en el transcurso del tiempo, por la renovación de las generaciones que la constituyen y por efecto de las migraciones externas (802-1). Las variaciones que experimenta el número global de habitantes de un territorio determinado constituyen el crecimiento de la población1. A esta expresión se da, generalmente, un sentido algébrico: se dice, por tanto, de una población decreciente2, que tiene crecimiento negativo3. Conviene distinguir entre las poblaciones cerradas4, no afectadas por ninguna migración externa, y las poblaciones abiertas5, que sostienen intercambios migratorios con otras poblaciones. El crecimiento de una población abierta, que puede llamarse crecimiento bruto6, está compuesto por el crecimiento resultante de las migraciones externas y por el crecimiento natural7 (véase 201-7), que produce el saldo entre los nacimientos y las defunciones8. Este saldo se expresa, por lo general, en forma de excedente de los nacimientos sobre las defunciones8, precedido del signo que le corresponda.
  1. Esta expresión es preferible a la de crecimiento neto, que se ha venido empleando en este sentido, seguramente por analogía con la expresión migración neta (803-5).

702

La velocidad de crecimiento de una población durante un cierto período de tiempo se puede expresar mediante su tasa de crecimiento1 en el período considerado. Esta tasa se calcula algunas veces dividiendo el crecimiento bruto (701-6) registrado durante el período que se estudia por el número de personas (101-6) que constituían la población al principio del período. En otras ocasiones debe interpretarse la expresión tasa de crecimiento en el sentido de tasa anual media de crecimiento2. La manera de calcular esta tasa depende del sentido que se atribuya al concepto de tasa media. Por ejemplo, se puede dividir el crecimiento habido por el número de años de observación, y hallar luego la razón por cociente entre el número así obtenido y los habitantes que formaban la población a mitad del período. También se puede tomar como tasa anual media el valor de la tasa anual constante correspondiente al crecimiento global observado. Este último procedimiento se basa en la hipótesis de que la población estudiada puede considerarse, durante el período de observación, como una población exponencial3, o sea, como una población que crece conforme a una ley exponencial en función del tiempo. La tasa de crecimiento natural4 (véase 701-7) se define, generalmente, como razón por cociente entre el excedente anual de los nacimientos sobre las defunciones (véase 701-8) y la población media (401-5) en el período de observación: es entonces igual a la diferencia entre la tasa de natalidad (630-2) y la tasa de mortalidad (401-4). El índice vital5, o razón por cociente entre el número de nacimientos y el número de defunciones registrados durante un mismo período, parece haber caído en desuso.
  1. Esta denominación es preferible a la de población maltusiana, por la ambigüedad que resulta de los dos sentidos, matemático y sociológico (véase 623-2 y 906-1*), con que esta expresión puede emplearse.

703

Se puede demostrar que si una población cerrada (701-4) se halla por tiempo indefinido sometida a leyes invariables de mortalidad y de fecundidad según la edad, tenderá a desarrollarse de acuerdo con una tasa de crecimiento (702-1) constante, y a adquirir, al mismo tiempo, una estructura por edades (325-6) invariable. La tasa instantánea (137-5), límite del crecimiento correspondiente, llamada tasa intrínseca de crecimiento natural1, caracteriza a esta población exponencial (702-3) asintótica, denominada población estable2. La composición por edades de la población estable o composición estable por edades3 es independiente de su composición inicial por edades4. La tasa intrínseca de crecimiento natural correspondiente a la mortalidad y a la fecundidad por edad observadas en una población se emplea para determinar las características del crecimiento debido a dichas condiciones de mortalidad y de fecundidad. De igual forma se puede estudiar el potencial de crecimiento5 correspondiente a los factores de crecimiento dados exclusivamente por la estructura por edades de una población, prescindiendo de su fecundidad y de su mortalidad. Una población estable cualquiera, cuya tasa decrecimiento es nula, se llama población estacionaria6. El número constante de individuos de cada clase o grupo de edades de una población estacionaria es proporcional a la integral, tomada entre los límites de clase, de la correspondiente función de supervivencia (véase 433-1). Se llama población logística7 a la población que crece siguiendo una ley logística en función del tiempo. La tasa instantánea de crecimiento de una población de esta clase decrece linealmente en función del número de personas (101-6) que forman la población considerada, número que tiende en forma asintótica hacia un límite determinado.
  1. Conocida también como tasa de Lotka.
  2. Un índice de crecimiento potencial permite representar este potencial de crecimiento en una escala relativa.

710

Bajo el nombre de reproducción1 se estudia el proceso de renovación de las generaciones (véase párrafo 116) en el seno de las poblaciones, consideradas como conjuntos renovables2 en el sentido matemático de esta expresión. Se habla de reproducción bruta3 cuando se prescinde de la mortalidad hasta el final del período de procreación (620-1), y de reproducción neta4 en el caso contrario.

711

Los índices de reproducción (710-1) más usados se denominan tasas de reproducción1. Se calculan dividiendo, por el número inicial de individuos que constituyen una generación (116-1) femenina o masculina, real o ficticia, el número de descendientes del mismo sexo habidos por la generación considerada. Salvo indicación contraria, estas tasas son tasas de reproducción femenina2, que representan una media de nacidos del sexo femenino por cada niña recién nacida de la generación procreadora. Las tasas de reproducción se expresan con frecuencia en forma de tantos por ciento. La tasa neta de reproducción3, o tasa de reproducción neta3 (véase 710-4), indica cuantas hijas llegarán a tener, en las condiciones de mortalidad y de fecundidad dadas, cada 100 niñas recien nacidas. Análogamente, la tasa bruta de reproducción4, o tasa de reproducción bruta4 (véase 210-3) indica cuantas hijas llegarán a tener, en las condiciones de fecundidad dadas, pero suponiendo nula la mortalidad hasta el final del período de procreación, cada 100 niñas recién nacidas (620-1). Se trata en realidad de un índice de fecundidad (véase 634-3) que expresa la incidencia de este factor en la reproducción. De manera análoga se pueden calcular tasas de reproducción masculina5, que representan la media de nacidos del sexo masculino por cada niño recién nacido de la generación procreadora, y se ha propuesto el uso de diversas tasas de reproducción de sexos combinados6. Las tasas de reproducción son, en general, tasas de contemporáneos (153-4), salvo en el caso de que se indique explícitamente que se trata de tasas de reproducción de generaciones7. Cuando se carece de datos suficientes sobre la fecundidad por edades, se puede estimar la tasa neta de reproducción por medio del índice de reemplazamiento8. Se obtiene este índice calculando el valor del cociente niños-mujeres (630-8), tanto de la población estudiada como de la población estacionaria (703-6) correspondiente a la mortalidad de la población estudiada, y dividiendo luego el primero de dichos valores por el segundo.
  1. Denominada a veces tasa de reemplazamiento y tasa de Boeckh, o tasa de Kuczynski, por alusión al nombre de los autores.

712

Existen diversos procedimientos para calcular la componente legítima1 y la componente ilegítima2 de una tasa de reproducción. Uno de ellos consiste en combinar tablas de fecundidad legítima e ilegítima (véase el párrafo 634) con una tabla de nupcialidad (véase el párrafo 522); de esta forma se obtienen tasas de reproducción habida cuenta de la nupcialidad3.

713

La velocidad de renovación de las generaciones puede medirse con la duración media de una generación1 (véase 116-1*), o intervalo entre generaciones sucesivas1. Cuando se considera una sucesión de generaciones femeninas (116-5), este intervalo coincide con la edad media de las madres2 al nacer sus hijos. Suele decirse que las tasas de reproducción de contemporáneos (véase 153-4) están referidas a generaciones hipotéticas3, o generaciones ficticias3 (véase 116-1), debido a que representan índices sintéticos (véase 634-3) basados en tasas observadas en generaciones diferentes para las distintas edades.
  1. El intervalo entre generaciones masculinas (116-4) sucesivas coincide, asimismo, con la edad media de los padres al nacer sus hijos.
  2. A veces se emplea la expresión cohorte hipotética, o cohorte ficticia, de sentido más general (véase 116-2).

720

Se entiende por proyección demográfica1 el resultado de los cálculos hechos sobre la evolución futura de una población, partiendo de ciertas hipótesis sobre el curso de la fecundidad, la mortalidad y las migraciones. Si las hipótesis elegidas se consideran verosímiles porque se fundan en el análisis de una situación concreta, se habla de perspectivas demográficas2. Tales perspectivas no constituyen previsiones demográficas2 a no ser que las hipótesis en que se basan parezcan muy probables. Las previsiones demográficas suelen ser previsiones a corto plazo3, porque el riesgo de error aumenta considerablemente cuando el período de extrapolación se alarga.

Capítulo 8 • Migraciones

801

Las migraciones1 representan una de las formas más importantes de movilidad2 de las poblaciones, desde el punto de vista demográfico. Se da el nombre de migración, o movimiento migratorio1, al desplazamiento de individuos con traslado de residencia (310-6) desde el lugar de origen3, o lugar de salida3, al lugar de destino4, o lugar de entrada4. Suele establecerse una distinción entre los desplazamientos temporales y los desplazamientos definitivos (801-2*) mediante criterios que se basan en la duración de la ausencia5 del lugar de origen, o en la duración de la permanencia6 en el lugar de destino.
  1. migración, s. f. — migrar, v. i. — migrante, s. m.: persona que migra. — migratorio adj.: referente a la migración. Conviene advertir que la palabra migración se usa a veces para designar también un conjunto de desplazamientos que no entrañan ningún cambio de residencia (véase el párrafo 806).
  2. A veces se emplea, en el sentido de migración, la expresión movilidad espacial, o movilidad geográfica, para distinguir este tipo de movilidad de la movilidad profesional (921-1) o de la movilidad social (920-5).
    Los desplazamientos que se tienen en cuenta en los estudios sobre la movilidad espacial de las poblaciones se clasifican en desplazamientos definitivos y en desplazamientos temporales, según den lugar o no al cambio de residencia (212-5) de los interesados.

802

En el marco de las migraciones (801-1) que afectan a la población de determinado territorio (301-2), se llama migración externa1, o migración exterior1, aquella en que el lugar de destino (801-4) es de distinto territorio que el lugar de origen (801-3). Las migraciones externas se llaman migraciones internacionales2 cuando el territorio considerado es el de un Estado soberano (305-3). La migración externa se denomina inmigración3 o emigración4, según sea el lugar de destino (801-4) o el lugar de origen (801-3) el que se considere al estudiar el movimiento, migratorio. Si el lugar de origen y el de destino se hallan situados ambos en el interior de un mismo territorio, el movimiento migratorio se llama entonces migración interna5, o migración interior5, con respecto a dicho territorio.
  1. La migración que sólo interesa a un territorio por el hecho de que los migrantes lo atraviesan, constituye en relación con este territorio una transmigración, o migración de tránsito
    tránsito, s. m. — transitar, v. i.
  2. inmigración, s. f. — inmigrar, v. i. — inmigrante, s. m.: persona que inmigra. — inmigrado, adj. u. t. c. s.: persona que ha inmigrado.
  3. emigración, s. f. — emigrar, v. i. — emigrante, s. m.: persona que emigra.— emigrado, adj. u. t. c. s.: persona que ha emigrado.

803

La expresión movimientos migratorios1 (en plural; véase 801-1), suele emplearse en el sentido de movimiento migratorio exterior1, o migraciones externas (802-1). La suma de entradas de inmigrantes2 y de salidas de emigrantes3 constituye el volumen total de migraciones4, que se denomina migración total4 por oposición con la migración neta5, o saldo migratorio5, que representa la diferencia entre el número de entradas y el de salidas. Este saldo se denomina inmigración neta6cuando el número de entradas es superior al de salidas, y emigración neta7 en el caso contrario. También puede considerarse este saldo como una cantidad algébrica, interpretándose entonces que es positivo si contribuye a aumentar la población, es decir, cuando el número de entradas es superior al de salidas.
  1. Las entradas y salidas de viajeros en tránsito (802-1*) se excluyen generalmente al calcular la migración total.

804

Se llaman estadísticas de migración1 las estadísticas de los movimientos migratorios que afectan a la población de un cierto territorio. La medida directa de las migraciones2 requiere que se registren estos movimientos de población de un modo sistemático. Las estadísticas de las migraciones internas (802-5) se elaboran generalmente con datos obtenidos de declaraciones de cambios de residencia (véase 212-5), o bien incluyendo preguntas especiales en los cuestionarios censales. En cuanto a las migraciones internacionales (802-2), las listas de pasajeros3 de buques y aeronaves ofrecen con frecuencia la posibilidad de reunir datos de calidad sobre los desplazamientos (801-2*) que se efectúan por vía marítima o aérea. La observación del movimiento de pasajeros por vía terrestre presenta mayores dificultades, particularmente en aquellas regiones en que existe gran movimiento de pasajeros y trabajadores fronterizos (806-1*). En todo caso, convendrá tomar precauciones especiales a fin de distinguir los verdaderos migrantes (801-1*) de los simples viajeros4, y clasificar los viajeros en tránsito (802-1*) separadamente de los migrantes para poderlos excluir al determinar la migración total (803-4). Según los casos, los visados de entrada5 extendidos, así como las autorizaciones de estancia6 o las autorizaciones de trabajo7 concedidas, pueden facilitar información sobre los movimientos migratorios de subditos extranjeros (330-2).
  1. Los visados de salida que los ciudadanos de algunos países han de obtener para marchar al extranjero, pueden constituir asimismo una fuente de información sobre las migraciones.

805

Guando faltan datos para medir las migraciones directamente, se procede con frecuencia al cómputo indirecto de la migración neta1 (véase 803-5). Se obtiene ésta entonces como residuo2 o saldo2 de un balance en el que los otros elementos son conocidos o estimados. En el método del movimiento natural3, por ejemplo, se resta el crecimiento natural (707-1), registrado en el período intercensal, del crecimiento bruto (701-6) experimentado por la población entre dos censos consecutivos. En el método de los coeficientes de supervivencia4 (véase 326-6) se envejece (326-5) la población definida por un censo con ayuda de las tasas de mortalidad del período intercensal siguiente, y las cifras obtenidas se comparan con las que arroje el censo inmediato posterior. Cálculos similares hechos por grupos de generaciones permiten a veces hacer estimaciones de la migración neta en los diversos grupos de edades. Dividiendo la migración total (803-4) o la migración neta (803-5) registrada como media anual de un cierto período por la población media correspondiente al mismo período, se obtienen tasas de migración5 que miden, respectivamente, la movilidad (806-1) externa de la población, y la incidencia de esta movilidad en el crecimiento de la población.

806

El estudio de la movilidad de una población comprende tanto el estudio de las migraciones (801-1), como el de los desplazamientos temporales (801-2*). Entre estos desplazamientos, algunos merecen atención especial por su regularidad cíclica o por su importancia económica y social. Citaremos particularmente los vaivenes de trabajadores1 entre el lugar de residencia y el lugar de trabajo, movimiento cuya periodicidad suele ser diaria o semanal, y las migraciones estacionales2, de periodicidad anual. Las migraciones estacionales son casi siempre migraciones de trabajo3, o migraciones laborales3, es decir, movimientos de trabajadores originados por las condiciones del empleo y que generalmente sólo afectan a la población activa (350-1); sin embargo, en algunas ocasiones presentan carácter familiar, especialmente cuando son motivadas por las condiciones climáticas.
l. [*NoteTerm!!vaivén*], s. m.
Podría llamarse [*NoteTerm!!trabajador pendular*] al que hace todos los dias un viaje de ida y vuelta entre el lugar de residencia y el lugar de trabajo.
Son [*NoteTerm!!trabajadores fronterizos*] los pendulares que atraviesan una frontera entre sus lugares de residencia y de trabajo.
  1. Es una migración estacional y de trabajo la llamada emigración golondrina en el Levante español.

810

Se denominan migraciones espontáneas1 las migraciones (801-1) debidas a la iniciativa de los propios migrantes. Las principales corrientes migratorias (810-1*) suelen ir asociadas a movimientos de sentido contrario y de menor intensidad, que se llaman migraciones de retorno2, y que consisten en el regreso de antiguos migrantes a su lugar de origen (801-3). Se habla de repatriación3 cuando estos movimientos de retorno son organizados por el poder público.
  1. Si las migraciones espontáneas tienen cierta permanencia en el espacio y en el tiempo, constituyen corrientes migratorias.
  2. repatriación, s. m. — repatriar, v. tr. — repatriado, p. p., u. t. c. s.

811

La migración individual1 se refiere a individuos, generalmente trabajadores (véase 806-3), que se desplazan aisladamente. Se denomina migración colectiva2 la migración organizada de grupos de individuos o de familias. Migración masiva3 es la que afecta a un conjunto muy numeroso de seres humanos. Éxodo4 es una emigración masiva, repentina, efectuada a causa de alguna calamidad, sin intervención de los poderes públicos (véase 812-3).
  1. Esta expresión se opone a la de migración familiar, que se aplica a la migración realizada por familias completas.
  2. Se llama invasión (invadir, v. tr.) una inmigración (802-3) masiva y repentina, efectuada en contra de la voluntad de los habitantes del territorio invadido; y se designa con la palabra infiltración una inmigración paulatina, pero prolongada, que se efectúa por elementos cuya importancia numérica es lo suficientemente pequeña para que los habitantes del territorio en que se produce no puedan por algún tiempo darse cuenta de ella.

812

Se habla de migración forzosa1 cuando los migrantes se desplazan bajo la coacción del poder público. La migración forzosa puede ser el resultado de medidas de expulsión2 dictadas contra determinadas clases de individuos; éstos se ven entonces obligados a abandonar el territorio en que residen, sin que se les haya asignado un lugar de destino (801-4). Cosa similar ocurre con la evacuación3, operación que tiene por objeto desalojar de sus habitantes un territorio amenazado por una calamidad. Los individuos que, a pesar de haber sido obligados a migrar, han podido en cierto modo elegir su lugar de destino, reciben el nombre de refugiados4. Las personas desplazadas5, en cambio, son migrantes a los que el poder público ha asignado un lugar de destino. Generalmente se trata de personas comprendidas en una transferencia de población6, es decir, en una migración colectiva (811-2) forzosa, organizada por el poder público. Tales transferencias originan a veces intercambios de población7 entre Estados, intercambios organizados como consecuencia de una modificación de fronteras o para eliminar los problemas que crean las [*NoteTerm!!minorías*] (333-4).
  1. expulsión, s. f. — expulsar, v. tr. — expulsado, p. p., u. t. c. s.
  2. evacuación, s. f. — evacuar, v. tr. — evacuado, adj. u.t.c.s.: persona obligada a abandonar un territorio evacuado.
  3. Guando el desplazamiento forzoso, individual o colectivo, presenta carácter represivo, se habla de deportación, s. f. — deportar, v. tr. — deportado, p. p., u. t. c. s.
  4. transferencia, s. f. — transferir, v. tr.

813

La adaptación de los inmigrados (802-3*) al nuevo ambiente suele realizarse gradualmente. A la fase inicial de acomodación1, durante la cual van desapareciendo los principales prejuicios del inmigrante contra los usos y costumbres del país de establecimiento (véase el párrafo 801), suele suceder la fase que pudiera llamarse de adaptación cultural2, que consiste en la adopción de los usos y costumbres esenciales del país. La desaparición general de las diferencias entre los inmigrados y la población autóctona (332-2) supone su asimilación3. La naturalización (331-1) unas veces facilita, y otras confirma la asimilación.
  1. Con esta significación, y en sentido figurado, se habla también de aclimatación s. f. — aclimatarse, v. r.
  2. asimilación, s.f. — asimilar, v. tr.: hacersemejanteasí mismo (si se refiere a grupos, humanos). — asimilarse, v. r.: hacerse semejante a los demás. — asimilable, adj.: que puede asimilarse. — inasimilable, adj.: imposible de asimilar.

814

Suele ocurrir que los inmigrados (802-3*) procedentes de un mismo territorio se agrupen en el territorio de su nueva residencia conservando lo más esencial de sus usos y costumbres; constituyen entonces una colonia1. La aparición de tales colonias en territorios ya habitados crea problemas de coexistencia2 entre diversas poblaciones. Tal coexistencia puede evolucionar hacia la fusión3 de las poblaciones por desaparición de sus diferencias mutuas, o hacia la integración4 de unas en otras. Se dice que hay segregaciones5 cuando varias poblaciones viven sobre el mismo territorio, una al lado de la otra, pero permaneciendo separadas por barreras creadas por las costumbres o por las leyes, que tienen por efecto reducir lo más posible los contactos entre las distintas poblaciones.
Por [*NoteTerm!!colonización interior*] se entiende la colonización de territorios situados dentro de un Estado por ciudadanos o subditos del propio Estado.
[*NoteTerm!!exterminación*], s. f. — [*NoteTerm!!exterminar*], v. tr.: aniquilar, destruir.
Según las circunstancias, se puede hablar también de [*NoteTerm!!disgregación*], o simplemente de [*NoteTerm!!separación*].
  1. colonia, s. f. — colono, s. m.: miembro de una colonia. — colonizar, v. tr.: establecer una colonia sobre un territorio. — colonización, s. f.: acción de colonizar.
  2. coexistencia, s. f. — coexistir, v. i.
  3. En los casos extremos, los conflictos entre dos poblaciones pueden degenerar en genocidio, o sea, en la exterminación de una de ellas por la otra.

815

La política migratoria1 (véase 801-1*) de cada Estado puede seguir más o menos fielmente la orientación general de su política de la población (104-2). Las leyes de inmigración2 (véase 802-3) suelen ser de carácter restrictivo. Con frecuencia tienden a promover una inmigración selectiva3 por procedimientos más o menos directos, poniendo obstáculos a la entrada de inmigrantes indeseables, o admitiendo con preferencia a los inmigrantes cuya entrada en el país se considera más ventajosa. El sistema de contingentes4, o sistema de cuota4, consiste en asignar a cada categoría de inmigrantes una cuota o cupo en función del total de emigrantes que se desea admitir durante un cierto período de tiempo. Se emplea especialmente para limitar la inmigración procedente de ciertos países, fijando a las distintas nacionalidades (330-4) cuotas o cupos, según la nacionalidad de origen5 de los habitantes del país de entrada (801-4) en una época determinada. De la política migratoria forman parte las medidas tendentes a una redistribución de la población6 dentro del territorio de un Estado mediante el juego de las corrientes de migración interna (802-5).
  1. selectivo, adj. — selección, s. f.
  2. La palabra poblamiento en sentido activo designa el acto de poblar un territorio, y en sentido pasivo viene a ser sinónima de población (101-3); sin embargo, en este último caso existe entre los dos términos un ligero matiz diferencial: poblamiento evoca siempre una relación con el medio físico o territorio (véase 301-1), una imagen concreta, en tanto que población representa un concepto más abstracto. Esta diferencia resulta particularmente sensible si se emplean las palabras compuestas: se prefiere emplear los términos despoblación y repoblación cuando se tiene en cuenta el exceso de nacimientos sobre las defunciones, y los de despoblamiento y repoblamiento cuando se hace referencia al moví miento migratorio (véase 930-2*).

Capítulo 9 • Demografía económica y social

901

La Demografía económica y social (véanse 103-1 y 103-2) estudia las consecuencias económicas y sociales de los fenómenos de la población, así como los efectos que en ésta producen los factores económicos y sociales. Las relaciones de la población con los recursos1 disponibles y con la producción2 de bienes y servicios constituyen importantes materias de estudio de la Demografía económica.

902

Para expresar las nociones de exceso o de insuficiencia del número de habitantes de un cierto territorio, se emplean, respectivamente, las palabras superpoblación1 y subpoblación2. Estas nociones, que sólo tienen sentido en relación con determinado grado de desarrollo3 (véase 903-1), adquieren mayor precisión si están referidas a la población óptima4, es decir, al número de habitantes más ventajoso para los individuos que viven en un determinado territorio, dependiendo el concepto de óptima de la naturaleza de las ventajas consideradas. Así, podemos definir el óptimo económico5 como el número ideal de habitantes de un cierto territorio que proporcionaría a éstos el máximo bienestar material. Este bienestar se identifica, generalmente, con el nivel de vida6, que suele medirse por la renta real media por cabeza7.
  1. superpoblación, s. f. — superpoblado, adj.
  2. subpoblación, s. f. — subpoblado, adj.
  3. óptimo, adj., u. t. c. s. en vez de óptimum.
  4. De la misma forma que se define el óptimo \económico, puede definirse el óptimo de poder, correspondiente a la población que aseguraría el máximo poder militar del Estado, y distintos óptimos sociales, adecuados para que los habitantes de un país puedan disfrutar de las máximas ventajas sociales del tipo de que se trate.

903

Si se tiene en cuenta la noción de desarrollo económico1, o con más precisión, de ritmo de desarrollo económico1 (véase 902-3), a cada clase de óptimo estático (véase 902-5*) corresponde un tipo de crecimiento óptimo2, o ritmo óptimo de crecimiento2 de la población, definido por la velocidad de crecimiento (véase 702-1) que sería más ventajosa, a partir de una situación real dada. Estas nociones tienen especial interés para los países calificados de insuficientemente desarrollados3, o subdesarrollados3, en los cuales el grado de desarrollo es bajo.

904

Se considera generalmente como población máxima1 de un cierto territorio, el número más elevado de habitantes que podrían vivir en él, teniendo en cuenta, por una parte, los recursos disponibles, y, por otra, el nivel de vida prefijado. La noción de población mínima2, en cambio, excluye toda referencia a un territorio determinado, salvo para especificar las condiciones del medio físico (clima) y del medio social (costumbres matrimoniales, por ejemplo) que influyen en el proceso biológico de reproducción (710-1) de la especie humana. Se define, efectivamente, la población mínima como la más pequeña agrupación humana capaz de asegurar la supervivencia del grupo3, es decir, que no corra el riesgo de desaparecer por causa de modificaciones aleatorias de estructura que comprometen el equilibrio de las poblaciones excesivamente reducidas.
La economía teórica emplea la expresión [*NoteTerm!!espacio vital*] para designar la superficie territorial indispensable para que pueda vivir una población dada.
  1. máximo, adj., u. t. c. s. en vez de máximum.
  2. mínimo, adj., u. t. c. s. en vez de mínimum.

905

Al hablar de presión de la población1 o presión demográfica1 evocamos la idea de conexión entre el número de individuos de una población y los recursos (901-1) de que ésta dispone: decir que esa presión es fuerte en cierto territorio equivale a decir que la población está próxima a alcanzar el máximo compatible con los recursos disponibles. Según la teoría maltusiana de la población2, nombre derivado del de su autor, Mal-thus, la población presiona sin cesar sobre los medios de subsistencia3, es decir, tiende constantemente a crecer hasta el límite máximo compatible con los recursos alimenticios de que dispone. Cualquier modificación del volumen global de tales recursos produce, por consiguiente, un desplazamiento del equilibrio de la población4, o equilibrio demográfico4, definido por el mantenimiento de un nivel de vida mínimo, o mínimo vital5. Este equilibrio de la población se sostiene gracias al juego de ciertos obstáculos que se oponen al crecimiento de la población. Malthus clasificaba esos obstáculos en dos categorías: por una parte, los obstáculos represivos6, que actúan por medios destructivos, llamados también obstáculos maltusianos6, y constituidos esencialmente por el hambre, las epidemias y las guerras; por otra parte, los obstáculos preventivos7, capaces de frenar el crecimiento natural de la población; el único obstáculo preventivo que Malthus consideraba admisible es el freno moral8 que los individuos se imponen voluntariamente asociando la prolongación de la soltería9 con la abstinencia (624-4).
  1. y 4. Véase la nota 101-1* sobre los adj. demográfico y demótico.

906

Con el nombre de maltusianismo1 en el sentido original de la palabra, se designa una doctrina social fundada en la teoría demográfica de Malthus (véase 905-2), que aconseja la sustitución de los obstáculos represivos (905-6) por obstáculos preventivos (905-7) a fin de frenar el crecimiento de la población. Aunque la palabra maltusianismo se usa a veces como sinónima de neomaltusianismo2, esta última indica una desviación con respecto a las ideas de Malthus y designa la doctrina que preconiza el empleo de recursos como la contracepción (624-1), el aborto (604-2) y, en determinados casos, la esterilización (621-2*), para limitar el crecimiento de la población.
Por extensión, la palabra maltusianismo se emplea a veces como sinónima de restriccionismo.
  1. maltusianismo, s. m. — maltusiano, adj. u. t. c. s.: partidario del maltusianismo. Aunque más apropiada, no ha sido apenas admitida la palabra maltusismo.
  2. neomaltusianismo, s. m. — neomaltusiano, adj.: referente al neomaltusianismo; u. t. c. s.: partidario del neomaltusianismo.

907

Se ha dado el nombre de revolución vital1 o revolución demográfica1, al proceso evolutivo habido desde el siglo XVIII, en la población de diversos países, que se caracteriza por un descenso importante de la mortalidad y de la natalidad. Algunos autores atribuyen este hecho a la industrialización y hacen observar el intervalo de tiempo que suele transcurrir entre el descenso de la mortalidad y el de la natalidad; aquél precede generalmente a éste, lo que da lugar a un período de crecimiento transitorio2, durante el cual la población aumenta en mayor proporción que en los períodos inmediatos anterior y posterior. Algunos economistas atribuyen estos cambios de desarrollo de la población a las variaciones de la productividad3, es decir, de la producción por individuo.

910

La Eugenesia1 es una ciencia que tiene por objeto la investigación y aplicación de métodos apropiados para mejorar la especie humana, especialmente a través de la herencia2, es decir, por la propiedad que tienen los individuos de heredar una parte de los caracteres de sus ascendientes. La transmisión se efectúa gracias a unos elementos biológicos llamados genes3, que los hijos heredan de los padres. La ciencia que estudia la transmisión de los genes y los caracteres a los que sirven de vehículo se denomina Genética4 (véase 103-4).
  1. Eugenesia, s. f. — eugenésico, adj. — eugenista, s. m..- especialista en Eugenesia.
  2. herencia, s. f. — hereditario, adj.
  3. El conjunto de genes de que es portador un individuo, que ha heredado de sus padres y puede transmitir a sus hijos de una forma parcial, constituye el llamado patrimonio hereditario.

911

Los científicos de otros tiempos se esforzaban en distinguir los caracteres hereditarios1, transmisibles por herencia (910-2), de los caracteres adquiridos2, que se presumía eran ajenos a este mecanismo de transmisión. Hoy en día, sin embargo, se considera que entre unos y otros sólo hay una diferencia de matices, ya que la mayor parte de los caracteres fenotípicos3, o sea, los caracteres tal como se manifiestan, resulta de la acción combinada de los factores genotípicos4, es decir transmitidos por los genes (910-3), y de los factores del medio ambiente. Se consideran dominantes5 los genes cuya presencia se manifiesta en todos los individuos que son portadores de ellos, y recesivos6 aquellos otros que no poseen esta cualidad. Se llama carácter letal7 el que ocasiona la muerte prematura del producto de la concepción (602-6), el cual generalmente no llega a término (véase 605-1). Los genes pueden experimentar modificaciones bruscas y aparentemente aleatorias que se denominan mutaciones8. La panmixia9, o sea, la celebración de uniones (501-3) entre individuos pertenecientes a grupos cualesquiera, da lugar a una distribución uniforme de los genes en el seno de una población (101-3), modificando, por tanto, la frecuencia de los caracteres ligados a los genes recesivos, al eliminar los grupos aislados (506-2).
  1. dominante, adj. — dominancia, s. f.
  2. recesivo, adj. — recesividad, s. f.
  3. letal, adj. — (derivado de la palabra latina letum = muerte).
  4. mutación, s. f. — mutable, adj. — mutabilidad, s. f.: calidad de mutable.

912

La Eugenesia positiva1 (véase 910-1) aspira a mejorar la calidad de la población favoreciendo la multiplicación de los individuos capaces de transmitir a sus descendientes caracteres considerados como ventajosos para la especie. La Eugenesia negativa2, en cambio, aspira a lograr ese mejoramiento de la calidad mediante medidas tendentes a restringir o impedir la reproducción de individuos que pueden transmitir a sus descendientes caracteres perjudiciales para la especie o considerados como tales. Éstos caracteres suelen recibir la denominación de taras hereditarias3. Algunas legislaciones preven la esterilización eugénica4 (véase 621-2*), forzosa o voluntaria, de los individuos portadores de ciertas taras. A veces se emplea el certificado prenupcial5 para informar a las personas que se proponen contraer matrimonio sobre la calidad probable de sus descendientes a fin de evitar las uniones disgénicas6, es decir, uniones que pueden ocasionar el nacimiento de tarados.
  1. Los individuos portadores de taras hereditarias suelen denominarse, abreviadamente, tarados, adj., u. t. c. s.

920

La observación permite, a veces, distinguir en el seno de una población diversos grupos sociales1, o categorías sociales1 más o menos diferenciados. Si se quiere estudiar la estructura social de una población, se puede distribuir en grupos socioeconómicos2 según la situación en la profesión (353-1), el nivel de renta, etc. Se puede también usar la noción sociológica de clase social3, que supone distintos modos de vida social, así como una estructura jerárquica, determinada por diversos factores, entre ellos, la profesión y la posición económica. Esa estructura jerárquica es una forma de estratificación social4. Bajo el nombre de movilidad social5 se estudia la naturaleza y frecuencia de los cambios de un grupo social a otro. Si las categorías sociales están jerarquizadas, cabe distinguir entre la ascensión social6 y la regresión social7. La ascensión social de los hijos con respecto a sus padres constituye el fenómeno conocido bajo el nombre de capilaridad social8.
  1. Los individuos pertenecientes a un mismo grupo social se llaman homosociales.
  2. Las clases se diferencian de las castas en que éstas constituyen grupos sociales cerrados, con funciones sociales peculiares, formando grupos aislados (506-2) jerárquicos.
  3. Se habla de viscosidad social cuando el paso de un grupo social a otro constituye un hecho poco frecuente.
  4. La ascensión social del propio individuo en el transcurso de su vida supone generalmente un mejoramiento de posición social.

921

Bajo el nombre de movilidad profesional1 se estudian los movimientos que se producen entre grupos profesionales (352-3), ya sean debidos a cambios de profesión2 en individuos que ya ejercen alguna, o a una nueva orientación profesional3 de las generaciones jóvenes próximas a la edad de dedicarse a una actividad (361-1).

922

Los problemas sociales propios de las personas ancianas (324-8) han dado lugar en nuestro tiempo a una ciencia denominada Gerontología1, de igual manera que los problemas fisiológicos y médicos de la vejez han promovido los estudios de Geriatría2.

930

Por política de la población (104-2) se entiende el conjunto de principios, explícitos o implícitos, que orientan la acción de los poderes públicos en materia de población, o en otras relacionadas con ella. Se dice que la política es poblacionista1 cuando tiende a favorecer el crecimiento de la población o a evitar la despoblación2, es decir, el decrecimiento de la población, y maltusiana3 (véase 906-1*) cuando pretende frenar ese crecimiento. Reciben el calificativo de natalistas4 o el de antinatalistas5 las políticas que tienden, respectivamente, a aumentar o disminuir la natalidad (601-1).
Si la despoblación es causada pordescenso de la natalidad (601-1), se habla de [*NoteTerm!!desnatalidad*]. La despoblación puede ir seguida de un nuevo crecimiento de la población; se habla entonces de:
[*NoteTerm!!repoblación*], s. f. — [*NoteTerm!!repoblar*], v. tr. — [*NoteTerm!!repoblamiento*], s. m.
  1. poblacionista, adj. u. t. c. s. — poblacionismo, s. m.: doctrina que se opone al maltu sianismo (906-1) y se declara en favor de una población numerosa y creciente.
  2. despoblación, s. f. — despoblar, v. tr. — despoblamiento, s .m. (véase 815-6*).
  3. natalista, adj. u. t. c. s. — natalismo, s. m.: forma peculiar de poblacionismo que propugna una elevada natalidad.

931

Entre las medidas destinadas a aumentar la natalidad, o a frenar su decrecimiento, está la concesión de subsidios1 y de premios2, o primas2. El subsidio es generalmente una ayuda en metálico de carácter periódico, que se da mientras el beneficiario continúe reuniendo las condiciones necesarias para recibirla. El premio suele ser una subvención única, percibida por el beneficiario en una o varias veces. Los subsidios familiares3 constituyen una ayuda que se da al cabeza de familia (115-1*) en proporción al número de hijos que tiene a su cargo (véase 358-1). Los contribuyentes que tienen familia numerosa gozan de desgravaciones fiscales4, o rebajas fiscales4, que en algunos casos pueden llegar a la exención total de uno o varios impuestos. Entre otras ventajas pecuniarias que suelen conceder las legislaciones que favorecen la natalidad, pueden citarse los premios de natalidad5, que se dan con motivo del nacimiento de un hijo; los subsidios prenatales6, que se otorgan a las mujeres durante el embarazo; y los préstamos de nupcialidad7, que se conceden a los recién casados para facilitarles la constitución de su nuevo hogar, y cuyo reembolso suele condonarse, total o parcialmente, si el matrimonio tiene descendencia dentro de determinados plazos.
  1. Subsidio, s. m. — Subsidiado, adj. u. t. c. s.: beneficiario de un subsidio.

932

Muchas otras medidas influyen en el movimiento y desarrollo de la población, especialmente las relacionadas con la política de la vivienda y la sanidad pública1. Entre estas últimas se deben citar especialmente los dispensarios prenatales2, los servicios de protección maternal3, y los servicios de protección infantil4, destinados, respectivamente, a asegurar a las mujeres embarazadas, a las madres y a los niños los beneficios de las prestaciones en especie previstas en su favor.

Índice

)

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

Z